Los Siete Pactos De Dios Con El Hombre

Desde que Dios creó al hombre, estableció con el un pacto, es decir que le dio normas o leyes por las cuales definía una relación de armonía con él.

Estableció el primer pacto con Adán, permitiéndole comer de todo árbol menos del árbol de la ciencia del bien y del mal, pero él quebranto el pacto (Os. 6: 7)

Pero Dios había previsto un camino para su restauración: La expiación mediante la redención, es decir el pago de un rescate.

Le prometió que una SIMIENTE de la mujer aplastaría la cabeza de la serpiente y le dio como señal la túnica de pieles sobre su cuerpo, cubriendo su desnudez.

Adán tuvo tres hijos, de los cuales Dios escogió y separó una descendencia: SET

Los hijos de Set (el sustituto de Abel) que servían a Dios.

Los hijos de Caín, que no servían a Dios,  se corrompieron.

Cuando la descendencia escogida se mezcló con la otra entonces Dios envió el diluvio sobre la tierra. Solo Noe y su familia se salvaron en el arca que construyeron según el diseño revelado por Dios, los demás perecieron sumergidos en el agua.

Después de esto Dios volvió a hacer pacto, esta vez con Noé, segundo pacto ahora permitiéndole comer carne pero sin sangre, “porque la sangre es la vida” dijo Dios.

Le prometió que no habría más diluvio, dándole como señal el arco iris en las nubes.

Noé tuvo tres hijos, de los cuales uno fue bendecido, y fue separado como descendencia santa: SEM

De los hijos de Cam procede Nimrod, el primer poderoso, quien edificó la ciudad de Babel.

De él también descienden los egipcios, los filisteos y los cananeos que se corrompieron hasta el extremo de Sodoma y Gomorra. Los hijos de Jafet son contados con ellos.

De los hijos de Sem  procede Abram que obedeció a Dios saliendo de Ur de los Caldeos, ciudad cercana a Babel y creyéndole a Dios, fue justificado.

Entonces Dios hizo un pacto con Abram, tercer pacto llamándole Abraham.

A él le prometió que en su SIMIENTE serían benditas todas las naciones y le dio como señal la circuncisión (corte circular extirpando el prepucio: la carne que  cubre el genital del varón)

Cuando su sobrino Lot, entró a vivir a la ciudad de Sodoma, entonces Dios envió dos ángeles  que destruyeron la ciudad con fuego del cielo. Solo se salvó Lot y sus hijas.

Abraham tuvo tres mujeres de las cuales salieron dos descendencias.

De Ismael hijo de Agar la sierva y de los hijos de Cetura su segunda esposa, proceden los árabes.

De Isaac, hijo de Sara, su mujer, procede la nación de Israel, la cual fue oprimida por los egipcios durante 400 años.

Luego Dios hizo caer diez plagas a los egipcios y a sus dioses falsos para que los dejen salir.

Los israelitas celebraron la Pascua en Egipto conforme les fue revelado a través de Moisés, así evitaron la muerte de sus primogénitos y salieron y cruzaron el mar Rojo en seco mientras el Faraón y sus ejércitos perecieron sumergidos en el agua.

Dios hizo pacto con las doce tribus de Israel, cuarto pacto hablándoles desde el cielo los diez mandamientos, los cuales fueron luego escritos en dos tablas de piedra, como testimonio. En ellos les enseña no tener otros dioses ni  adorar imágenes de todo tipo. Moisés, como mediador de este pacto escribió éstas y otra leyes complementarias en un libro llamado La Ley.

Dios les prometió entregarles la tierra de Canaan como herencia y también les prometió levantar un profeta como Moisés.

Como señal de este pacto les ordenó guardar el día sábado, no haciendo los trabajos que correspondían a los esclavos, sino hacer santa convocación.

Las tribus de Israel pronto se volvieron de corazón a Egipto, se hicieron un becerro de oro y le hicieron fiesta, pero Dios tuvo misericordia de ellos y los soportó por cuarenta años en el desierto y luego entraron el la tierra de Canaán.

Estando en la tierra prometida, no guardaron fielmente el pacto, sino que adoraron a otros dioses, por eso Dios les entregaba al dominio de sus vecinos, pero cuando se arrepentían les levantaba un salvador, así fueron gobernados por 14 jueces.

En aquellos días cuando no había rey en Israel, cada uno hacía lo que bien le parecía.

Cuando los sacerdotes hijos de Elí se corrompieron al igual que todo el pueblo, Dios los entregó en manos de los filisteos, quienes capturaron el arca del pacto.

Entonces Dios envió plagas de ratones y hemorroides a las ciudades de los filisteos y ellos devolvieron el arca a Israel.

El profeta Samuel ungió como rey primero a Saúl y luego en reemplazo de éste, a David.

Dios hizo un pacto especial con David, quinto pacto prometiéndole que no quitaría de él su misericordia y que levantaría de su LINAJE, uno que reinaría para siempre.

Como señal de este pacto su hijo Salomón construyó el Templo en Jerusalén.

Después de Salomón se dividió el pueblo en dos:

El reino de Judá, con su capital en Jerusalén, éstos siguieron el orden del culto según la ley de Moisés.

Y el reino del resto de Israel, cuya capital llegó a ser Samaria., éstos establecieron una adoración según su propia imaginación y se corrompieron adorando imágenes de los baales (señores) y las Aseras cuyo símbolo es el árbol. Y no se convirtieron, a pesar que Dios les envió a Elías y Eliseo, dos profetas con señales y prodigios, por eso Dios los dejó caer en manos de los Asirios y fueron esparcidos por el mundo.

Cuando los judíos también se apartaron de Dios, cayeron bajo el dominio de los gentiles: Babilonios, Persas, Medos, Griegos y Romanos.

Cuando Israel estaba bajo el dominio de Roma, los judíos aparentaban rigurosidad en la Ley de Moisés pero no había un verdadero amor a Dios.

Entonces Dios envió al profeta Juan, bautizando y preparando el camino para JESÚS.

Él es aquella SIMIENTE prometida a Adán y a Abraham, del LINAJE de David.

Él desechó mediante su palabra, a los religiosos hipócritas y estableció un nuevo pacto,sexto pacto en su sangre, con todos los que creen en su nombre, de todas las naciones, dándoles la promesa de la vida eterna y teniendo como señal: el amor y las manifestaciones del Espíritu.

Como en los casos anteriores, este pacto también llegará a su fin.

Cuando Dios creó el universo, su Espíritu estaba en este planeta Tierra y en seis días lo puso en orden para que luego fuera habitada, mas el séptimo día reposó de sus obras.

No es que Dios se haya cansado sino que así nos está revelando que él ha prefijado el orden de los tiempos y el límite de la habitación del hombre, para que busquen a Dios, que ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros, porque él nos da a todos vida           (Hechos 17: 26)

Ya se han cumplido 5 tiempos y estamos viviendo el sexto y último tiempo del obrar de Dios con el hombre.(1ra de Juan 2: 18)

¿Quiénes sobrevivirán a las plagas finales y entrarán en el reposo de Dios, que es el séptimo pacto?

Solamente los vencedores, los que son fieles a las ordenanzas que corresponden a este tiempo, recibidas por revelación y de acuerdo a las Sagradas Escrituras.

Las experiencias pasadas están escritas para hacernos entender el plan de Dios y no incurrir en los mismos errores de los antiguos.

En este tratado hemos procurado hacer un esquema breve, resaltando los aspectos más notables que nos permiten comparar los diversos pactos viendo las similitudes y diferencias, ya que hay cosas que se repiten intencionalmente y para nosotros es sumamente importante entenderlos. 

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1