Erongarícuaro, Michoacán
Inicio Inicio

Ensayo: México Profundo
________________________________________________

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ir arriba Arriba

 


Ensayo por: Margarita Romero Díaz Barriga

Lic. en Ciencias de la Comunicación


He leído con profunda atención el libro del que tengo que hacer un ensayo: "México Profundo". Intenté hacer un trabajo de comprensión sobre el tema, pero en realidad me es más fácil poner un ejemplo que es bastante claro de lo que nos habla el libro; hablaré de la relación que veo con Erongarícuaro, el pueblo de donde soy. Al leer "México Profundo", me di cuenta de muchas cosas y me ha quedado una sensación de desamparo, de huida, de cobardía para expresar los encontrados sentimiento que despertaron en mi estos renglones llenos de reminiscencias. Le comenté un poco a mi papá y me dijo: "Se parece a Eronga"; con esta idea intenté hacer una reconstrucción de la historia de este pueblo.

El México Profundo... ¿Y qué tal si digo: "El Erongarícuaro Profundo"?. Casi me atrevería a decir que el autor se equivocó de título. Me explicaré: Erongarícuaro es un pueblo que se encuentra en el estado de Michoacán, a la rivera del lago de Pátzcuaro y que ha sufrido a lo largo de la historia el ser testigo de la historia misma.

Este pueblo, habitado desde tiempos inmemoriables por diferentes pueblos indios como los chichimeca, Aztecas y purépechas, debe su nombre a la peculiar situación geográfica en la que se encuentra: una colina que está en la base de un volcán apagado hace millones de años y que fue golpeada suavemente por el agua del lago de Pátzcuaro. Desde aquí se puede ver en las mañanas cómo sale el sol en el oriente y cómo se refleja su luz en la tersa tranquilidad del lago de plata (tezcatlan), "Lugar de reflejo" le llamaron los Nahuatlatos (así está escrito en el viejo lienzo de Jucutacato); Eránharhikuarheni le llamaron los viejos purépechas (Lugar de reflejo);  y después los conquistadores, por afonía, le llamaron "Erongarícuaro" (que traducido significa "Lugar de Espera", después de todo se escucha bien).

En la "Relación de Michoacán", se cuenta la llegada a estas tierras de un grupo nómada de gentes que no tienen un origen  definido, ni parentesco, ni afinidad lingüística, ni cultural con los otros pueblos de Mesoamérica o de la América precolombina. Ellos se nombraban p'urhépecha (los que van de visita).  Llegaron persiguiendo sus cuatro estrellas y corriendo y flechando venados. Traían cargando a las espaldas a su Dios Curicáveri (yo pienso que pesaría muchísimo, pues era de piedra), quien se adueñó de todo lo que era bello de mirar en esas tierras.

Pronto constituyeron un imperio que rivalizó en poderío con sus vecinos los Mexicas. Tuvieron fuertes enfrentamientos en los que, casi siempre salieron victoriosos por su bravura, su valor; pero sobre todo por la astucia con que sabían pelear. Otra ventaja que tenían en la guerra era que ya conocían el bronce y sus armas eran más avanzadas y contundentes.

En el Michoacán (tierra de pescadores), Pátzcuaro, Tzintzuntzan e Ihuatzio, representaban el poder político; Erongarícuaro, el poder sacerdotal y militar;  ejercía una gran influencia en todo el imperio porque de aquí salían los ejércitos y regresaban con el botín.  De esta influencia se aprovecharon después los conquistadores para cristianizar gran parte del centro  de Michoacán. Los primeros misioneros en llegar fueron los franciscanos quienes construyeron 2 templos; Unos primero, que no concluyeron y el otro que es el que existe actualmente.

El primer templo no se concluyó porque los indígenas habían ocultado una imagen de Curicáveri en algún lugar del Altar Mayor y los frailes sospecharon de la súbita devoción y adoración de los indios, hasta que descubrieron el engaño y llenos de coraje y horror por el pecado de la herejía, suspendieron la obra. En la construcción del segundo templo y del convento franciscano, los conquistadores utilizaron la mano de obra de los esclavos indios quienes se morían por el trabajo desmedido y las pésimas condiciones con que eran tratados. Los guerreros invencibles, los sacerdotes, los pescadores, cazadores y recolectores purépechas, en fin, los pobladores orgullosos de esta tierra se vieron de pronto ignominiosamente sojuzgados y vejados.

Muchos huyeron a las montañas, otros murieron por la enfermedades y pestes; otros perecieron en la construcción  del templo. Así  en un tiempo muy breve, Erongarícuaro se quedó casi sin gente india. La tierra y la poca gente que quedaron fueron entregadas a la encomienda de Comanja.

Siguiente  Siguiente  

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1