La historia americana arrastra, de hecho, un notorio desfasaje con respecto a la del resto de la humanidad. Sabemos que, desde la antigüedad, el Viejo Mundo ha mantenido un fluido contacto entre sí, mas no con América, cuyo devenir transcurrió en forma local, independiente y aislado hasta 1492, cuando los españoles hicieron su irrupción en el Nuevo Mundo.
Esta situación particular dificulta la aplicación del modelo de periodización tradicional del Viejo Mundo (Prehistoria, Historia Antigua, Media, Moderna y Contemporánea) para ubicarnos en los acontecimientos americanos, porque las cosas no sucedieron del mismo modo y al mismo tiempo en cada lugar. Por ello utilizaremos un modelo diseñado para el continente americano y que se resume en el siguiente cuadro:

PERIODO INDEPENDIENTE Subdividido
en Historias
Nacionales
PERIODO HISPANICO Colonial Pleno
Colonial Inicial
Hispano Indígena
PERIODO PREHISPANICO Neoindio
Mesoindio
Paleoindio
Protoindio

La utilización del término-sufijo HISPANICO señala en cada caso la presencia inicial de España en la situación de contacto con la América indígena, en tanto que el prefijo PRE hace referencia a un momento temporal, indicando que lo que se analiza ha sucedido antes del arribo de los españoles. Por su parte, el vocablo INDEPENDIENTE indica el comienzo de las Historias Nacionales de cada país americano.
Esta periodización trata de evitar de este modo posibles confusiones -debido al ya mencionado desfasaje- con la división prehistórica e histórica europea y la separación entre sus períodos tiene en cuenta hechos de alcance continental: la llegada de los primeros pobladores, el Descubrimiento colombino y la declaración de Independencia de cada una de las naciones americanas.
El inicio del período Prehispánico queda todavía abierto, y se irá prolongando en el pasado a medida que nuevos descubrimientos arqueológicos revelen huellas más antiguas. Por lo pronto, aproximamos su inicio al 70.000 a.C. fecha en que fueron datados algunos restos humanos encontrados.

La llegada del hombre a América

La Historia americana se inicia con la llegada de los primeros pobladores procedentes del continente asiático a través del actual Estrecho de Bering, hace aproximadamente 70.000 años, cuando, por efecto del avance de los glaciares se transformó en un puente que unió Asia y América.
Vale aclarar que, en la Era Cuaternaria, el planeta se vio invadido por cuatro grandes glaciaciones, denominadas en América: Nebraska, Kansas, Illinois y Wisconsin. Cada una, pero en especial la última experimentó una serie de avances y retrocesos antes de retirarse definitivamente al norte.
Quedó demostrado que en ocasiones, las masas de hielo no llegaron a cubrir totalmente el nordeste de Siberia ni Alaska, y que por algún tiempo prolongado la cuenca del Yukón y el valle del río Mackenzie solían quedar despejados, siendo utilizada esta ruta por los grandes mamíferos de la época y por los grupos de cazadores que los perseguían para ingresar a América.
Se presume que una considerable variación climática habría convertido en desiertos áridos a grandes zonas asiáticas. Los animales, entonces, se desplazarían hacia el este en busca de pastizales y tras ellos, los cazadores iniciarían el lento avance sobre América. De esta forma, desde 70.000 años atrás sucesivos contingentes humanos fueron poblando el continente, desplazándose en todas direcciones. Para el 10.000 a.C. las cuevas patagónicas ya mostraban signos de presencia humana y hace 6.000 años se poblaba la Tierra del Fuego.

Los testimonios arqueológicos

A fines de la década del '70 se dio a publicidad el hallazgo de seis esqueletos encontrados en las proximidades de San Diego (California, Estados Unidos), fechados en 28.000, 39.000, 44.000, 46.000 y uno de ellos en 70.000 años respectivamente. También se encontraron restos de un infante en Alberta (Canadá) que señalaban una antigüedad de entre 40 y 60.000 años.
Para Sudamérica, las fechas no indican más de 10 a 12.000 años para los restos encontrados. En Lauricocha (Perú), se excavaron once esqueletos de 8.000 años asociados con objetos de piedra tallada, en tanto que los hallazgos de Paracas (Perú) señalan 6.000 años.
Más luz sobre el pasado americano arroja el hallazgo de industrias líticas prehistóricas (artefactos de piedra tallada) generalmente asociadas con restos óseos de animales que constituian el alimento de los antiguos habitantes de América. Se hallaron este tipo de yacimientos en Farmington (California, Estados Unidos), Rock Shelter y Friesenhalm (Texas, Estados Unidos), American Falls Reservoir (Idaho, Estados Unidos), Muaco (Venezuela), Tequixquiac (México), Garzón (Colombia), Pikimachay y Chivateros (Perú), en los cuales se encontraban mezclados instrumentos líticos con huesos de mamut, caballo fósil, camélidos, bisontes extinguidos, gliptodontes, mastodontes, etc.
En Lewisville (Texas, Estados Unidos) los restos hallados arrojaron 37.000 años, en tanto que en Tlapacoya (México), 24.000 años. La antigüedad de los artefactos encontrados en Catskill (Nueva York, Estados Unidos) ha sido calculada en 70.000 años. Los restos arqueológicos de las culturas Sandia, Clovis y Folsom fueron fechados entre 15.000 y 7.000 años; Bluefish Caves (Valle del Yukon, Alaska) arrojó 22.800 años; Old Crow Basin (65 kilómetros al sur de Bluefish Caves), 38.000 años; Meadowcroft (Este del lago Erie), 17.600 años; Orogrande (Nuevo México, Estados Unidos), 36.000 años.
Otros hallazgos, en Sudamérica, señalan 11.000 años para Taima-taima (Venezuela); Monteverde, Cueva Fell y Palli Aike (Chile) datan de 11.000 a 8.600 años.
En el territorio de la República Argentina, los restos arqueológicos más antiguos encontrados son los de Ampajango (provincia de Catamarca), con 12.000 años; Los Toldos (Patagonia), 10.600 años; Intihuasi (provincia de San Luis), 6.000 años. En la Puna se hallaron restos de la cultura del Saladillo, de 4.000 años de antigüedad; la Tierra del Fuego conoció sus primeras culturas hacia el 6.000 a.C. y para el noreste argentino se calcula en 10.000 y 8.000 años la edad de algunos restos encontrados.

  B

 

 

 

Posible ruta de acceso y difusión de los primeros pobladores de América

 

  Mapa con la ubicación de algunos importantes yacimientos arqueológicos

 

 Restos antiguos de bisonte junto a un proyectil tipo Folsom

 

Punta de proyectil tipo Clovis

 

Punta de proyectil de estilo Folsom

 

Herramienta bifacial de estilo Ampajango

 

Indice - Introducción - Periodización - El Poblamiento - América Prehispánica - Argentina Prehispánica - Enlaces

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1