theta Antinoo

Fragmento: 'La Luna'

Este es un fragmento del libro Fenómenos, escrito por el poeta-astrónomo griego Arato (310-240 a. C.), nacido en Solos (Cilicia), en Asia Menor, limítrofe con Siria, en el seno de una familia ilustre. Discípulo del filósofo hedonista Dionisio de Heraclea y estudioso de Hesíodo. Se trata de un poema religioso y filosófico de inspiración estoica, dividido en 1154 hexámetros. Extraído de la primera edición en español (1993) Biblioteca Clásica Gredos, 178. Esteban Calderón Dorda (Trad.)

"En cuanto a la Luna, observa ante todo sus cuernos por uno y otro lado. Porque unas veces la tarde la dibuja con un resplandor diferente, y otras veces distintos aspectos modifican la Luna creciente: unos en el tercer día y otros en el cuarto; de esta forma puedes informarte sobre el mes que comienza. Si la luna es fina y limpia en las inmediaciones del tercer día, anuncia calma; fina y rojiza, anuncia viento; pero cuando, más gruesa y con los cuernos desvaídos, no tiene más que una débil luz del tercer al cuarto día, o se debilita por estar próximo el Noto o la lluvia. Y si, en el curso del tercer día, ninguno de sus cuernos se inclina ni luce boca arriba, sino que sus cuernos se doblan verticales de uno y otro lado, después de aquella noche pueden soplar vientos de Poniente; y si transcurre el cuarto día también vertical, anuncia con certeza que la tempestad se está concentrando. Si se inclina claramente la parte superior de sus cuernos, guárdate del viento del Norte; cuando está boca arriba, del viento del Sur. Por otra parte, cuando un círculo entero la envuelva estando en su tercer día, enrojeciéndola por todas partes, será señal de una gran tempestad; para una tempestad todavía mayor, se teñirá de un rojo más vivo.

"Obsérvala en su plenitud y cuando esté dividida por uno y otro lado, tanto cuando es creciente como cuando, por el contrario, adopta forma de cuerno; por su color conjetura sobre cada mes. Cuando esté limpia por todas partes puedes presagiar bonanza; si está completamente roja, debes presumir la llegada del viento; cuando está oscurecida aquí y allá, debes presumir lluvia. No todos los signos se producen todos los días, sino que los que tienen lugar en el tercer o cuarto día dan información válida hasta la media Luna; los de la media Luna son válidos hasta la Luna llena; y, vuelta a empezar, desde la Luna llena hasta la media Luna menguante; le siguen, a continuación, cuatro días del mes saliente junto a los tres del mes siguiente. Ahora bien, si la envuelven por completo halos que la rodean en series de tres, dos o, incluso, uno solo: con uno solo puedes esperar viento y bonanza; el viento si está partido, la bonanza si se desvanece; los dos halos rodearían a la Luna en caso de tempestad; el triple halo conellevaría una tormenta más violenta; más violenta todavía si fuera negruzco, y si estuviera partido, incluso más violenta aún."

 

 

Quién soy Yo | Mapa del sitio | Políticas de ésta página | Contácteme | ©13 de Junio de 2006 - Andrés José Vivas Segura

Hosted by www.Geocities.ws

1