La Ruta Jacobea Pagana. 

Kababelan Blog

Los Gansos y Cisnes Salvajes

Galería

Cuentan las leyendas que la Diosa Madre Cisne surca las aguas primordiales guardando toda la sabiduría del Universo, en espera de que los hombres emprendan el camino de su búsqueda, en un viaje interior infinito.

 

 

Esta página constituye una colección de imágenes de ocas. gansos, ánsares, jars, oils y cisnes salvajes que durante siglos fueron el símbolo de la iniciación.  Aves totémicas sobre las que se fundaron mitos religiosos a lo largo de incontables siglos, tanto en la vieja Europa como en la antigua India y otros lugares del Viejo Mundo.

 

Mujer cisne en un dibujo actual. ¿Fueron las alas de cisne la base iconográfica de las alas de los ángeles?. El cisne simbolizó para algunas culturas el vehículo del espíritu y por ello los seres divinos aparecen asociados al cisne, o bien a la oca.

 

 

Bandada de ocas salvajes. Mientras que la oca doméstica, incapacitada por el hombre para volar, nos parece un animal gracioso y algo torpe, la oca o ganso en estado salvaje es un ave indómita, viajera infatigable, que recorre cada año miles de kilómetros desde los confines fríos del norte hasta las cálidas tierras del lejano sur.

 

 

Ocas domésticas. Durante milenios las ocas figuraron como guardianas señaladoras de templos, sendas y espacios sagrados. Asimismo el Camino de Santiago tradicional conserva en alguno de sus tramos los topónimos oca, indicadores de la antigua ruta pagana que desde Francia cruza la península ibérica de este a oeste (de oriente a occidente) en su tercio septentrional.

Los cisnes propician en relatos el despertar del iniciado. La senda de las ocas salvajes es la metáfora de un camino de superación y descubrimiento de aquel que se adentra en la vía espiritual más allá de la religión convencional. La oca o el cisne nos inducen a dejar atrás lo profano y lo cotidiano para superar nuestras propias barreras y alcanzar una transmutación interior.

Las alas del cisne simbolizan la conciencia iluminada.

 

 

 

 

             

 

 

Cisne de cuello negro. Imagen tomada en un lago africano.

 

 

Un cisne blanco nada solitario. Contrastan los tres colores de la iniciación: blanco, rojo y negro.

El ánsar u oca camina sobre las aguas en el momento de levantar el vuelo, al igual que ha de hacerlo el iniciado sobre las aguas de su alma.

         

 

 

Oca doméstica. Esta sencilla ave aparece en muchos cuentos mágicos junto a personajes como gnomos, hadas y duendes.

Ocas en estanque. También el famoso Juego de la Oca utiliza el simbolismo de esta ánade para ilustrar la senda del peregrinaje iniciático pagano. Al final del juego el peregrino/oca llega al Estanque situado en un Jardín Paradisíaco.

Gansos salvajes en vuelo. Estas aves recorren cada año los hemisferios terrestres en una migración perpetua. Por ello los celtas al contemplarlas y observarlas las tomaron también como símbolo del viaje iniciático, lo que motivó su aparición en lo que luego serían cuentos tradicionales y rutas de peregrinos.

 

 

Las ocas salvajes descansan en un estanque durante una etapa de su peregrinaje.

 

Ocas con sus pollitos.

Esta simpática oca parece un peregrino más en su viaje a Santiago. Aunque en realidad se trate tan sólo de un ánsar doméstico en uno de los pueblos del Camino.

 

 

Cisnes negros. El largo cuello del cisne se transforma en el arco curvo del arpa celta, que entona melancólicas y dulces notas.

Ocas de cuello negro con sus pequeños en una laguna de Francia, donde reciben el nombre de jars y también de oils, y donde asimismo floreció el gótico de templarios y masones.

Cisne de cuello negro en un lago africano acompañado de flamenco. El cisne es un ave que existe en los tres continentes del Viejo Mundo: Asia, África y Europa.

Serena belleza del cisne que se desliza sobre las tranquilas aguas de un lago.,

Majestuosidad y misterio.

 

Cisnes africanos

Un ángel con alas de cisne contempla su reflejo en un lago.

 

 

 

Ángel con alas de cisne o tal vez de oca.

 

 

 

Mamá Oca transporta mágicamente al peregrino a través de su camino iniciático.

 

             

 

 

Luz y oscuridad. El iniciado ha de conocer los secretos de la noche y del día, por ello una de sus alas es de murciélago y la otra de cisne u oca.

 

 

 

 

El cisne representa la pureza transformadora, la transcendencia.

   

 

 

 

 

 

 

 

En contrapartida el cisne negro simboliza a la dama oscura o dama negra, el otro aspecto polar de la sabiduría en la divinidad femenina.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   
La oca como símbolo de ave iniciadora de los secretos y la sabiduría del espíritu.

La Diosa o Presencia Divina en la materia, en alegóricas forma humana o de Ave, guía al peregrino/oca en su senda del espíritu.

   
 
   
 

Author:  Kababelan

 

 

Página inaugurada el 2 de septiembre de 2007.

 

Retorno a Página Anterior.

Retorno a Portal Principal.

 

 

 

 

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1