Ocoña Naval Combat (1970)

Peruvian Navy severely damages a Chilean Navy submarine


B.A.P. Villar (DD-71)
© http://www.shipbucket.com

2nd Story (Ilo - 1971) Infographics (Ocoña - 1970) False Story (Marga-Marga - 1976)

September 22, 1970: During the development of a pre-UNITAS Exercise (prior to the 1970 UNITAS XI Exercises) CASEX (Combined Anti-Submarine Exercise or Coordinated Standard ASW Exercise), AU-7 of GAS*, the submarine B.A.P. Abtao (SS-42), forming the Naval Squad, sails immersed in the area under his responsibility, along with two other submarines (B.A.P. Angamos (SS-43) and [B.A.P. Dos de Mayo (SS-41) or B.A.P. Iquique (SS-44)**]. About 95 miles to the west, off Ocoña, the destroyer B.A.P. Villar (DD-71) detects a submarine. The Officer in Tactical Command (OTC) orders an investigation. The B.A.P. Angamos (SS-43) and a surface unit, report on the presence of a Tanker, presumably in relation to the unknown submarine. The regulation procedures are followed without receiving a response from the unknown, so the OTC has a group of Search-Attack Units (SAU - Search and Attack Units), which proceed to attack with depth charges and hedgehogs. Hours later contact is lost. The submarine undoubtedly receives serious damage.

* AU-7 of GAS it probably means Attack Units - 7 of Guerra Anti-Submarina since there were 7 naval units of the Peruvian Navy (as Attack Units) that participated in the Exercises: 4 Destroyers and 3 Submarines.

** The story does not mention the name of the third submarine participating in the exercises. At that time the Peruvian Navy had 4 submarines S Class (called Salsa or Sierra): B.A.P. Abtao, B.A.P. Angamos, B.A.P. Iquique and B.A.P. Dos de Mayo; then it follows that the third submarine must have been B.A.P. Dos de Mayo or B.A.P. Iquique.


--------------------------------------------


Account of the event by Vice Admiral P. N. (Peruvian Navy) Federico Espinosa Espinosa; at that time Communications Officer of the B.A.P. AGUIRRE
(Promotion 1965 Naval School of Peru - Gold and Blue Bitácora 1965-2015, 50 years of Fraternity)


De octubre de 1969 a diciembre de 1971, presté servicios en el B.A.P. AGUIRRE (DE-62), ocupando el cargo de Oficial de Comunicaciones hasta Diciembre de 1970 y luego el de Jefe de Operaciones durante el año 1971. El año 1969 el comandante fue el Capitán de Fragata Andrés Ferrari Rodríguez, segundo comandante el Capitán de Corbeta Lisandro Paredes Infante y Jefe de Operaciones el Teniente 1ro. Juan Silva Pérez Caneto; el año 1970, comandante el Capitán de Fragata César Solari Lizarbe, segundo comandante el Capitán de Corbeta Loyer Brandon Clayssen y Jefe de Operaciones el Teniente 1ro. Luis Rivero Valdeavellano; el año 1971, comandante el Capitán de Fragata Carlos de Izcue Cavero, y segundo comandante el Capitán de Corbeta Joaquín Ocampo Oliart. A bordo de esta unidad de combate tuve el privilegio de participar, durante los dos años y tres meses de permanencia, en todos los operativos programados por la Comandancia General de la Escuadra y en las Operaciones UNITAS correspondientes a los años 1970 y 1971, siempre con un singular éxito, lo que ocasionaba que constantemente fuéramos felicitados.

Especial mención merecen dos hechos notables producidos en 1970, en los cuales participó el B.A.P. AGUIRRE. El primero fue la localización, rescate y remolque de la motonave PUELCHE, la misma que se encontraba al garete por más de quince días al sufrir una avería frente a las costas de Pisco y ubicada aproximadamente a 280 millas al Oeste de Paita, debiendo precisar que era una embarcación de madera de más o menos 800 toneladas que no proporcionaba un buen retorno a los radares y que antes de ser detectada por estos, el comandante del buque avistó por un instante la llamarada producida por el encendido directo de la pólvora correspondiente a un cartucho de pistola de señales efectuada en la proa de la misma, ya que no contaban con la pistola, pues esta se la había llevado el capitán de la nave, el mismo que la había abandonado y aparecido posteriormente en el Puerto de Huacho sin dar ninguna información sobre la posición en que se encontraban cuando se produjo la avería ni tampoco la correspondiente a su abandono del buque.


© https://elcomercio.pe
Buque Mercante "Puelche"


EL BUQUE MERCANTE QUE SE PERDIÓ MÁS DE UN MES EN AGUAS PERUANAS

Lima, Viernes 14 de Agosto de 1,970.-

Sin agua ni víveres y por añadidura al garete; es decir, sin rumbo, se encuentran desde el 7 de agosto, 18 tripulantes entre ellos una mujer embarazada, que viajaban desde Panamá hasta Talcahuano (Chile) y que se calcula están a 280 millas de la costa en dirección noroeste del Callao, probablemente frente a Salaverry (La Libertad)”, con estas líneas comenzaría la cobertura periodística de El Comercio de uno de los rescates en alta mar más sonados de los años 70.

La noticia se conoció el 12 de agosto de 1970 cuando una bolichera peruana encontró, frente a las costas de Pacasmayo, un bote salvavidas con cuatro tripulantes a bordo, quienes manifestaron pertenecer al buque mercante ‘Puelche’, de bandera panameña, que estaba a la deriva desde el 29 de julio.

Ramón Cornejo, Juan Llanca, José Darío Maselli y Marco Antonio Fernández, de entre 26 a 32 años, refirieron a las autoridades de la capitanía del puerto de Pacasmayo, que ellos se ofrecieron para buscar ayuda en uno de los botes salvavidas. Sin embargo, el viento y la corriente hicieron que perdieran el rumbo.

"La tripulación se encuentra hambrienta, sin agua y sin medios de comunicación. Hemos estado a la deriva por más de 130 horas en el mar, en un pequeño bote, muriéndonos de frío y en peligro, hasta que fuimos recogidos por una bolichera peruana frente a Eten, pero nos llevaron hasta Pacasmayo”, declararon a los periodistas que llegaron hasta esta localidad norteña. Además creían que cuando dejaron la nave, esta se ubicaba casi frente a Huacho.

Los motores del ‘Puelche’ habían fallado ocasionando la paralización de su grupo electrógeno por lo que no podían comunicar su situación a tierra. Pero mediante un aparato receptor que funcionaba a pilas podían escuchar las radios limeñas Unión, Del Pacífico y Mar.

Aprovechando esta información, las autoridades pidieron a la tripulación perdida que coloquen sábanas blancas en cubierta para que puedan ser avistados por los aviones de rescate de las bases de la FAP en Chiclayo y Piura. El mercante ‘Puelche’ no salió en perfectas condiciones de Valparaíso (Chile) cuando partió hacia Panamá y frente a Coquimbo quedó por primera vez al garete. Solucionado el problema continuaron rumbo hacia Perú demorándose 18 días en vez de una semana, que era el tiempo normal de viaje. Estas declaraciones las hizo Reinaldo Ortega Rojas, miembro de la tripulación que fue desembarcado en Paita por medidas disciplinas.

Además aseguró que la tripulación pasó dificultades por falta de alimento y dinero. Al desembarcar en el Callao tuvieron que vender sus pertenencias para comprar comida. A pesar de las dificultades llegaron a su destino. Periodistas de El Comercio ubicaron en Lima al dueño del ‘Puelche’ Pablo Klimper quien declaró que su hijo Pablo Klimper Isla, de 21 años, estaba a bordo.

El empresario confiaba en la experiencia de la tripulación para sobrevivir y en los 47,000 litros de agua, cantidad suficiente para 47 de días de viaje además de la madera que podían usar para calentarse durante meses. El viaje de regreso a Talcahuano (Chile) comenzó el 14 de julio. El viejo barco llevaba 30 toneladas de carga cuyo contenido hasta ese momento se desconocía. Aviones “canberra” de la FAP peinaron la costa entre el Callao y Piura a 280 millas mar afuera. La Marina tenía listo su remolcador Guardián Ríos en la Base Naval del Callao para zarpar ni bien se encontrara la nave. Pero las horas y los días pasaban y no había rastro del ‘Puelche’.


Con radares de largo alcance los buques de la Armada Peruana buscaban en alta mar la embarcación que ya llevaba 23 días desaparecida. No habían novedades en los últimos despachos enviados por los destructores BAP Castilla y BAP Aguirre. La Fuerza Aérea Ecuatoriana se sumó a la búsqueda sobrevolando las islas Galápagos, considerado uno de los puntos donde podía estar la nave. Mientras tanto a bordo del ‘Puelche’, la tripulación del ‘Puelche’ comenzaba a desesperarse. Ya no se escuchaba el sonido de los aviones ni se veía a lo lejos los buques. Una de las grandes preocupaciones era que se adelantara el parto de la joven embarazada Mariluz Gonzales. Por ello el capitán Fernando Guzmán Loezar y seis tripulantes más decidieron buscar ayuda.

El riesgo era grande, pues el bote salvavidas estaba en mal estado. El 22 de agosto se despidieron de sus amigos. Pasaban las horas y no avistaban tierra. Tampoco lograron pescar y solo se alimentaban con arroz que había llevado el cocinero Rodolfo Ávila Sánchez. Pero su suerte cambiaría al amanecer del 27 de agosto cuando el contramaestre de la nave Víctor Vera Espinoza divisó los mástiles del ‘Victoria Ocho’, embarcación ballenera de bandera japonesa. “Grité con todas mis fuerzas para despertar a todos que como impulsados con un resorte se incorporaron”, declaró Vera cuando fue recibido por periodistas y pobladores en el puerto de Paita, a donde fueron trasladados para recibir atención médica. En cuestión de horas dos buques de la Marina de Guerra ubicaron al carguero panameño. Con gran dificultad, debido al peso y la fuerza del mar, comenzaron la ardua labor de remolcarlo.

Para el 31 de agosto el BAP Aguirre, que tomó la posta del rescate, fue avistado en el puerto de Paita remolcando al viejo carguero. Las imágenes tomadas por nuestro reportero gráfico José Martínez muestran el preciso instante en que los seis tripulantes, entre ellos Mariluz Gonzales con siete meses de embarazo, pisaban tierra firme. Entre abrazos y lágrimas fueron recibidos por sus compañeros.

El ‘Puelche’ transportaba 2,250 cajones con whisky; así como, 50 cajas de cigarros, camisas, juguetes, televisores y artefactos eléctricos. Aunque ninguno de los 18 tripulantes se enfermó durante su periplo en alta mar, el rescate por grupos fue los mantuvo en zozobra porque no tenían forma de escuchar las noticias por falta de electricidad. Después de 32 días perdidos en alta mar, la tripulación tenía muchas historias que contar como la improvisada votación para presidente de Chile. Con el permiso del capitán, también chileno, tres tripulantes instalaron una mesa de sufragio para votar por sus candidatos. Concluido el acto electoral, los tres ciudadanos chilenos entonaron el himno de su país y echaron botellas al mar con sus votos. Sus compañeros de otras nacionalidades siguieron con respeto el proceso.

El ingeniero ecuatoriano José Gallegos Váscones informó que el motor se apagó debido a que una tubería de abastecimiento de petróleo se rompió. “Cuando intentamos poner en funcionamiento el motor después de reparar la avería, las dos baterías del barco no respondieron”, dijo Gallegos. Agregó que el tripulante encargado de recargar las baterías se confió demasiado y no verificó su estado. La tripulación manifestó su deseo de continuar su viaje hacia el sur cuando los daños hayan sido reparados".

© https://elcomercio.pe



El segundo hecho fue el ataque real efectuado sobre el submarino B.A.CH. THOMSON de la Armada de Chile, que había ingresado irregularmente en aguas peruanas y fue detectado durante el desarrollo de un Operativo Pre UNITAS. El mencionado submarino se encontraba en aguas peruanas, aproximadamente a 60 millas de Costa a la altura del Puerto de Chala y se supone que contaba con el apoyo cercano del buque Petrolero B.A.CH. ALMIRANTE MONTT, el mismo que navegaba pegado a Costa y cuya presencia fue informada por un submarino propio que transitaba por dicha zona antes de reposicionarse para un siguiente evento.

Los buques de superficie que participaron directamente en los ataques al submarino, produciéndole graves averías que ocasionaron que nunca más volviera a operar, fueron el B.A.P. VILLAR, B.A.P. GUISE y B.A.P. AGUIRRE, actuando el B.A.P. CASTILLA como encargado de proteger el perímetro exterior de la zona en donde se llevaban a cabo las operaciones reales. Esta operación contó con la autorización correspondiente del Comandante General de la Marina, Vicealmirante Manuel S. Fernández Castro, a través del comandante general de la Escuadra, Contralmirante Jesús Polar Valdivia y fue conducida por el comandante de la Flotilla de Destructores, Capitán de Navío Rafael Durán Rey.


B.A.P. Abtao (SS-42)
© http://www.shipbucket.com


--------------------------------------------


Confirmación del daño
(Relato del Capitán de Navío A. P. Edgardo Loret de Mola)


A mediados de 1972, fuí designado para seguir un curso de Operaciones Aéreas Especiales en la Base de Albrook de la Fuerza Aérea Estadounidense en la Zona del Canal de Panamá. En una de las múltiples actividades que cumplí, conocí a un Ingeniero Naval que había nacido en el Perú, era ciudadano de los Estados Unidos y que trabajaba en la Base Naval de Rodman como ingeniero especializado en reparaciones navales. Al enterarse que yo era peruano, me relató que hacían ya algunos meses que había estado en Chile porque la Armada de ese país le había solicitado ayuda a la USN (United States Navy) para la reparación de un submarino. El estuvo en el equipo que inspeccionó el submarino, que era el Thomson, en Talcahuano. Me indicó que el daño había sido en el área central y de la vela y que era tan profundo que era difícil de explicar como se había salvado el buque. En su opinión y la de sus colegas que lo acompañaron en la inspección, no era conveniente tratar de reparar el buque no sólo desde un punto de vista económico sino también estructural.

La foto de la época, que muestro a continuación, evidencia la baja del Thomson (SS-20) Clase Balao ya que muestra a los submarinos Hyatt (SS-23), O'Brien (SS-22), ambos Clase Oberon y Simpson (SS-21) Clase Balao en Talcahuano con el crucero Almirante Latorre (CL-04) (ex HM Kryssare Göta Lejon) que prestó servicios en la armada de Chile desde 1971 a 1986. Además, el Thomson (ex USS Springer) sólo estuvo en servicio desde 1961 a 1972, mientras que su gemelo Simpson (ex USS Spot) lo estuvo desde 1972 a 1982:


© http://boletinmaritimo.blogspot.com/2018/09/efemerides-maritimas-y-navales_75.html



Tanto el relato del Vicealmirante A. P. Federico Espinosa Espinosa como el relato del Capitán de Navío A. P. Edgardo Loret de Mola figuran en la página web:
http://boletinmaritimo.blogspot.com/2018/09/efemerides-maritimas-y-navales_75.html





APÉNDICE 1
Submarino chileno Thomson SS-20 que participó en el incidente en aguas peruanas en 1970




© http://www.shipbucket.com
Thomson SS-20 con su vela o torre original en 1961

© http://www.shipbucket.com
Thomson SS-20 con su nueva vela o torre en 1966


© http://repositorioarchivohistorico.armada.cl

Submarino Thomson SS-20 con su vela o torre original en 1961

© http://repositorioarchivohistorico.armada.cl

Simpson SS-21 y Thomson SS-20 con su nueva vela o torre en 1966



APÉNDICE 2
Petrolero chileno Almirante Montt AO-52 que participó en el incidente en aguas peruanas en 1970


© http://repositorioarchivohistorico.armada.cl

Petrolero AO-52 "Almirante Montt" 1° (1956-1978)
Fotografía del año 1956

© http://repositorioarchivohistorico.armada.cl

Petroleros "Almirante Montt" 1° (AO-52) y "Araucano" (AO-53)
Fotografía del año 1966


Iván Illanes Mendoza