El comentario que haremos a continuación se refiere a un "Análisis del Perfil Personal" (*). Del cual comienzan por afirmar que "Este análisis no es un test".

Así, desde el principio, encontramos una severa contradicción. Pues, un test suele ser una variable técnica con consignas e interpretación de los resultados, dentro de un psicodiagnostico, a fin de detectar perfiles de personalidad inconscientes en las personas. De diferentes maneras, en dicho perfil de personalidad evaluaremos modalidades saludables y patológicas que pudieran intervenir en el desempeño de las funciones laborales. De tal modo, si llevamos a cabo un "análisis del Perfil Personal", no se comprende cómo afirmar que no es un test. Salvo que no lo sea porque aún no poseen la casuística derivada de su sistematización, profundización y estudio. Pero aún así, ¿cómo puede no ser un Test si consiste en un "análisis del....". Y en el peor de los casos, si no lo fuera, ¿para qué tomarlo?

La consigna de este tipo de Análisis es que el postulante responda en la primera y espontánea reacción. Sin embargo, a raíz del tipo de consigna, y si la evaluación se realiza sobre lo "manifiesto" que el postulante dice de sí mismo, finalmente podemos afirmar que -efectivamente- no constituye un Test, porque no apunta a analizar "lo que está detrás del telón" sino que se limita a describir el telón mismo.

A fin de que se comprenda mejor el planteo, dicho de otra manera, ¿"cómo puede ser un "Análisis del Perfil personal, sin incluir la modalidad de Test? ¿Es que en un Análisis del Perfil Personal no se interpreta lo latente de aquello que el postulante dice de sí mismo? Y si no vamos a interpretar ¿para qué lo tomamos?

Desde otro ángulo, paradojalmente, en el inicio este tipo de Análisis -más que un análisis- consiste en una descripción o síntesis de lo que el postulante "dice de sí mismo". Para lo cual, se deduce que se requeriría invertir tiempo en Entrevistas posteriores de Evaluación. Cuestión que quienes estructuraron este tipo de Análisis finalmente confirman, porque explicitan que se requiere de otros Programas cuya autoría poseen. En este sentido, el error más grande es autotitularse "Análisis" (descomposición de un todo con distinción de sus elementos constitutivos, examinando crítica y minuciosamente) cuando solo consiste en la descripción de elementos constitutivos. Tras lo cual, al explicitar que se requiere de otros medios de Evaluación, vuelve a surgir el interrogante de para qué gastar tiempo en este tipo de técnica.

En aras de una mayor claridad, cuando agrupamos respuestas constatamos que una persona se autodefine predominantemente como:

Cortés, amable, leal, voluntarioso, jovial, considerado, minucioso, inspirador, sociable, cordial, locuaz, diplomático, dedicado, determinado, dispuesto, comprensivo, generoso, gentil, emprendedor, adaptable, íntegro, amigable, comunicativo, inquieto.

Y que, al mismo tiempo, presupone que lo que "menos lo define" es ser:

Modesto, atractivo, influenciable, abierto, preciso, competitivo, travieso, tímido, paciente, moderado, convencional, satisfecho, miedoso, cauteloso, conformista, disciplinado, directo, resignado, complaciente, indiferente, pacífico, indulgente, retraído, piadoso.

Todo lo anterior, en masa, es difícil de 'interpretar' en tanto simple agrupamiento de autoevaluaciones. A simple vista podemos ver que la misma persona que se considera íntegra, comunicativa, comprensiva y adaptable es poco influenciable, no es abierta, no es paciente ni pacífica. Pero en cuanto a las contradicciones que solo detectaría un auténtico análisis de predominancias, mencionemos una sola explicitada por la persona en cuestión: ¿cómo puede considerarse "poco competitivo" si lo que menos lo caracteriza es ser modesto, piadoso o conformista?

Es interesante que, al parecer de nuestro postulante motivo de ejemplo, para ejercer un cargo determinado se perfila con:

  1. Alta capacidad para: manejar interrupciones y cambios (rapidez ante imprevistos/rutinas); para motivar a otras personas (es persuasivo); pedir autorización para tomar decisiones que asuman riesgos (no se arriesga, es conformista); ser capaz de ayudar a otros en sus problemas personales (capacidad para postergar); desarrollar ritmo/coordinación en tareas repetitivas (predominancia de respuestas rápidas); seguir un esquema a la perfección (normas); ser diplomático y colaborador (evita conflictos); tener habilidad para crear nuevas ideas (libertad de acción); tener visión para planificar a largo plazo (produce cambios); actuar sin tener antecedentes; paciencia para seguir instrucciones detalladas (ejecución con estabilidad);
  2. Baja probabilidad de tomar decisiones impopulares en el trabajo
  3. Intermedia necesidad o constancia en: trabajos rutinarios (estabilidad); para seguir un modelo de trabajo preestablecido; organizar diferentes perfiles de personas; habilidad para superar objeciones; permanecer en un determinado puesto/área de trabajo (satisfacción con lo estático del puesto); poder concentrarse en trabajos detallados; solicitar autorización para asumir compromisos; trabajar bajo supervisión directa (accesible);
  4. Muy Alta necesidad de: persuadir a otras personas (influencia); de sentirse satisfecho con la categoría que ocupa (estable sin necesidad de promoción a corto plazo); tener seguridad y dominio de expresión oral (persuasivo, convincente); ser capaz para tratar con desconocidos (interacción fluída);

De todo lo anterior, y para finalizar, recordemos que describir o enumerar no es ANALIZAR. Un análisis consistiría en, por ejemplo, enlazar las características positivas de la primera serie de preguntas con estas últimas, en particular las nº17 y nº22. Lo cual, llevaría a pre-categorizar como "conformista" al postulante motivo de nuestro ejemplo. Así, desde nuestra óptica, este tipo de tecnología carece de los datos necesarios para rastrear tanto la capacidad para crear y ser visionario, como para detectar el poderío de normas y pautas que -aunque imprescindibles- pueden simultáneamente inhibir el despliegue de su potencial creativo.

Por último, si retomamos las mismas palabras de TPPA, este supuesto análisis consiste en "un sumario orientativo laboral", "un resúmen", "que nunca debería utilizarse por sí solo, si no siempre en conjunción tanto con una entrevista, como con un proceso de evaluación de la experiencia, educación, cualificaciones, competiencia y formación de la persona". De modo que, coincidimos con la apreciación de sí mismos, y recomendamos evitar tanto resúmen descriptivo.

(*) The Personal Profile Analysis Thomas International (TPPA)

Veamos ahora, al mismo postulante según otro Test (*)

Sobre la base 70 elecciones, habiéndolas agrupado, las contradicciones surgen por sí solas dentro de este Test. Al faltar el informe correspondiente, no se puede evaluar si el programa de Keirsy las capta o no, si discierne cuáles pueden estorbar el área laboral y cuáles no, cuáles la persona tiene posibilidades de compensarlas con otras, etc. A lo sumo, de lo obviamente respondido por el Postulante, entre las dos respuestas dadas por él en los dos Tests, podría hablarse de niveles contradictorios de personalidad. Pero, la línea de interpretación subrayada en el último párrafo del anterior Análisis, podría ser la más acertada teniendo en cuenta los dos Tests juntos, naturalmente desde un análisis psicológico más profundo -y útil- para el interesado y la Empresa contratante.

El postulante, motivo de nuestro ejemplo, percibe que sus preferencias positivas (+) y negativas (-) son:

+: claridad de mente; lecturas figurativas; situaciones programadas o estructuradas; objetividad; inclinación por las posibilidades antes que los fundamentos; prefiere todo organizado y preparado en vez de imprevistos. Prefiere una declaración tentativa y preliminar; le interesa el diseño e investigación. Prefiere lo metódico; se siente más a gusto haciendo un trabajo sin un plan establecido. Lo satisface llegar a un acuerdo en un asunto. Lo estimulan las actividades nuevas y poco rutinarias; Admira la habilidad de adaptarse y valerse con lo que se tiene; Se siente más a gusto tomando decisiones guiándose por la intuición en vez de por las normas. Prefiere dejar que los a acontecimiento ocurran fortuitamente, por casualidad. Se considera acogedor en vez de calculador. Le fascinan los visionarios. Prefiere las cosas en su sitio antes que inciertas; se siente más cómodo cuando toma decisiones basadas en principios antes que de manera lógica; le atraen las relaciones humanas armoniosas antes que la consistencia de pensamiento. Prefiere hacer las cosas como le parecen a él en vez de hacerlas según la costumbre. Prefiere tener sus asuntos completos; hacer las cosas sosegadamente en vez de regirse por la puntualidad. Prefiere personas sensatas antes que creativas. Prefiere tomar decisiones con mucho cuidado antes que impulsivamente. Prefiere trabajar cuando le parece en vez de fecha fija; Prefiere ser esclavo de la rutina.

-: fuerza de compasión; lecturas literales; imprevistos o lo poco estructurado; rechaza lo apasionado; No le agradan declaraciones inalterables y finales. Le interesa menos la producción y la distribución. Elude los imprevistos. Se siente menos a gusto con un trabajo que tenga un acuerdo/plan establecido. Lo satisface menos discutir un asunto a fondo. Le bajan el ánimo las actividades nuevas y poco rutinarias. Admira menos la habilidad de ser metódico y organizado. Relativiza el tener sentido común. Prefiere menos aquellos acontecimientos sometidos a cuidadosa selección. Considera peor ser despiadado que injusto. No le gusta que las cosas ocupen un lugar incierto, se siente menos cómodo tomando decisiones basadas en la lógica; le atrae menos la consistencia de pensamiento; Prefiere menos hacer las cosas por costumbre. Prefiere menos a los creativos que a los sensatos. No prefiere 'andar en la Luna', prefiere la rutina.

Le resulta + difícil: utilizar a otros

Le resulta - difícil: identificarse con otros

Mayor Defecto: no saber discernir; no se considera firme

Menor Defecto: no es crítico; es fiel

Se percibe como alguien: abierto; no reservado; poco rutinario, más caprichoso; bondadoso, no terco, aprecia su imaginación; o no tiene sentido de la realidad o es lo que aprecia menos de sí mismo; se percibe como alguien comprensivo en vez de justo; se considera más ingenioso que práctico; confía más en su intuición que en su experiencia; Se siente gobernado por la cabeza en vez de por el corazón. Prefiere acordar antes que ir a fondo discutiendo un asunto; Tiende a ver cómo los otros ven, en vez de evaluar si ellas son útiles; No se considera práctico, sino caprichoso; Se considera firme en vez de apacible. Se inclina más por lo convincente (quizás aluda al razonamiento) que por lo conmovedor; Se percibe más especulador que realista. Le impresionan más las emociones que los principios (quizás aluda a lo racional).

Hábitos: correr para ser el primero en responder (al t.e.); Guiarse más por principios que por hechos. Valoriza las posibilidades en vez de lo definitivo. Inicia las conversaciones en vez de esperar que otros hablen;

Relaciones con otros: no deja que otros atiendan el t.e.; todas las relaciones humanas deberían ser negociables en vez de fortuitas; aprecia de otros más la inteligencia que los sentimientos; ante los desconocidos habla con facilidad; Lo elogia que le digan que es una persona muy lógica en vez de sentimental;

Prefiere pocas amistades de larga duración en vez de muchas y breves. Considera que los niños no utilizan suficientemente su imaginación en vez de verlos como un estorbo que no ayudan los suficiente. La realidad ilustra principios, en vez de hablar por sí misma. Al hablar por t.e. en vez de ensayar qué decir, está seguro que todo se dirá. Se considera espontáneo, en vez de reflexivo, condescendiente en vez de serio y firme; Los escritores (o él mismo) deberían decir las cosas claras en vez de hacer analogías. En vez de estar al tanto de lo que les pasa a los otros directamente, se entera por otros. Al tratar a otros, tiende a ser personal, en vez de objetivo; al juzgar a otros se rige más por las circunstancias que por las leyes; En una fiesta se va temprano sintiendo un descenso de energía en vez de sentir que le aumenta la energía. Cuando está en una fiesta se relaciona con muchas personas incluso desconocidas, en vez de relacionarse con unas pocas conocidas.

Las contradicciones saltan por sí solas, y podría pensarse que son inherentes a la personalidad del consultante.

Sin embargo, parecería que surgen de la mezcla de situaciones diferentes. A modo de ejemplo, y teniendo en cuenta el propósito de un ámbito laboral, se da por sentado (al no diferenciarlo) que en una fiesta que no pertenezca al trabajo la persona reaccionaría del mismo modo que si lo fuera.

La importancia de todo lo anterior, aunque un detalle, radica en que de acuerdo al tipo de consignas claras o confusas la interpretación de las mismas también lo será. Por ejemplo, y para finalizar, señalaremos otras preguntas:

nº20 "te sientes más a gusto: despues o antes de tomar una decisión". En tanto se trata de situaciones de diferente nivel, quizás sería mejor formularla en cuanto a nivel de stress en uno y otro momento.

nº 42: "te sientes mejor después de haber comprado o teniendo la opción de comprar". En realidad, correspondería formular la pregunta así: "¿como te sientes mejor: teniendo la opción de comprar o elegir?, o ¿eliges y compras de primera instancia? Pues, el 'después' de comprar es consecuencia de que se tenga o no opción de compra, naturalmente en el caso de que se concrete la compra.

nº 39: Optar entre "Los niños a menudo no ayudan lo suficiente" y "no utilizan su imaginación lo suficiente". Además de ser preguntas de diferente tipo lógico, las opciones son confusas. Primero porque hay que ver a qué edad de los niños aluden (de lo cual se deduce lógicamente que es natural que no puedan ayudar), y segundo, en la gama de usar la imaginación hay toda una variedad de situaciones, de modo que difícilmente puede concluirse que no la usan o sí la instrumentan en todo. Desde el interés empresarial, sería más importante reformularla apuntando a si le parece que estorban o no las actividades laborales. Salvo que -retorcidamente- estén intentando aludir a si 'el aspecto propio de niño' estorba la actividad laboral, o a si -en tanto adulto- no explota lo suficiente la propia capacidad de imaginación. Pero, parece difícil pensarlo porque la opción con la que se contrarresta (ayudar lo suficiente) está dada desde la opción de ayudar y no desde la limitación que implica querer hacerlo y no tener con qué.

nº44: acerca de si considera peor ser injusto o despiadado: la experiencia muestra que injusto y despiadado suelen ir de la mano;

nº 61: "te interesa más lo real o lo posible". Además de volver a mezclar dos niveles diferentes, es oportuno tener en cuenta que Imposible es lo ya realizado, porque no se puede volver a atrás. Luego, todo es posible en el ámbito de la propia realidad, y que percibir lo real implica acomodarse a las propias y ajenas limitaciones.

Podemos concluir con lo ya esbozado, esto es, que si las consignas son confusas lo más probable es que la interpretación de las respuestas que generan también lo sea.

(*) Temperamento de Keirsey

Continúa en particularidades6_tests.html

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1