Mi Testimonio

Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por Ministro y Testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.                                                                                                Hch.26:16-18

Antes de comenzar a relatar, debo hacer un hincapié manifestando que mi madre es Cristiana y mi padre no; ellos están separados hace muchos años.

A mis 15 años de edad, mi padre me llevó a vivir a su casa, que se encuentra a una hora de distancia, ya que estaba yendo mal en mis estudios y a la vez me juntaba con “amigos” que no me ayudaban en mi formación intelectual y moral; bueno, mi madre un poco que se opuso, pero mi papá me llevó igual. El me puso a estudiar en Colegio particular, cursaba el 4to de Sec. en el año 1996.

El ambiente donde empecé a desenvolverme era muy diferente al que estaba acostumbrado, ya que el concepto de la teoría mundana se tornó en práctica o realidad en mi vida; ósea que comencé a practicar todo lo contrario a los principios cristianos que me habían inculcado de niño. Poco a poco me olvidé de lo que fue Dios para mí, ya que los placeres mundanos me comenzaron transformar de una manera sorprendente que ni yo lo creía; después me fui ahondando más en lo que era mi “nueva vida” superficialmente bien para mi pensamiento, tanto que experimenté todo lo que el hombre alejado de Dios hace.

Pasaron los años, terminé mi secundaria y al siguiente año empecé a estudiar una carrera, la cual la terminé –no se como, pero lo hice. En ese tiempo aún andaba descarriado, pero ya no como antes, ahora era “descarriado responsable”, conocí a una joven que me ayudo a ser responsable y a cambiar algunas actitudes negativas, a la vez que mi padre y mis hermanos mayores me iban corrigiendo y me incitaban a madurar –pero aún algo me faltaba, había una necesidad dentro de mí, quizá sabía lo que era, pero no lo tomaba importancia ni tampoco lo comentaba. En mi último año (antes de reconciliarme con mi Dios –año 2003) a comienzos de Setiembre de ese mismo año, algunos meses atrás, puedo decir, que: desde que comencé mis estudios superiores me volví un borracho, a veces tomaba todos los días – ósea una semana completa tomando.

Cuando terminé mis estudios superiores, comencé a trabajar, ahí es cuando comencé a ganar dinero y lo malgastaba, todo era para el vicio: para salir a bailar, embriagarme y todas esas cosas que se practican en la juventud. Parte de mi familia se enteró en que situación me encontraba, mi madre por el extranjero también; pero yo no era el único que estaba en esa situación, mis 02 hermanos menores quienes vivían en mi primer hogar.

Mi ultima hermana y mi madre eran las únicas mujeres valientes que estaban firme en el evangelio de Jesucristo; ellas clamaban mucho por nosotros (mis hermanos y yo) doblando rodillas ante el Señor para que se acordara de nosotros y que tuviera misericordia.

En el lugar donde estaba viviendo también habían, y hay iglesias cristianas, ellos hacían campañas; yo cuando pasaba por allí me acordaba cuando solía ir a mi iglesia y cantaba, sentía una nostalgia, me sentía muy mal y decía: ¿cuando volveré a cantarle a Dios como lo hacía antes?, sabía que estaba perdido y que me iba rumbo al infierno.

Mi hermana la ultima que se llamaba Victoria Noemí Urbina Espinoza, ella el año 2003 estaba preparándose para postular a la Universidad; es entonces cuando de un de repente le vino una enfermedad la cual complicó sus los órganos, ósea tuvo una enfermedad que los doctores llaman “enfermedad generalizada”, mi hermana mayor la mando a mi papá (donde yo estaba viviendo) para que la pudieran atender porque mi mamá no se encontraba en el país y mi hermana mayor estaba en estado de gestación. Ella estuvo mal aproximadamente 15 días, la llevaron a doctores particulares, pero seguía igual, no se sabía que pasaba, yo veía sufrir a mi pequeña hermana de tan solo 17 años; y como si no me interesaba su dolor yo salía a embriagarme como un hermano inconsciente. Yo creo que me volví el peor hermano que existía en el mundo.

Un Sábado 06 de Setiembre del 2003, salí con un amigo (amigo de borrachera) a mirar un partido de fútbol, estábamos bebiendo hasta el siguiente día que era Domingo. Me acuerdo que dejé a mi hermana vomitando, ella estaba mal; yo le dije que ya venía, ella me miró a los ojos (jamás olvidaré sus ojos mirándome). El desnaturalizado hermano seguía tomando todo el Domingo 07 de ese mes, sin saber que a mi hermana le habían llevado de emergencia al Hospital, ese mismo día en la tarde; pero como yo tenía mi cuarto a 15 minutos en carro de donde estaba ella, pues no sabía nada. Al llegar el día Lunes 08 de SET-03, me fui a trabajar a las 4.30 de la mañana –porque estaba en ese turno esa semana, me fui un poco mareado. A las 7.00 am. presentía algo en mi corazón, y cuando era las 9.00 a.m vienen en una moto a avisarme que mi hermana estaba internada desde ayer (domingo), yo no sabia que decir; pasaron unas horas cuando vino mi hermano y mi cuñada diciéndome que mi pequeña hermana había fallecido, ESE MOMENTO FUE TERRIBLE PARA MI, ME PUSE EN SHOCK. Salí del trabajo y llore amargamente, me quería morir, miraba al cielo y reclamaba a Dios diciendo: Por qué no permitió que me muera yo y no una joven inocente, que además era Su Hija. No sabia que hacer, me fui a mi casa para cambiarme e ir con mi padre al hospital a recoger el cadáver.

Lo mas peor fue avisar a mi hermana mayor, quien estaba embarazada. Mi hermano el que me sigue estaba internado en la Escuela de Policía, él había recién ingresado a esa institución; antes que mi hermano ingresara, mi hermana Victoria soñó que él estaba rapado, la cual significaba que ingresaría, y ella dijo que iba a ingresar. Cuando ella se enteró del ingreso de nuestro hermano respondió calmadamente que ya lo Sabia.

Cuando la llevaron a velar a la Iglesia en donde asistía, recién supe todo lo que mi hermana era, no pude reaccionar al escuchar todo lo que ella hacía por amor de Dios y su familia. Ahí me enteré que había hecho un pacto con 02 jóvenes para buscar en oración siendo una de las peticiones principales orar por nosotros sus hermanos para que volviésemos a los caminos de Dios; eso fue como un cuchillo a mi corazón que penetraba poco a poco, no lo resistía, solo atinaba a llorar.

Cuando todo pasó, yo me dije: Todo acabó para mí, todo lo que era se acabó. El domingo de esa misma semana, me fui a la Iglesia con la intensión de entregar mi vida a Jesucristo y así olvidar todo mi pasado y que Dios cambiara todas las áreas de la miserable vida que llevaba delante Sus ojos; ese día dejé todo, ese día comenzó una Nueva Vida en Cristo Jesús. Se que mi hermana fue un instrumento para regresar como hijo pródigo a la casa de su Padre y rendirme a los pies de quien se sacrificó por mi y por todos en la Cruz del Calvario para regalarnos Vida Eterna. Ese día también se convirtió mi hermano menor (otro aparte del que estaba en la escuela). Y desde aquel 15 de Setiembre del 2003 pido a Dios que me enamore más de él y que ponga pasión en mí por los que aún no  han llegado a Sus pies. A él sea la Gloria, el Poder, el Señorío y Majestad por Toda la Eternidad. Amen.

Nota: Hay cosas que he obviado para resumir este testimonio

 

[email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected] [email protected]   - - - Telf.: CCel. (044-051) 9738871 - Casa (044-051) 405698 - Trabajo (044-051) 271823

Hosted by www.Geocities.ws

1