Pasando por Temperley

El tren inaugural del Ferrocarril del Sud pasó ese día por Temperley, pero pasó de largo. Allí entonces no había estación, la mas cercana era Lomas de Zamora a escasos 1.700 metros y luego estaba Glew, 12,5 kilómetros mas al sur.

Esta era una zona de quintas y chacras donde Jorge Temperley tenía tierras y por ello se mostró interesado ante las autoridades del ferrocarril para que se construyera una parada la cual se materializó, en terrenos cedidos por él, en enero de 1871.

Sin embargo, como se verá, esta nueva estación no duró mucho en su emplazamiento original.

Edificio de la segunda estación Temperley inaugurada en 1888, vista desde la calle.

La fundación de la ciudad de La Plata vino a trastocar, por casualidad, el futuro ferroviario de Temperley, ya que la Provincia de Buenos Aires, propietaria del entonces Ferrocarril Oeste se empeñó en construir una red ferroviaria en torno a su nueva capital y una conexión entre ésta y la línea principal de su ferrocarril, ramal que cruzó al Sud, justamente entre Temperley y Adrogué.

Las autoridades del Ferrocarril del Sud vieron entonces la oportunidad de conectar su línea con el Oeste para llegar a La Plata desde Plaza Constitución, haciendo así una interesante competencia a su enemigo, el Ferrocarril Buenos Aires y Ensenada que ya llegaba a La Plata, vía Empalme Pereyra.

Por otra parte el Oeste se mostró interesado en tener un empalme con el Sud y al menos una estación de cargas en el lugar, para lo cual era necesario, por razones prácticas, correr la estación Temperley 200 metros mas al sur.

Esta reubicación de la estación se llevó a cabo merced a un decreto provincial del 18 de febrero de 1884 que lo autorizaba y otro decreto del 13 de mayo del mismo año permitía a la empresa a librar al servicio la doble vía construida entre Barracas al Sud y Burzaco.

La estación de 1888 a comienzos del siglo XX. Aunque cueste reconocerlo, este edificio forma parte de la estación actual.

La nueva estación era un coqueto edificio del tipo de las estaciones que construyó el Sud entre Maipú y Mar del Plata y entre Juárez y Tres Arroyos con modificaciones al diseño original de esos años como por ejemplo un techado sobre plataformas al estilo de la primitiva Bahía Blanca o la estación Tandil.

Desde el ramal de Empalme Pereyra (actual Villa Elisa) a Haedo, a la altura de Santa Catalina, el Ferrocarril del Oeste construyó uno nuevo hasta Cañuelas, que en 1890 fue adquirido por el Sud quien decidió conectarlo a su línea principal justamente en Temperley, generando en esta estación mas tráfico que se incrementó con la prolongación de Cañuelas a Las Flores ya que este nuevo ramal acortaba la distancia entre Plaza Constitución y Bahía Blanca.

2 imágenes de una misma época, el origen de la plaza frente a la estación, como en casi todas las estaciones, es una playa de cargas con galpón y todo.

La segunda Temperley duró así, con su vía principal y sus empalmes a La Plata y Cañuelas, mas la conexión con el Oeste, hasta 1924, año en que la cuadruplicación de los primeros 18 kilómetros desde Plaza Constitución, demandó el replanteo total de sus vías mas la construcción de nuevas plataformas convirtiéndose Temperley en la estación intermedia mas importante de los ferrocarriles en La Argentina.

A diferencia de Lomas de Zamora y Banfield, el edificio principal no se demolió, fue ampliado para darle cabida a una plataforma mas larga y nuevas dependencias acorde al creciente tráfico y movimiento de esta importante estación.

Desde el puente de señales mirando al sur, mucha carga en la playa y un "pasajeros urbano" de la vía Cañuelas.

Temperley llegó a albergar el taller principal de Vía y Obras y un taller Diesel construido para el mantenimiento y alistamiento de los coche motores Drewry que fue luego habitat de la mayoría de los Fiat del Roca, terminando sus días como estación de servicio de las locomotoras diesel eléctricas de Metropolitano y junto con el taller de Vía y obras y la estación de cargas, cedido en parte a un colegio lindero y el resto al Club Temperley.

Cabina de señales entre plataformas 2 y 3 y  cabina actual.

Hoy Temperley perdió la magia de la mayoría de sus trenes locales, perdió sus coche motores y el encanto de los trenes generales que allí paraban, tanto de ida como de vuelta, perdió también la pulcritud de sus plataformas, los carteles luminosos indicadores de trenes y hasta la numeración original de sus plataformas. Lo que no va a perder nunca, mientras haya trenes, es su condición de estación intermedia mas grande y transitada de los ferrocarriles en La Argentina.

 

Puente de señales sur, mirando hacia adentro, con las señales de distancia aún desactivadas.


Plataforma 1 mirando hacia el norte. Se ven los carteles luminosos indicadores de trenes que dejaron de funcionar y luego desaparecieron a partir del concesionamiento de los servicios urbanos.

2 trenes hacia afuera con sendas U13 y coches Materfer marrones, en los años 70.


Suburbano hacia adentro y CM Fiat Cubano

volviendo de Plaza.

Taller de Vía y Obras cuyas instalaciones pasaron a formar parte del colegio vecino.


Temperley desde el sur, al fondo la ciudad de Lomas de Zamora.


A la derecha el taller de Vía y Obras, al centro los galpones de carga que originalmente estaban en lo que actualmente es la plaza y también el depósito de coche motores con varios equipos Fiat. A la izquierda un corte sobre el triángulo y vía de empalme con el FC Sarmiento, que de todo lo que se ve en la foto, incluso el puente de señales, es lo único que existe.