La estación

Adrogué

1872 - 2002

 


pinceladas con trazo grueso, apuntes para la historia de una estación que fue orgullo del ferrocarril que la construyó y del pueblo, hoy convertido en ciudad, que nació y creció bajo su tutela.

 

 El origen:  Nació el 29 de noviembre de 1872 a la vera de los rieles en el kilómetro 19 poste 1 del entonces Ferrocarril del Sud, entre Plaza Constitución y Las Flores vía Altamirano, desde donde se construía la prolongación a Dolores. Los rieles cruzaban los campos de esta zona desde 1865, año en que el ferrocarril habilitó su línea hasta Chascomús con estaciones intermedias en Barracas (hoy Avellaneda), Lomas de Zamora, Glew, San Vicente (hoy Alejandro Korn), Domselaar, Ferrari (hoy Coronel Brandsen), Jeppener, Facia (hoy Altamirano) y Gándara. El 1º de mayo de 1866, la empresa ferroviaria habilitó una estación junto al Riachuelo, en la margen norte que se denominó Barracas al Norte y Barracas se denominó desde entonces Barracas al Sud. En el año 1867 se abrió al servicio la estación Burzaco, en el kilómetro 22 de la línea,

Plaza Constitución y Lomas de Zamora en 1872.

entre Lomas de Zamora y Glew. El 15 de octubre de 1868 se habilitó para el servicio de pasajeros, en el kilometro 9 de la línea, una casilla donde se detendrían los trenes y que dio origen a la estación Lanus. El 1º de enero de 1871, entre Lomas de Zamora y Burzaco, comienzan a detenerse los trenes en una parada denominada Temperley, que estaba ubicada 200 metros mas al norte de la actual estación. En ese año Facia cambia su nombre por Altamirano, desde allí el 1º de marzo los trenes llegan ya hasta Ranchos y el 15 de mayo hasta Villanueva y Salado (luego General Belgrano). El 24 de junio de 1872 queda habilitada la prolongación hasta Las Flores con las nuevas estaciones intermedias Bonnement (hoy desaparecida), Chas, San Pedro (luego Newton) y Rosas. El horario de trenes en vigencia desde esa fecha, da cuenta de la corrida de 9 trenes de ida, desde Plaza Constitución, y 10 de vuelta; hay 2 entre P. Constitución y Barracas al Sud;

Estación Chas, en la línea de Altamirano a Las Flores, año 1872.

a partir del 29 de noviembre hay 3 ida y vuelta a Adrogué, 1 de ida y 2 de vuelta a Temperley, 1 ida y vuelta a San Vicente y 2 ida y vuelta a Chascomus que se dividen en Altamirano, 1 hasta Bonnement y el otro hasta Las Flores. Este horario informa también que "Los pasajeros de Las Flores tendrán tiempo para comer en Altamirano".

Las tierras donde se trazó el pueblo pertenecían a Esteban Adrogué desde 1862, alli se fue a vivir con su familia en 1871 y ese mismo año concibió la idea de fundarlo, para lo cual solicitó al Ferrocarril del Sud la apertura de una estación. Donó las tierras necesarias que incluían lo que es hoy la plaza San Martín y aportó 30.000 pesos para su construcción, solicitando además, que la estación se llame Almirante Brown, como el pueblo que fundaba, sin embargo, por existir en el barrio de La Boca, otra estación con ese nombre, la empresa decidió llamarla Adrogué. El 29 de noviembre de 1872 se detuvo allí el primer tren, transportando desde Buenos Aires, Barracas y Lomas de Zamora, a 160 participantes del remate de tierras que daba origen al pueblo. El 1º de diciembre de ese año se inauguraba en lo que fuera la quinta de Adrogué, el Hotel Las Delicias.

Estación Temperley a partir de 1888.

 El edificio de la estación:  Por muchos años fue esta una humilde parada, dotada de una casilla sin plataforma, desde la cual los pasajeros debían hacer verdaderas proezas para ascender o descender de los trenes que circulaban por un pequeño terraplén de una sola vía. Durante el año 1873 se habilitó la estación Banfield, entre Lanus y Lomas de Zamora y el 13 de mayo de 1884, la doble vía desde Barracas al Sud hasta Burzaco, ese mismo año quedó habilitado el empalme en Temperley, con los rieles del Ferrocarril de La Provincia, de La Plata a Haedo. En 1888 se construyó en su actual emplazamiento, el edificio principal de la estación Temperley que es el mismo que ampliado existe en la actualidad y durante el año 1890 se habilitó el edificio de la estación Adrogué, con desvío y galpón de cargas, ubicado en lo que hoy es la plaza San Martín

Detalle del techado sobre

plataforma, en un plano de 1892.. 

Se trataba de un hermoso edificio de dos plantas, estilo inglés, con techo de tejas que albergaba en su parte superior, la vivienda del jefe y en la planta baja las oficinas y comodidades para pasajeros y encomiendas. Fue durante mucho tiempo un orgullo para la empresa del Ferrocarril del sud, a tal punto que fotos de esta estación se publicaban en las propagandas de la época como ejemplo de construcciones ferroviarias de entonces.


 

Horario y boletos especiales:  El horario de trenes desde el 1º de diciembre de 1894 (hasta nuevo aviso), informaba al público que existían entre Plaza Constitución y Adrogué, los días de trabajo, 15 trenes de ida y 19 de vuelta y los domingos y días feriados, otros 15, tanto de ida como de regreso. Informaba también que "En la estación Constitucion se expenderán, todos los días, boletos especiales de ida y vuelta, a razón de $ 4.- m/n válidos para el tren, para almorzar o comer en el Hotel La Delicia, y los boletos servirán únicamente para el día que se expendan. Los domingos y días feriados tocará una banda de música en el Parque del Hotel, durante la cena y después habrá concierto en el salón. Hasta el fin del mes de febrero los Domingos y días festivos, saldrá un tren de Adrogué a 11,45 p.m. para Buenos Aires, facilitando el regreso de los concurrentes al Hotel".

 


Edificio principal de la estación Adrogué, antes de la construcción del túnel peatonal - 1890/1907.

Mejoras, ampliaciones y la playa de cargas: El 30 de noviembre de 1906, el Ferrocarril del Sud elevó al Gobierno, una propuesta para realizar mejoras en la estación Adrogué, entre ellas un túnel peatonal para unir ambos andenes, una nueva propuesta de abril de 1907, se concreta al año siguiente. Entre 1928 y 1929 se prolongan ambas plataformas hacia el norte, la ascendente 50 metros y la descendente 40 metros, lo que obliga a modificar el ramal de acceso a la playa de cargas; todo esto se habilitó el 30 de septiembre de 1929.

Año 1906, la cabina de señales pegada al edificio.

A pedido de la Municipalidad, en 1931 se adoquinó la playa de coches y carros ubicada entre el desvío de cargas y el andén descendente, con entrada por la calle Segui; hasta los años 60 estacionaban allí los carros de lecheros que esperaban los tarros que por tren venían de Gándara, la playa desapareció en 1999, con la reconstrucción de la plaza.

La estación en 1930, aún sin la prolongación del techado, se ve junto al edificio principal la casilla de entrada al túnel peatonal y el edificio para encomiendas, con varios carteles de propaganda.
Plataforma ascendente con tren llegando de Constitución, en los años 60. foto La Nación.

 El 12 de junio de 1943, la empresa del Ferrocarril del Sud informó al Ministerio de Transporte que ha sido levantada la playa de cargas de la estación Adrogué, de acuerdo con la propuesta elevada el 21 de octubre del año anterior; el galpón que estaba ubicado en el centro del predio, fue trasladado a General Belgrano para ser usado como galpón de encomiendas y ya sin uso práctico, aun se lo ve emplazado en el andén de aquella estación. El terreno de la ex playa fue un potrero hasta el año 1950 en que se construyó en él la plaza San Martín.


De ayer a hoy:  La estación Adrogué permaneció inalterable hasta el año 1983 cuando comenzó la electrificación de la línea hasta Glew y Ezeiza, al año siguiente se procedió a demoler la mayoría de las instalaciones para dar lugar a una nueva y moderna estación. Del edificio viejo quedó solo una parte, hoy irreconocible a simple vista, rodeado de nuevas construcciones y un techado sobre ambas plataformas, ahora elevadas donde los días de lluvia cae mas agua que en la plaza. La estación a la que antiguamente se accedía por los extremos de los andenes, se convirtió hoy en permeable a través del único acceso que tiene, por un sórdido hall que antiguamente fuera la boletería y sala de espera. A la derecha, la ventanilla de la nueva boletería y a la izquierda, la puerta que antaño daba acceso a la vivienda del jefe y que hoy permanece siempre cerrada.

Un domingo a la mañana, bien temprano, en 1978.
Edificio de la estación en proceso de "modernización", año 1984.
Estación Adrogué hoy, aunque en la foto no se advierte, es mucho menos cómoda para esperar el tren y muchísimo mas desprotegida en días de lluvia.

El proyecto de la electrificación determinó que en algunas estaciones como Lanus, Escalada, Banfield o Temperley, solo había que elevar los andenes, en otras como Glew, Ezeiza o Turdera, había que arrasar con todo y hacer estaciones nuevas, todo esto justificado, pero por que mutilar Adrogué?, habrá sido para evitar odiosas comparaciones estéticas? o simplemente para que nadie vaya allí a hacer otra cosa que no sea tomar el tren, como antes, cuando siempre había jubilados conversando entre ellos o gente que simplemente aprovechaba las comodidades de sus bancos para leer el diario o pasar el rato con sus hijos o nietos viendo pasar los trenes. lo cierto es que esta nueva estación es lo suficientemente inhóspita como para que a nadie se le ocurra ir allí a otra cosa mas que a viajar, ni permanecer mas que el tiempo que tarda en llegar el primer tren.

Marcelo Arcas