Marco Teórico - Tabaquismo

Home Page

Hipótesis

Encuesta

Resultados

Conclusión

Consultas

Staff


-Índice-

 

Tabaquismo.. 2

¿Qué es el Tabaquismo?. 2

Estudios médicos sobre el Tabaquismo.. 2

¿Por qué es tan difícil dejar el cigarrillo? Según la Medicina.. 2

Lucha contra el consumo.. 3

Tabaco.. 3

¿Qué es el Tabaco?. 3

Formas de consumo. 3

Usos del tabaco. 3

Historia.. 4

El Tabaco y la Salud.. 4

Tabaco y Cáncer.. 4

Historia. 4

Tipos de Cáncer. 4

Tabaco y Patología Vascular.. 4

Tabaco y Enfermedad Respiratoria No Tumoral. 4

Tabaco y Patología Dermatológica.. 4

Cinco pasos para dejar el cigarrillo.. 5

1-Buscar un Motivo. 5

2-Identificar las situaciones difíciles que lo ponen en riesgo de volver a fumar. 5

3-Buscar estrategias para los momentos difíciles. 5

4-Evite el stress. 5

5-Ponga una fecha para dejar de fumar y hágalo súbitamente. 5

Claves para dejar de fumar. 5

 

 

 

 


Tabaquismo

 

¿Qué es el Tabaquismo?

 

El tabaquismo es la adicción al tabaco, provocada principalmente por uno de sus componentes activos, la nicotina, la cual tiene un alto poder adictivo que actúa sobre el sistema nervioso central, degenerando eficiencias físicas y psicológicas.

El fumador sufre una manifiesta dependencia física y psicológica que genera un importante síndrome de abstinencia, y multitudes de enfermedades respiratorias, cardiovasculares, distintos tipos de cáncer, y es muy perjudicial durante el embarazo.

Además, no sólo perjudica a los fumadores, sino también a los que respiran el mismo aire (fumadores pasivos), aunque no sean ellos mismos fumadores.

En la actualidad, se estima que existen 4,9 millones de muertes anuales relacionadas con el consumo de tabaco. Pese a existir una probada relación entre tabaco y salud, esto no impide que el tabaco sea uno de los productos de consumo legal que puede matar al consumidor asiduo.

El tabaquismo es la principal causa de mortalidad a principios del siglo XXI.

Se estima que el tabaquismo representa el 87% de las defunciones por cáncer de pulmón, 82% de las causadas por enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, 21% de las ocasionadas por cardiopatía coronaria y 18% de las causadas por apoplejías

 

 

Estudios médicos sobre el Tabaquismo  

La Organización Mundial de la Salud declaró que el tabaquismo es la causa de morbilidad y mortalidad más importante que se puede prevenir. Asimismo recomienda "contar con información relativa al consumo de tabaco para planificar y supervisar los programas de acción. Es preciso desarrollar materiales y programas educativos apropiados y difundirlos ampliamente.

Según la OMS existen en el mundo más de 1.100 millones de fumadores (2002), lo que representa aproximadamente un tercio de la población mayor de 15 años.

 

 

Por sexos el 47 % de los hombres y un 11 % de las mujeres en este rango de edad consumen una media de 14 cigarrillos por día.

 El 74 % de todos los cigarrillos se consumen en países de bajo-medio nivel económicos. El segmento de edad en la cual se fuma en mayor proporción es el comprendido entre 30 y 49 años, para ambos sexos.

Los estudios médicos han determinado que el índice total de mortalidad es dos veces más alto en fumadores hombres de mediana edad que en los que no fuman; Y más alto aún en los que fuman más cigarrillos al día o han fumado por más tiempo.

El tabaco produce, en mayor proporción a los fumadores, cáncer de pulmón. Además, los fumadores tienen cinco veces más riesgo de desarrollar cáncer de laringe, esófago y en la cavidad bucal. También, puede provocar cánceres de vejiga, riñón y páncreas.

El tabaquismo también quintuplica el riesgo de muerte por bronquitis, y lo duplica en muertes por enfermedades coronarias y del corazón.

Diferentes estudios han demostrado, que las madres que fuman dan a luz con más frecuencia a niños prematuros o con poco peso, debido a la menor afluencia de sangre a la placenta.

Otros estudios publicados, demuestran que en las parejas en las cuales uno de ellos es fumador pasivo, éste sufre mayor riesgo de cáncer de pulmón, y otros estudios revelan que el índice de enfermedad es mayor en hijos no fumadores de padres fumadores.

 El consumo diario de un paquete de cigarrillos acorta 6 años la expectativa de vida, multiplica por 3 las bajas laborales y en un 15% la duración de las bajas por enfermedad.

En nuestro país, 40.000 personas mueren cada año por enfermedades producidas por el tabaco

En nuestra Región el Cáncer de pulmón fue él más frecuente en los varones representando el 19,9% de los casos invasivos con una tasa de incidencia ajustada a nivel mundial de 50,8 cada 100.000 varones. Los datos preliminares de los dos primeros años mostraron al cáncer de pulmón con una frecuencia algo menor: 15,5%, lo que se explica porque aún no estaban todas las fuentes, lo que se logró en los dos años siguientes.

 

 

¿Por qué es tan difícil dejar el cigarrillo? Según la Medicina

 

Supongamos que una persona enciende un cigarrillo y le da una pitada. La nicotina llega al cerebro en solo seis segundos. Sus efectos no se hacen esperar: sobreviene una descarga de adrenalina (que aumenta la presión sanguínea, se aceleran la respiración y el ritmo cardiaco), se produce una leve hiperglucemia y fluye la dopamina, un neuroquimico asociado con sensaciones de placer y motivación.

 

 

El  cigarrillo es el pesticida (sí, en la planta de tabaco la nicotina ahuyenta los insectos) más vendido del mundo. Una vez capturadas sus victimas difícilmente pueden liberarse. La experiencia internacional indica que en nueve de cada diez personas que prueban el cigarrillo se convierten en adictos.

 

 

Dado a los estragos que produce el tabaquismo, vinculado con mas de cincuenta enfermedades y culpable del 18% del total de las muertes, las evidencias explican por que es tan difícil dejar de fumar vienen sumándose con un peso aplastante.

 

 

Las razones de la dependencia que provoca el tabaco son variadas y complejas pero no hay duda de que comienzan en el entramado biológico que prepara el terreno para la dependencia: la tolerancia a la nicotina comienza a desarrollarse con la primera dosis. Hoy se sabe que se trata de una sustancia psicoestimulante tan adictiva como la heroína, la cocaína o las anfetaminas.

 

 

Para muchos, no es un dato menor que el tabaco sea una sustancia  legal que se diluye en los usos y costumbres de la sociedad, y que esta ligado, por las tradiciones y el señuelo del marketing, a situaciones de placer y disfrute. Además, el cigarrillo no es solo tabaco envuelto en papel. Los primeros nunca son placenteros, pero tienen sustancias químicas que disminuyen el efecto toxico inicial, y vasodilatadores que aceleran el pasaje desde los pulmones al cerebro.

 

 

Esta demostrado que la mayoría deja el cigarrillo por su cuenta, de un día a otro. Sin embargo, cuando uno hace un tratamiento con asesoramiento medico y ayuda farmacológica, tiene el doble de chances de tener éxito. Lo más importante es no desanimarse frente a las recaídas: el tabaquismo es una enfermedad crónica, y

 

Esta comprobado que cuantas más recaídas uno haya dejado atrás mas cerca esta del abandono definitivo. Claro que, en el proceso, los fumadores suelen esgrimir toda clase de argumentos fantásticos, pero aparentemente lógicos, para racionalizar lo irracional.

 

 

Tal vez la mejor ilustración del poder de esta garra de hierro esté en las estadísticas de fumadores en la juventud. El 30% de los chicos llega a ser fumador consuetudinario a los 13 años. Ese numero llega al 38% antes de empezar el polimodal y a un 45 o 50% en la universidad.

 

 

Existen muchos métodos para dejar de fumar, aunque la mayoría no tienen pruebas científicas que los respalden. El láser, la acupuntura, las técnicas aversivas (encerrarse en cuartos a fumar para producir un efecto de intoxicación) tendrían en principio, de acuerdo con las evidencias científicas, un efecto placebo.

 

 

Las técnicas cuya utilidad fue demostrada son las cognitivo-conductuales, una estrategia educacional complementada con fármacos sustitutos de nicotina- en parches, en chicles, nasal, bucal o sublingual, aunque solo los primeros se consiguen en Argentina- y antidepresivos que tienen un efecto en el cerebro muy similar al de la nicotina, como el bupropion y otros.

 

 

Quien se apreste a dejar de fumar debe saber que el periodo de abstinencia dura un mes en el que estará irritable, y sentirá deseos imperiosos de fumar. Al principio ayudan todo el apoyo familiar y el efecto de euforia, pero los fumadores piensan “¿Estará bien lo que estoy haciendo? ¿Tiene sentido?”. El síntoma numero uno de abstinencia es el deseo imperioso de fumar que pasa en dos o tres minutos. Los beneficios son inmediatos:

 

·        A los 20 minutos, la presión arterial regresa a su nivel normal.

 

 

·        A las 8 horas, hay una mejor oxigenación pulmonar.

 

 

·        A las 24 horas disminuye el riesgo de muerte súbita.

 

 

 

·        Pasadas las 48 horas, se normalizan los sentidos.

 

 

·        A las 72 horas se normaliza la función respiratoria.

 

 

·        Después de un mes, aumenta la capacidad física y se cansará menos con cualquier actividad.

 

 

·        A los 6 meses se reducen los catarros y las molestias de garganta.

 

 

·        Entre 1 y 9 meses, mejora el drenaje bronquial y se reduce el riesgo de infecciones.

 

 

·        Al año se reduce a la mitad el riesgo de infarto, y es menor el riesgo de trombosis o embolias cerebrales.

 

 

·        A los 5 años el riesgo de padecer infartos se iguala al de las personas que nunca fumaron, y se reduce a la mitad el riesgo de padecer cáncer de pulmón, y otros 5 años mas tarde se iguala a la de un no fumador

 

Lucha contra el consumo

 

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud y muchos gobiernos luchan contra el tabaquismo por medio de la concienciación de la población y la prohibición de fumar en lugares públicos o cerrados. También numerosas asociaciones luchan contra la industria tabaquera. Además, se ha criticado duramente a estas empresas por dirigir su publicidad hacia niños y adolescentes, utilizar intensamente publicidad engañosa, como en el caso de los cigarrillos Light, y haber patrocinado numerosos estudios supuestamente científicos que demostrarían efectos beneficiosos del tabaco, que luego resultarían no ser válidos.

 

Tabaco

 

¿Qué es el Tabaco?

 

El tabaco es una planta (Nicotiana tabacum L.), cuyas hojas se utilizan como droga legal.

En el humo del tabaco se encuentran numerosos compuesto químicos cancerígenos que provienen de la combustión, como el benceno, el benzopireno, el óxido nítrico, los derivados fenólicos y nitrosaminas, además de ser una fuente importante de la nicotina, que se considera un fármaco psicoadictivo.

 

Formas de consumo

Hay muchas formas de consumo:

·        Aspirar su humo

·        Mascar

·        Aspirar su polvo

Para fumar, el tabaco picado se enrolla en una hoja de tabaco (puro o cigarro), en papel (cigarrillo) o con una pipa.

 

Usos del tabaco

Numerosos estudios médicos han vinculado el consumo de tabaco con el cáncer de pulmón, las afecciones vasculares del corazón, el enfisema y otras enfermedades; razón por la cual, muchos países empezaron a financiar intensas campañas orientadas a restringir el uso y la venta de tabaco.

En occidente, el consumo ha disminuido razonablemente, aunque ha aumentado entre ciertos grupos sociales. Ciertos países que consideran la salud humana más importante que la liberalización del comercio, han experimentado un aumento en el comercio del tabaco. En los países en desarrollo, el consumo aumenta a razón del 2% anual.

 

 

 

Historia

 

El tabaco era usado por los mayas en celebraciones y rituales religiosos.

La variedad maya conocida como Cikar (fumar), se extendió por todo el continente gracias al comercio.

En 1492, los occidentales al llegar a América descubrieron el tabaco.

Algunos compañeros de Cristóbal Colón, fueron los primeros occidentales en conocer su existencia. A su vuelta a España, algunos de ellos fueron encarcelados por la Inquisición, acusados de brujería, al considerar que sólo el diablo podía dar a un hombre el poder de sacar humo por la boca.

En varias obras escritas se relata la forma nativa de aspirar el humo proveniente de rollos de hojas encendidas. Posteriormente, otras obras describirían a la planta y sus usos.

La extensión del Tabaco por el continente europeo fue gracias al embajador francés en Portugal, Jean Nicot (1530 – 1600), que le dio el nombre a la nicotina. Este lo introdujo en su forma aspirada (rapè) y la popularizó al, supuestamente, curar a Catalina de Médicis (esposa de Enrique II de unas migrañas), por lo que se le denominó hierba de la reina, Catalinaria Nuduca y hierba del embajador.

Con el tiempo, durante el siglo XX, numerosos estudios médicos fueron demostrando los perjuicios del tabaco, y negando su posible utilidad terapéutica. Por otro lado, su consumo pasó de ser mayoritariamente masculino a un mayor equilibrio entre sexos.

 

 

El Tabaco y la Salud

 

El humo del tabaco se compone de una corriente primaria o principal, que es la que inhala directamente el fumador, y una corriente secundaria, generada mediante la combustión espontánea del cigarro Se han identificado más de 4.000 sustancias nocivas en el humo del cigarrillo, de los cuales al menos 60 son probables carcinógenos humanos, como los 4 aminobifenoles, benceno, níquel, otras sustancias tóxicas son (CO, CO2, nitrosamidas, NH3), y otras están como partículas en suspensión, como la nicotina.

 

Tabaco y Cáncer

 

 

Historia

 

La primera evidencia que se tiene de su relación fue sugerida en 1761 por John Hill, que describió el desarrollo de pólipos laríngeos en los fumadores de rapé.

En 1941 los trabajos de Yamagawa e Ichikawa, demuestran por primera vez la naturaleza carcinógena de diferentes hidrocarburos del humo de cigarrillos.

Posteriormente en 1950 y 1952 los trabajos de Doll y Hill, usando una metodología del tipo estudio caso-control sugiriendo que el tabaco es la principal causa de cáncer de pulmón.

 

Tipos de Cáncer

 

El tabaco se ha relacionado con cánceres de pulmón, laringe, orofaringe, esófago, estómago, páncreas, hígado, colon, recto, riñón, vejiga, mama, aparato genital, y  linfático.

 

Tabaco y Patología Vascular

 

Las enfermedades del aparato circulatorio constituyen la primera causa de muerte en la sociedad occidental. Los dos componentes más importantes son las enfermedades cerebro vasculares y la enfermedad coronaria.

Está demostrado que la mortalidad por enfermedades vasculares aumenta en los fumadores. El tabaco multiplica por cuatro la probabilidad de padecer una enfermedad coronaria o cerebro vascular.

Entre las múltiples sustancias del humo del cigarrillo, las que presentan un mayor efecto adverso son la nicotina y el monóxido de carbono.

 

 

 

Tabaco y Enfermedad Respiratoria No Tumoral

 

En medicina, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica se caracteriza por la presencia de una obstrucción crónica y poco reversible al flujo aéreo, causada, fundamentalmente, por una respuesta inflamatoria anómala al humo del tabaco

 

Tabaco y Patología Dermatológica

 

Con el uso del tabaco, se pueden contraer enfermedades dermatólogas, que pueden traer un efecto de envejecimiento precoz y aparición de arrugas faciales.

 

Abandono del Tabaquismo  

 

Los estudios sobre personas que han dejado de fumar revelan que el riesgo de muerte por enfermedades relacionadas con el tabaco disminuye con cada año de abstinencia. Por otro lado, los datos disponibles muestran que las mujeres, las personas mayores y aquellas que presentan problemas de salud son las que más dejan de fumar.


Hay muchos programas para ayudar a dejar de fumar. Algunos lo hacen con grupos de apoyo, mientras que otros emplean técnicas de aversión en que los participantes fuman muchos cigarrillos en muy poco tiempo hasta llegar a sentir asco con ellos.

 

No obstante, muchos millones de personas en el mundo dicen que les gustaría dejar de fumar pero no pueden. Una de las hipótesis que explica este problema es que el fumador echa de menos el efecto de la nicotina que contiene el humo. Un informe declaraba que la nicotina es una droga adictiva comparable a otras sustancias adictivas en su capacidad de producir dependencia. El informe también indicaba que los costes monetarios y humanos del tabaquismo eran bastante superiores a los atribuidos a la cocaína, el alcohol o la heroína.


Hay proyectos en marcha para ayudar a la gente a dejar de fumar mediante asesoramiento o participación en grupos de apoyo. Los que tienen una fuerte

 

Dependencia física de la nicotina pueden sustituir esta sustancia por un chicle que la contiene, para así aliviar el síndrome de abstinencia. Los parches de nicotina también pueden ser de utilidad como alternativa o como refuerzo del chicle.

 

 

Cinco pasos para dejar el cigarrillo

 

Dejar el cigarrillo es una meta muy difícil, la clave para poder hacerlo es estar decidido, pero varios especialistas recomiendan respetar estos cinco pasos:

 

 

1-Buscar un Motivo.

 

 

Mejorar la salud de los hijos, la calidad de vida, ver crecer a sus nietos, prevenir enfermedades como cáncer, enfisema o infarto, verse mejor, ahorrar dinero...

 

 

2-Identificar las situaciones difíciles que lo ponen en riesgo de volver a fumar.

 

 

Estar con otros fumadores, encontrarse bajo presión o en un problema, sentirse triste o frustrado, tomar alcohol o café, mirar TV, jugar a las cartas, al manejar, al terminar de comer, estar en fiestas o reuniones con amigos, etc.

3-Buscar estrategias para los momentos difíciles.

 

 

Un habito  es algo que se repite automáticamente sin reflexión. ¿Pensó cuantos cigarrillos fuma al día?. Por ejemplo, si fumo 20 por día durante 15 años, suman 109500 cigarrillos. Cada uno implica por lo menos 10 pitadas. Es decir que llevo su mano a la boca 1095000 veces. Es lógico que ese movimiento sea automático y lo realice inconscientemente. Muchos de los cigarrillos que fuma no son producto del deseo ni de la necesidad sino de la costumbre. Para esos momentos difíciles, hacer algo simple y corto, ayuda a distraer la mente y manejar la situación, como cambiar el entorno, salir a caminar, bañarse, lavarse los dientes, tomar algo frío, hablar por teléfono.

 

 

4-Evite el stress.

 

 

Realice actividad física, que libera endorfinas, practique técnicas de relajación como la respiración profunda o cualquiera que conozca, propóngase hacer algo placentero diariamente, duerma y descanse adecuadamente.

 

 

5-Ponga una fecha para dejar de fumar y hágalo súbitamente

 

 

Bajar de a poco no es efectivo. Avise a sus familiares y comprométase a conseguir apoyo.

 

 

Claves para dejar de fumar

·        Tirar los ceniceros, cigarrillos y encendedores.

 

·        No guardarse cigarrillos en ningún lugar (Sí se los guarda... ¿para qué otra cosa va a ser para mas que fumarlos?. Es algo que hace la mayoría de la gente y aumenta el riesgo de decaída.

 

·        Crear un clima libre de humo en casa, en el auto y en el lugar de trabajo.

 

·        Mantenerse ocupado, yendo al cine, haciendo ejercicio, caminando o andando en bicicleta.

 

·        Evitar estar con fumadores.

 

·        Evitar alcohol y café los primeros días.

 

·        Recordar que un solo cigarrillo puede arruinar el programa. Una sola pitada puede tirar por la borda todo el esfuerzo.

 

·        Ocupar áreas para o fumadores dondequiera que vaya y no pensar que va a dejar de fumar para siempre, sino que solo hoy no va a fumar. Cuando comienza a sentir abstinencia, pensar en no poder fumar nunca mas puede parecerle imposible

 

 

 

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1