..:: Mi otro yo ::..
Mi otro yo
 
Compendio de más sentimientos a modo de más poemas
1993-1997
 
 
Leseras


Si un auto de masa "m" y velocidad
inicial Vo choca elásticamente con un
gil de masa 10m y velocidad igual de
constante y opuesta, entonces el primero
queda hecho mierda.

X, Y, Z:
Letras corruptas
Para un pragmatismo
Matemático puro.

X=2Y + Log(n/3):
Unión escandalosa,
Atropelladora de la
Esencia comunicadora.

N x E = -jwmH
Desfalco inventivo,
Estafa arrolladora
Del espacio literario.

Signos, símbolos
Entremezclados
Para solventar
Necesidades sintéticas.

Eñe, héroe solitario
De una lucha sin cuartel
Por la resistencia de
Una causa artística:
   ñ/0 = Ñ

 
 

 

Llueve

a lluvia cae y siento el agua correr por mi cabeza, la mía y la ajena.
Por todas ellas corre.
Ya no uso paraguas, en realidad ya nadie con algún sentido de la realidad lo usa:
¡Es anti-constitucional!

Cuando jóvenes solíamos usarlo, impedir así que el agua vil nos toque con su empapada mano.
Felices, estábamos orgullosos de estar secos.
Formamos grupos incluso; nos despreciaron por eso: ¡Terroristas!
Cuando jóvenes, ilustres necios secos.
Con el tiempo, costaba cada vez más abrir el paraguas, y claro, en secreto, lo cerraba para probar la maldita lluvia.
Una vez mojado, no te secarás jamás.
Al cabo que ni quería secarme.
¡Viva el agua!
El paraguas se cerró para siempre.

¿Funcionará aún?
Dejémoslo a los necios secos, jóvenes ilustres.

La lluvia sigue cayendo, cae y nos sigue mojando,
a jóvenes,
a necios
y a secos.
Sólo aquél, el ilustre, no habrá jamás de probar el agua, pues se encuentra su alma más alta que las nubes.

La lluvia cae y cae sobre las cabezas de todos. Sus paraguas ya no abren para impedirlo. Desnudos, bailan bajo el agua que les llena el alma.




Hay gente que no sabe llorar ni mirar
para ver lo que hay debajo de la alfombra.
(sabrán al menos que hay alfombra?)
Aún hay gente que distingue lo blanco de lo negro.

Y estamos los que aún creemos en el Viejo Pascuero.





Desconcertados, los sentidos caen
bajo la penumbra de un destino impuesto
y un karma aún por forjar.

Propias imposiciones, negativas de un ser
que clama por nacer y devenir.




¿Por qué debe todo cambiar
si la vida sigue igual?

¿Por qué está todo igual
si el mundo sigue girando?




Hay días en los que se amanece solo,
hay días en que nunca ha existido nadie
y estamos realmente solos.

Es cierto que los hay, sin embargo
los días tienen sólo 24 horas.

¿Qué se puede hacer?

¿Por qué el manzano pierde su magia
junto con las manzanas?

¿Por qué un jardín que ha entregado todas
sus flores
no es más que tierra con pasto?


 
 

El 4° Pucho

Sentado, masticando el cuarto pucho
me imagino que estamos juntos.
Hace sólo unas horas lo estábamos.

Finalmente el lobo domesticado
Vuelve a las estepas
Solo, abrumado;

Sin comprender lo que él mismo
deseó y que ahora deseaste tú.




Mujer, para, basta ya de juegos,
Odiosa parodia de amor ésta.
No sigas, que no oigo tus ruegos;
Droga maldita, inútil gesta.

¡Cómo es que no puedes entender!
Tu exquisito cuerpo no basta,
No eres tú a quien quiero tener
Droga maldita, inútil gesta.




Rómpelas, haz explotar de una vez esas nubes negras que cubren tu cielo.
Deja que venga la lluvia, que moje, empape tu cara con esa maldita agua reprimida.
Que corran las gotas por tu piel ardiente de sentimientos.




No hay cosa más triste
que caminar solo
Bajo una noche
Que se desviste
En las parejas de la playa.




Abandonas tu vida, perro idiota,
para sentir la desdicha de ser amado.
Mueves el rabo al extraño
y lames la mano
que te manda a la mierda.

Así todo, sigues moviendo tu puta cola,
perro estúpido,

¿Es que nunca podremos comportarnos como humanos?

 
 

 

 

Aparición

Duele, duele saber que
la posibilidad remota es
en realidad un hecho.

Duele llegar tarde,
llegar cuando el
reparto de amor ya
ha cesado.

Duele saber que hay uno
más afortunado.
Duele ser incapaz de hacer
el mal y robarte de sus
manos que bien tú buscaste.

No presionaré ni te voy a
insistir, pero mi corazón
estará aquí,
latiendo...




Se caen las rosas,
y destrozados los corazones,
gritan las lágrimas
la desdicha de haberla perdido.


La oportunidad ni siquiera
   me la dí yo.




¿En qué pierdes el tiempo mujer,
que no vienes o llamas?
¿Es que alguna vez vendrás?
O no has recibido mi carta...

En realidad no me importa
si vienes o no.
Sólo dime que me estás esperando,
que me has echado mucho de menos,
que ¿qué cresta hago que no te llamo?
Dime mujer que te has acordado de mí.
Di que te caí bien y que soy resimpático.
Di lo que quieras, pero grita
que me amarás algún día.

Calla mujer, no digas nada
ni te molestes en venir
si ya no sabes quien soy.

¿En qué pierdes el tiempo mujer
que no vienes ni llamas?




Vi el otro día una luz
que alcanzó a mostrarme
una sonrisa que nunca había
visto en el espejo.

Un relámpago de vida y esperanza.

Sólo espero que esa luz no sea a pilas.




Levántate y anda,
el sol sigue saliendo
y los días rotando.
Mercedes ama a otro
pero sigue soltera...




Hoy vi tu mirada en el tren
y fue inevitable detenerme en ella.

Esos dulces ojos entibiaron mi alma
y descongelaron dos lágrimas que
resbalaron sobre mis mejillas.




Lo lamento señores,
lamento no compartir
vuestras lamentaciones
ni las ansias de rugir.
Lo siento señores,
pero yo, yo creo en Dios.




Cree, cree siempre en ella.
Mientras creas tú que es,
Cree en ella siempre.


 
 
Hay noches en que todas las voces
se levantan y atrapan
los más íntimos murmullos
pronunciados en el cielo.

Los toman luego palabra por palabra
desnudando todas sus letras
hasta formar tu nombre mil veces.

Así, mil veces entonan
una sola y maravillosa canción.
Esas noches los animales callan,
el mar guarda sus olas
y el viento se sienta en una hoja.

Esas noches la Luna se muestra entera,
vistiendo su traje amarillo,
también en silencio escucha
cada nota de la dulce canción
que mil voces entonan al unísono.

Sólo el hombre, que no sabe callar
no logra aquella melodía escuchar.

Pero, si por casualidad, una de esas noches
en que todos los animales estén callados
y la luna baila con su traje amarillo
te encuentras allá afuera,
entonces pon atención porque oirás
mil voces que repiten mil veces
una misma canción.




Unámonos amor mío,
estrechemos nuestros cuerpos
enlazando este amor
en un solo gran latido;

un solo latido que haga estallar
todo cuanto se le interponga.
Un latido tan fuerte que en todo
el mundo se escuche
lo mucho que nos amamos.

Unámonos amor mío y sellemos
este pacto con un beso eterno.




Un beso, un sentimiento;
La unión de dos corazones
En un solo vals de vida.

Una caricia, un deseo;
La unión de dos almas
En un solo grito de amor.

Dos cuerpos desnudos, juntos
En una misión única,
En una expresión sola.
Un ritmo,
Un latido,
Un sólo movimiento,
Es todo un sueño real
Que clama un sentimiento verdadero
En nombre de un amor
Que siempre reinará.




Porque te siento en todas partes
y mi cabeza y mi alma
están llenas de ti,

Porque te necesito
y tú me necesitas

Porque te siento en todas partes
y mi cabeza y mi alma
están llenas de ti,

te amo amor mío
por hoy, por ayer
y por toda la eternidad.




Hoy te quiero.
Ayer también te quise amor,
Pero te quiero hoy
y antes de ayer también,
todos los días te quiero amor.

Pero hoy te quiero.
Y es que mi amor de hoy no es
el mismo de ayer,
cuando te quise
o el de antes de ayer,
cuando también te quise.

Hoy te quiero más que nunca.
Hoy te quiero decir que amo.
Que amo y que te amo a ti.




Es difícil, es complicado
entender razones y comprender motivos.
Más difícil aún es explicarlo.
La verdad, creo que nunca lo sabré.
Sí, te amo y no sé cómo ni por qué llegué a este estado.
Te amo y creo que jamás podré dejar de hacerlo;
lo siento pero es inevitable, digamos que fue sin querer.

Reconozco eso sí que no he hecho
ningún esfuerzo por dejar de estarlo,
por el contrario, creo que mi estado
de enamoramiento va creciendo ineludiblemente.

Lo siento pero creo que esto ya no va a parar jamás...




Mi señora es la mejor señora del mundo;
no hay ninguna que sea tan bella;
no hay ninguna que sea de su tamaño;
no existe en el mundo señora más comprensible.

Hay señoras con pechos grandes y pequeños,
pero ninguna los tiene como mi señora.
Mi señora es todo lo que tengo
y es todo lo que quiero.

Ella es linda, es sana, es buena.
Es mi mujer, la amo y sin embargo
nunca acabaré de comprenderla.


 
     
 

El día


El día que vengas, el día que elijas
venir a nosotros será nuestra fiesta.
Tu primera cama ya está lista y
preparada para verte crecer.

Si decides ser niño o niña,
si decides ser alto o bajo,
lindo o feo, inteligente o no,
vengas como vengas,
traigas lo que traigas
y cuando sea que vengas,
ese día será nuestra fiesta y
jamás dejaremos de celebrarla.

     
 
 
 
Hosted by www.Geocities.ws

1