B737-230C de

Lufthansa, con

larga historia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   El 12 de enero de 1970 Boeing entregó a Lufthansa uno de los 57 aviones modelo 737-200 que la empresa aérea  germana tuvo históricamente en vuelo. Se trataba de la unidad serie 20254, fab. 230 que recibió la matrícula alemana D-ABCE y el nombre “Landshut”.

737-230C en London Heathrow año 1974

Entre el 13 y el 18 de octubre de 1977 sufrió el secuestro de un comando palestino y tras 5 días de zozobra y peregrinaje por varios países,  fue rescatado por un comendo alemán en el aeropuerto de Mogadisco, capital de Somalía, con el resultado de tres de los cuatro secuestradores muertos y el  Comandante de la aeronave, asesinado el día anterior.

En Manchester, año 1975

El avión volvió a Alemania, donde fue reparado y siguió volando para Lufthansa  hasta 1985 que fue adquirido por la empresa norteamericana Presidential  Air, una línea de bajo costo con base en el  aeropuerto internacional  de Washington Dules en el Este americano que usaba varios B737-200. El 13 de diciembre de 1987 lo recibió TAN Airlines de Honduras donde voló hasta septiembre de 1988 siendo transferido a Inter Cargo y luego a LAeropostale, ambas empresas francesas.

Recién cumplidos los 25 años y con toda una historia a cuesta, en febrero de1995 fue a Malasia a volar junto a otros viejos 737-200, con la empresa TransMile, donde estuvo hasta mayo del  97, volando un corto tiempo con Garuda hasta que en agosto de 2002 volvió a Sudamérica para servir sus últimos vuelos con TAF líneas Aéreas , una aerolínea regional brasilera de Fortaleza, donde operó durante cinco años hasta quedar almacenado en el aeropuerto de esa ciudad, en enero de 2008, año en que TAF dejó de hacer vuelos regionales de pasajeros.

Últimos años en vuelo en Fortaleza (Brasil)

Y así hubiera terminado su vida útil esta noble aeronave, si no fuera por que en mayo de 2017 el Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania lo compró como chatarra por unos 20.000 euros y el 23 de septiembre dos aviones rusos de Volga-Dneper, un An124 cargó el fuselaje y las alas y un II-76, los asientos y otras partes para llevarlas al aeropuerto de Friedrichshafen donde el Museo Dornier lo restaura para exponerlo tal cual era en 1977 cuando ocurrió el trágico secuestro.

Llegada a Alemania, el fuselaje saliendo de la bodega del Antonov 124

D-ABCE en restauración, en el Museo Dornier