principal
los indios
los misioneros
los soldados
relatos
personajes
curiosidades
otros sitios
participa


manda un mail

Los de la Garza Falcón

horizontal rule

La familia de la Garza Falcón tuvo una participación muy prominente en la exploración, la pacificación de los indios y la colonización de las provincias de Nuevo León, Coahuila, Texas, y Nuevo Santander (Tamaulipas). Dado a que fueron muchos los integrantes de esta familia y sus actividades estuvieron muy relacionadas, preferimos presentar sus biografías en una sola página para su mejor entendimiento.

Blas de la Garza Falcón ( ? - 1736). Gobernador de Coahuila en dos ocasiones (1723-1729 y 1733-1735). En 1725 efectuó una campaña contra las partidas de bárbaros que merodeaban la provincia de Coahuila. En 1735 por ordenes de el Virrey el arzobispo de Vizarrón, junto con el capitán del presidio de San Juan Bautista Don Joseph de Ecay Múzquiz, recorrieron las márgenes del río Grande para encontrar un paraje donde establecer un presidio. Partió de Monclova el 12 de diciembre del mismo año hasta el presidio de San Juan Bautista, de donde siguió hasta el río San Diego. Acampados en ese sitio, dio ordenes al capitán Miguel de la Garza Falcón (hijo suyo) de seguir explorando río arriba. El 17 de enero mandó al Virrey el derrotero seguido y solicitó que el presidio fuera fundado en el río San Diego. Poco después falleció. En sus ausencias, dejaba a cargo de la gobernatura de Coahuila a su hermano o hijo, Clemente de la Garza Falcón, que a su muerte fue también gobernador.

Clemente de la Garza Falcón ( ?-? ). Hijo o hermano de Blas de la Garza Falcón, sustituía e este en sus ausencias durante sus campañas de exploración. A la muerte de este, fue gobernador de la provincia de Coahuila. Durante su gobernatura concedió permiso para la fundación de la misión de San Francisco Vizarrón de los Pausanes para poblarla con indios, situándola contigua a la del Dulce Nombre de Jesús de los Peyotes. Debido a los ataques de los indios, Clemente practicó una visita a los presidios y las misiones de su jurisdicción. Del resultado de la visita, el 18 de marzo de 1738 rindió un informe al Virrey.

A raíz del decreto de la fundación del presidio de Sacramento, el capitán del presidio (Miguel de la Garza Falcón) tuvo facultades para mercedar tierras. En 1740, cuando Clemente ya no era gobernador de Coahuila, solicitó una merced de tierras, argumentando que descendía de los primeros fundadores del Nuevo Reyno de León y que "hallándose avecindado en el real presidio de Santa Rosa con casa, mujer e hijos a quienes me es preciso fomentar, pues es el número tan considerable que son doce, los seis de armas tomar..." Miguel le mercedó el 2 de diciembre de 1740 a Clemente un ojo de agua, dos sitios de ganado mayor y otros tantos de menor en la banda derecha del río Sabinas. En la margen izquierda le mercedó cincuenta sitios de ganado mayor. En ese paraje se estableció la estancia de San Juan de Sabinas, precursora de la actual villa del mismo nombre.

La mitad del vasto latifundio, incluido el casco de la estancia y el derecho al agua fue vendida por los herederos de Clemente al capitán de milicias Don Ignacio Elizondo, y posteriormente la otra mitad fue enajenada en 1814 al capitán Melchor Sánchez Navarro. En 1829 la parte de Elizondo también pasó a poder del capitán Sánchez Navarro.

Miguel de la Garza Falcón (1699-1753). Hijo del General Blas de la Garza Falcón y de Doña Beatriz de Villarreal, nacio en Pesquería Nuevo León, y fue bautizado en Monterrey el día 8 de octubre de 1699. Soldado, explorador y colonizador, sirvió por 20 años como alférez y teniente bajo el mando de su padre.

En 1735, partiendo de Monclova, acompañó a su padre que siendo gobernador recibió ordenes de explorar el río Grande junto con José Antonio de Ecay Múzquiz con el propósito de encontrar un lugar donde situar el presidio de Santa Rosa María del Sacramento. Viajando río arriba, la partida localizó un sitio como a 20 leguas de San Juan Bautista, donde acamparon. Miguel recibió ordenes de explorar 50 leguas más, río arriba, pero por lo difícil del terreno y una nevada, solamente pudieron avanzar 20 leguas en tres días, hasta un lugar llamado la Santa Cruz de Mayo, donde unos Españoles desconocidos habían puesto una gran cruz de madera. Regresó y a los tres días llegó al campamento donde se encontraba su padre. Se otorgó permiso para que el presidio se situara en el río San Diego, y el general Garza Falcón fue nombrado comandante, pero a su muerte en 1736, Miguel fue nombrado comandante por el Virrey "como remuneración de sus servicios, y , por concurrir en su persona los requisitos de valor, experiencia militar y manejo de las armas en la disciplina de aquellos parajes y demás circunstancias que se requieren para dicho empleo, le confiero facultad para que reclute el expresado número de soldados los que ha de procurar, en cuanto pueda, que sean del Saltillo y Monterrey, por ser los mas ideoneos para el efecto, con los cuales y sus cabos, subalternos e indios amigos pasará a la expresada construcción del presidio de Sacramento....". En 1739 el presidio fue trasladado al Valle de Santa Rosa (Múzquiz, Coahuila), y existe en el Archivo General de la Nación un manuscrito de 1743 donde Miguel propone que el presidio sea trasladado 100 leguas mas al norte, en la región de San Sabá.

En 1747 formó parte en la expedición que exploró hacia el sur de la boca del río Grande con el propósito de colonizar el Nuevo Santander (Tamaulipas). El mismo año, acompañó al gobernador Pedro de Rábago y Terán en la exploración del Big Bend y la Junta de los Ríos en el norte de Coahuila. Es probable que haya sido una de las personas que más exploraron el río Grande.

En 1753 el Virrey Juan Antonio Vizarrón nombrá a Miguel como juez comisionado y capitán interino del presidio de San Francisco Javier de Gigedo en el río San Gabriel en Texas, donde investigó la muerte de Fray Juan José de Ganzabal.

Se casó con una mujer de la que no se conoce su nombre, y tuvo tres hijos. Murió el 26 de agosto de 1753 en una peste que infectó al presidio. El poblado de Falcón, Texas, fue nombrado así en su honor, y existe un paso en el río Grande, cercano a Nuevo Laredo que se llama el paso de Don Miguel, o el paso de Garza.

Blas María de la Garza Falcón (1712-1767). Nacido en Real de la Salinas, Nuevo León, en 1712, hijo del General Blas de la Garza Falcón y Doña Beatriz de Villarreal, hermano menor de Miguel, pasó su niñez en la hacienda Pesquería Chica, cercana a Monterrey. El 4 de enero de 1731 contrajo matrimonio con Doña Catarina Gómez de Castro, hija del capitán Antonio Gómez de Castro y Nicolasa Baes de Treviño, en el poblado minero de Boca de Leones (Villaldama Nuevo León), con quien tuvo dos hijos y una hija (Juan José, José Antonio y María Gertrudis). Después de la muerte de Doña Catarina, se casó con Doña Josefa de los Santos Coy, hija de Nicolás de los Santos Coy, alcalde de Cerralvo, y Doña Ana María Guerra, sin haber procreado más hijos.

A la edad de 22 años era el capitán del presidio de San Gregorio de Cerralvo en Nuevo León. En 1747 José Escandón, colonizador del Nuevo Santander (Tamaulipas), eligió a Blas María para explorar el sur del río Grande, para lo que Blas María llevó un contingente de cincuenta hombres desde el presidio de Cerralvo hasta la boca del río. De acuerdo al plan de Escandón de establecer siete poblaciones a las orillas del río, Revilla, Camargo, Mier, Dolores, Reynosa, Laredo, y Vedoya, en marzo de 1749, Blas María arregló que cuarenta familias de Nuevo León se llevaran a las orillas del río Grande, fundando así Camargo, con un presidio para los soldados y la misión de San Agustín de Laredo para los indios. Escandón lo nombró capitán y justicia de la nueva población. Para 1752 Blas María había establecido un rancho llamado Carnestolendas donde ahora se encuentra la ciudad de Río Grande, Texas, en la parte norte del río.

Después de varios intentos de colonizar en la región del río Nueces, Escandón dio esa asignación a Blas María. Para 1766, había establecido una ranchería en el lugar conocido como Santa Petronila, a 5 leguas del río Nueces, en lo que ahora es el condado Nueces en Texas a donde llevó a su familia. Esta ranchería sirvió como posta para los viajeros, y como campo para los soldados del presidio de Nuestra Señora de Loreto que patrullaban cuidando la costa y la isla Blanca (isla Del Padre) de posibles incursiones de Ingleses o Franceses.

En 1767 Blas María de la Garza Falcón regresó a Camargo donde falleció y fue enterrado en la capilla familiar de Nuestra Señora de Guadalupe. Después de su muerte, las tierras fueron distribuidas entre los colonizadores, y en reconocimiento a sus servicios, su familia recibió tierras que se extendían desde el río Grande hasta el río Nueces, en la parte sur de Texas.

Alejo de la Garza Falcón (¿1719? - ?). Fue parte de la familia de la Garza Falcón, probablemente nacido en Monterrey, Nuevo León alderredor de 1719. Fue teniente de la parte de la guarnición del presidio de San Sabá que se asignó a la población de San Fernando de Austria (Zaragoza, Coahuila) en 1769, para su protección durante la campaña que el Comandante Manuel Rodríguez hacia contra los indios en la Junta de los Ríos y el Paso del Norte. Al quedar definitivamente suprimido el presidio de San Sabá en 1770, estas tropas permanecieron en San Fernando.

En mayo de 1773, los indios apaches Mezcaleros atacaron el poblado de San José, a 10 leguas al sudoeste de San Fernando. Al siguiente día el teniente Alejo de la Garza Falcón salió en su persecución con 50 hombres, a los que después se les unieron otras tropas de San Juan Bautista. La tropa alcanzó a los Mezcaleros al norte del río Grande, en las cercanías de la boca del río Pecos, y los atacó en su campamento al amanecer del día 6 de junio. Alejo de la Garza Falcón formó el centro del ataque con sesenta hombres. Los indios sufrieron numerosas bajas, se rescataron tres cautivos que habían hecho en San José, y se recuperaron 200 caballos y mulas que habían sido robados en cinco ataques hechos en Coahuila.

Alejo continuó participando en la defensa contra los indios que seguían amenazando las poblaciones de Coahuila, y unos años después, fue enviado al nuevo presidio de San Vicente (a las orillas del río grande en la región del Big Bend), donde en 1775 y 1776 participó a la cabeza de las tropas del presidio en la larga campaña organizada por Jacobo de Ugarte y Loyola. El 22 de diciembre de 1775, una patrulla de soldados presidiales fue atacada por los indios apaches Lipanes en el río del Diablo, donde perdieron 3 hombres. El 24 de diciembre, Alejo recibió ordenes de Ugarte para perseguir con una fuerza de 100 hombre a los indios hostiles. Los buscó por las márgenes del río Grande y del río del Diablo, encontrando solamente rastros. Pasó algunos día buscándolos pero se habían dispersado en su huida, y solamente encontró y capturó a un hombre y una mujer apaches lipiyanos, que habían huido de un ataque del comandante Manuel Muñoz, muy al oriente del lugar. Alejo de la Garza Falcón regresó al presidio de Aguaverde a reportarse con Ugarte.

El encabezado del reporte de Alejo de la Garza Falcón dice "derrotero que yo, Don Alejo de la Garza Falcón, teniente y habilitado del real presidio de San Sabá, hago de las novedades y demás ocurrencias que se deban advertir en la estación, de la mariscada que de orden del señor gobernador hago yo contra los enemigos, por las cabeceras del río de San Pedro o por donde tiraren las huellas de dichos enemigos, con cien hombres de cuera y trece auxiliares, cuyo tenor de dicho derrotero es el siguiente, desde hoy 26 de diciembre de 1775"

María Getrudis de la Garza Falcón (1734 - 1789). Hija de Blas María de la Garza Falcón y Doña Catarina Gómez de Castro, nació en Cerralvo, Nuevo León, en 1734. Fue dueña de una gran cantidad de tierras en el la provincia de Texas.

En 1749 cuando su padre fundó la población de Camargo, Nuevo León, las tierras fueron comunitarias por unos años. En 1750, la familia se mudó a Camargo, y en 1754 se casó con su primo José Salvador de la Garza también residente de Camargo, hijo del capitán Adrian de la Garza y María de Elizondo. La pareja tuvo 3 hijos.

Cuando se efectúo la fundación, las tierras de Camargo fueron comunitarias con el propósito de que los colonizadores no se dispersaran, pero en 1767 se mercedó la tierra a los pobladores y en ese reparto José Salvador recibió tierras al norte del río Grande. Posteriormente la familia se mudo río abajo a un lugar cercano a Reynosa. En 1772, José Salvador solicitó más tierras y en 1781 le fue concedida una extensión considerable río abajo conocida como Potrero del Espíritu Santo, donde estableció una ranchería llamada Rancho Viejo (a 8 Km. al poniente de Brownsville, Texas, en la carretera 77 se encuentra una marca histórica).

Después de la muerte de José Salvador, María Getrudis heredó las tierras y el ganado, que luego pasaron por otros descendientes. La propiedad legal de estas tierras ha estado en litigios a raíz de la separación de Texas de México.

Doña María Getrudis falleció en 1789. En su testamento fechado el 18 de agosto de 1789, pidió ser enterrada en la capilla de Guadalupe en Camargo al lado de su padre.

José Antonio de la Garza Falcón (1739 - 1797). Soldado y funcionario público, nació en Cerralvo, Nuevo León, hijo del capitán Blas María de la Garza Falcón y Doña Catarina Gómez de Castro. Creció en Cerralvo y Camargo, y se incorporó a las fuerzas de la compañía presidial de Camargo, donde posteriormente fue teniente de la caballería.

Después de la muerte de su padre en 1767, José Antonio fue nombrado capitán y justicia de Camargo y su jurisdicción que se extendía hasta Matamoros en Nuevo Santander y río Nueces en Texas. En 1767 fue encomendado para asignar las tierras que se repartieron entre 111 colonizadores de Camargo.

En 1766 José Antonio recibió varias ordenes de investigar los rumores que había de que los Ingleses estaban preparándose para establecerse en la parte baja de Texas. Ese año recorrió la costa desde el río Grande hasta la bahía de Corpus Cristy (es muy probable que este nombre fue dado por él o su padre, que poseían el cercano rancho de Santa Petronila) y la Isla del Padre.

Se casó el 12 de abril de 1773 con Doña Leonor Méndez, hija de Bartolomé Méndez y Francisca González. Tuvieron dos hijas, una llamada Guadalupe que se casó con el Alcalde y teniente Blas de la Garza (1772-1820) en Matamoros. José Antonio falleció en Camargo en 1797 y fue enterrado en la capilla familiar de Nuestra Señora de Guadalupe.

Bibliografía: The Hand Book of Texas online (http://www.tsha.utexas.edu/publications/); Coahuila y Texas en la época Colonial, Vito Alessio Robles; Archivo general de la Nación, varios documentos, Ramo de Provincias Internas; Movimientos de resistencia y rebeliones indígenas en el norte de México (1680 - 1821), José Luis Mirafuentes Galván.

 

horizontal rule

explora personajes:

atrás arriba siguiente

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1