Tanit en las Islas Canarias

   

Artículo capturado en la Red  donde se reivindica a la antigua diosa  venerada en el archipiélago canario antes de la llegada del cristianismo.

   

UNA PROPUESTA DE DÍALOGO EN TORNO A LA RELIGIÓN GUANCHE

Guaire Adarguma Anez' Ram n Yghasen*

En los primeros días del año 2001, en la Ciudad de Eguerew (La Laguna) un grupo de patriotas canarios, devotos de la Diosa-Madre en su advocación como Chaxiraxi, advocación suplantada por el catolicismo romano y sustituida por la de la Virgen de candelaria, de Teror; Las Nieves etc., conscientes de que el expolio llevado a cabo en nuestra nación por los invasores no sólo es material y cultural sino también espiritual y religioso, se plantean retomar la continuidad de la Iglesia del Pueblo Guanche, partiendo del momento histórico en que fue brutalmente truncada por la fuerza de las armas del cristianismo invasor. Siendo conscientes de que, a pesar de los siglos transcurridos, el pueblo canario viene sufriendo una marcada orfandad religiosa y espiritual que se manifiesta en la peculiar manera en que la mayoría de los canarios viven el cristianismo, es como consecuencia de ser una religión ajena impuesta por la fuerza de las armas y por el consiguiente terror infundido en el pueblo sometido, lo que provoca en el inconsciente colectivo un rechazo hacía dicha confesión religiosa, aunque no lo manifieste abiertamente.

Es un hecho incuestionable que el pueblo canario, desde los tiempos en que la memoria se pierde en las brumas de los mitos y las leyendas, ha profesado un inmenso amor y veneración a la Diosa-Madre bajo la advocación de Tanit, Tara; Chaxiraxi; Moneiba; Abora..., y cuyos atributos le han sido usurpados por el catolicismo y aplicados a la madre de Jesús, así como al panteón de dioses paredros o domésticos mediadores entre los humanos y la Gran Madre Celestial, los cuales han sido sustituidos por santos católicos. El brutal choque emocional a que se vio sometido la mayoría del pueblo canario al verse obligado, sin transición, a renunciar a su religión y ritos sagrados, al verse despojado de una espiritualidad pura, para prácticar otra netamente mercantilista donde cada práctica religiosa, cada rito, o cada consuelo espiritual, están regidos por una tarifa, hizo cambiar los esquemas que nuestros antepasados manejaban en torno a su universo. Así nuestro pueblo se vio obligado a prácticar su ancestral religión de manera proscrita y en muchos casos sincretizándola con los nuevos aportes foráneos, lo que indudablemente desembocó en muchos casos en prácticas de mancias, y prácticas ajenas a nuestra ancestral religión, en la búsqueda del consuelo espiritual que la iglesia católica niega a los pobres, al tiempo que persigue inmisericordemente a quienes buscan consuelo en las Devociones de nuestros ancestros, pues ello supone una pérdida económica para las arcas del clero y del Vaticano. No en vano nuestra Nación registra uno de los índices más altos en cuanto a la existencia de sectas de todo tipo, así como de innumerables Mancias, ello es consecuencia directa de la orfandad espiritual de que hablamos más arriba.

Para dar repuesta coherente y auténtica a esta sed espiritual de nuestro pueblo, resurge la Iglesia del Pueblo Guanche, (en reconstrucción) este movimiento espiritual y religioso pretende rescatar y dignificar las prácticas y ritos ancestrales de nuestra verdadera y genuina religión en torno a nuestra Diosa-Madre. Para ello parte desde unos primeros presupuestos, los cuales se irán desarrollando conforme el movimiento vaya tomando consistencia y se vayan valorando las aportaciones de los fieles, tanto hombres como mujeres de reconocida vocación e intachable conducta cívica, y demostrado amor al prójimo.

La Iglesia del Pueblo Guanche, velará porque la Diosa-Madre recupere la dignidad que le ha sido usurpada, y que sus atributos merecen y exigen, en el contexto de una veneración espiritualmente pura, totalmente alejada de falsos e inútiles oropeles que sólo sirven para halagar la vanidad de los ricos e incrementar las arcas del clero católico, al tiempo que ofenden grave y profundamente la dignidad de los pobres y marginados.

Por ello, La Iglesia del Pueblo Guanche desarrollará los mecanismos necesarios tendentes a informar a nuestro pueblo, y por extensión a toda la humanidad, de nuestro propósito de recuperar y potenciar el culto a nuestra autentica Diosa-Madre y en rescatar nuestros ancestrales lugares sagrados de culto, nuestros templos; nuestros ritos; nuestras tradiciones religiosas guanches. Llevaremos a nuestros conciudadanos el mensaje que les libere del oscurantismo mental en que les ha mantenido el clero dominante durante centurias. Reimplantar a nuestras sacerdotisas y sacerdotes, dotándolos de la dignidad de que fueron despojados. Todo ello tratando de acuerdo a los tiempos actuales pero sin que pierdan un ápice de su pureza primitiva. Para ello deseamos contar con el beneplácito de la Diosa Chaxiraxi y con el apoyo de nuestros hermanos en la devoción.

Es indudable que, con el transcurso del tiempo, las formas de representación de las imágenes que deseamos plasmar van tomando diferentes formatos, conforme las técnicas artísticas van evolucionando paralelamente al desarrollo evolutivo de la sociedad. Por tanto, la Iglesia del Pueblo Guanche asume como signos representativos y como distintivo en el orden interno y externo, el símbolo más antiguo de al Diosa-Madre en su representación como Tanit, consistente en un triángulo rematado por una barra horizontal sobre el cual descansa un círculo y en el centro del triángulo un Sol con puntas que simboliza los rayos vivificadores del mismo. Como imagen de veneración asume la representación más antigua de Nuestra Señora Chaxitraxi, la cual se encuentra depositada al presente en una Parroquia católica de la Villa de Adeje, siendo posiblemente la auténtica imagen de Chaxiraxi, venerada por nuestros antepasados antes de que fuera secuestrada por los invasores. A través de ella todos los fieles debemos dirigir nuestras plegarias a la Diosa-Madre.

En principio, el Organigrama de la Iglesia del Pueblo Guanche estará formado por un grupo de orientación espiritual y cultural compuesto según el siguiente bosquejo:

El Guadameñe, quien orientará, asistido del Sacro Tagoror de la Diosa-Madre compuesto por los Faykanes, la acción espiritual y religiosa de la comunidad de la Iglesia del Pueblo Guanche, y ostentará la máxima representación de los fieles, tanto en el orden interno como en el externo, así como en el orden universal. Usará y trasmitirá la facultad de la imposición de manos. Facultará asimismo a los Faykanes.

El Faykan, quien, asistido por un Tagoro de Kankus y Sacerdotisas, será el responsable espiritual y religioso, usará de la imposición de manos por delegación del Guadameñe, velará por el correcto desarrollo de todos los aspectos del culto, dirigiendo los mismos, así como los recursos humanos, materiales y de acción social de la comunidad de fieles de la isla o demarcación territorial para que sea designado, dependiendo jerárquicamente directamente del Guadameñe. Facultará a los sacerdotes Kankus y a las sacerdotisas Maguadas.

Las Maguadas o Sacerdotisas, quienes cuidarán especialmente del culto a la Diosa-Madre y del Fuego Sagrado, llevarán a cabo el bautismo de las niñas, la instrucción de las mismas en torno a la veneración y ritos de la Diosa-Madre, así como la preparación moral y religiosa necesarias como futuros miembros de la Iglesia del Pueblo Guanche. Portarán las ofrendas dedicadas a la Diosa en las ceremonias públicas, cuidarán de las obras sociales en la comunidad de fieles, especialmente de los enfermos, presos, afligidos y marginados, cuidarán de que por parte de las mujeres se guarde la debida compostura ante la Diosa-Madre y en el templo. Cada comunidad o Templo estará dirigido por una Gran sacerdotisa. Dependerán jerárquicamente del Faykan de su isla o demarcación.

Los Kankus, Sacerdotes que cuidarán especialmente del culto a la Diosa-Madre en su representación como Magek el Sol. De los bautizos de los varones y de las bodas, cuidarán de los lugares de culto, las ceremonias públicas y rogativas. También cuidarán del culto de los dioses paredros o domésticos. Así mismo cuidaran de la educación religiosa de la comunidad y de la transmisión de las tradiciones del pueblo guanche tanto sacras como festivas. Dependerán jerárquicamente del Faykan de su isla o distrito territorial.

Los Samarines, Sacerdotes encargados de velar por el culto de los antepasados, asistirán a los fieles moribundos exhortándolos para que sus espíritus inicien plácidamente el viaje al Sol. Dependerán jerárquicamente del Kanku de su distrito.

Los Iboibos, Sacerdotes encargados de los fieles difuntos, cuidarán de los panteones y de las honras a los espíritus de los antepasados y de las ceremonias y ritos a ellos dedicados, dependiendo jerárquicamente del Kanku de su distrito.

Para dirigir las responsabilidades sacerdotales anteriormente reseñadas podrán ser elegidos indistintamente hombres o mujeres.

Los Kankus y Maguadas, que así lo deseen, podrán vivir en Comunidades de tipo monacal, conforme a las reglas emanadas del Gran Tagoror de la Iglesia del Pueblo Guanche.

Todas estas funciones, expuestas someramente, serán desarrolladas más ampliamente por las aportaciones de la Asamblea de los fieles, así como por las directrices emanadas del Sacro Tagoror de la Gran Hermandad de la Diosa-Madre, presidido por el Guadameñe.

Podrán acceder a estas funciones cualquier devoto, hombre o mujer, que posea demostrada vocación sacerdotal y probada honestidad cívica, mediante solicitud al Kanku de su distrito, quien la trasmitirá ante el Faykan de su isla o demarcación. También podrán ser elegidos en Asambleas de Templos o distritos y propuestos por los fieles ante el Faykan, quien resolverá conforme a las normas que para el efecto dicte el Sacro Tagoror de la Gran Hermandad de la Diosa-Madre.

Somos conscientes de que lo expuesto, producirá más de una sonrisa irónica, y algunos comentarios burlones o peyorativos, ¡No importa! Comprendemos que quienes así se conduzcan no son -ni más ni menos- que el resultado de las situaciones coloniales anteriormente descritas. Invitamos a todos los compatriotas de buena voluntad a que participen en la reconstrucción de la Iglesia del Pueblo Guanche aportando sugerencias e ideas positivas tendentes a la consecución de una mejor planificación, moral, religiosa, espiritual y cultural de nuestra sociedad, pueden hacerlo si lo desean, mediante el E. Mail:

benchomo@canariastelecom.com

Que la paz de Chaxiraxi more en sus espíritus.

Ciudad colonial de Eguerew, 6 de diciembre de 2003.

*Miembro de la Iglesia del Pueblo Guanche.

 

 

 
   
Volver a Página de Indice
 

Kababelan

 
Marzo 2007

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1