Distinciones entre mar y océano

 Los términos mar y océano se emplean a menudo como sinónimos para referirse a las extensiones de agua salada. Sin embargo, desde el punto de vista geográfico, el mar es una masa de agua sustancialmente menor que un océano. Los océanos han sido divididos -de manera convencional y utilizando un criterio geográfico que en realidad no existe- en Océano Glacial Artico, Océano Atlántico, Océano Pacífico, Océano Indico y Océano Glacial Antártico.

Los mares son, por otra parte, porciones determinadas en los océanos; tienen dimensiones menores que éstos y, según sus características, han recibido diferentes nombres,aunque tal nomenclatura es completamente arbitraria y se utiliza indistintamente y con tal precisión. Sin embargo, los mares se pueden clasificar en tres grandes grupos: mares cerrados o interiores, mares litorales, y mares continentales.

 Observaciones sobre los lagos:

n      Los lagos Erie y Ontario están unidos por un río y su diferencia de nivel es salvada por sus famosas cataratas, las cataratas del Niagara.

n      El mar Muerto no destaca por su extensión sino por su altitud por debajo del nivel del mar y por ser tremendamente salado, por lo que no hay vida en él. Su alta densidad hace que sea difícil sumergirse, flotando más que en otros mares o lagos. Alcanza 401 m de profundidad máxima en su cuenca septentrional pero solo 10 u 11 en la parte meridional.

n      El lago Baikal es el que alcanza mayor profundidad del Mundo, seguido del Tanganica.

n      El lago Nam Co destaca por su gran altitud, situado en el Himalaya y rodeado de templos y conventos budistas.

LOS océanos, conformados por grandes extensiones de agua salada, cubren las tres cuartas partes de la superficie de la Tierra.  

Para los antiguos habitantes del planeta, el mar fue, durante cientos de años, un lugar impenetrable y hasta cierto punto hostil.  

Según la tradición bíblica, Dios empleó barro para crear al hombre, y se supone que, a partir de esta creencia, se le dio el nombre de Tierra al planeta que habitamos.  

A lo largo del tiempo, el hombre empezó a conocer el mar conforme se atrevía a realizar cortas navegaciones, motivado por afanes de aventura o por la necesidad de buscar alimento. Así comenzó también a darse cuenta de la verdadera dimensión de los océanos y, años después, descubrió que ocupan una mayor extensión en la Tierra que los continentes.  

Lo anterior ha llevado a muchos pensadores a proponer que el nombre Tierra sea cambiado por el de Agua, Mar, Planeta Acuático u Oceanía. Sin embargo, dichas propuestas no han prosperado.  

Gracias a la tecnología moderna se pueden apreciar mejor estas proporciones de agua y tierra en nuestro planeta, que ha sido observado desde los satélites artificiales. El comandante Frank Borman, cuando viajaban en la cápsula Apolo VIII, que se encontraba a 380000 kilómetros de distancia del globo, exclamó: "¡La Tierra parece una gema azul sobre seda negra!" Tal expresión se comprende, pues la escena que vio el astronauta estaba dominada por los océanos.  

Los continentes, tierras que emergen por su altura, son sumamente pequeños en comparación con las profundas depresiones de la corteza terrestre, que son llenadas por las aguas océanicas. Se ha dicho que, en los abismos del Océano Pacífico occidental, el fondo del mar se aproxima al núcleo en fusión de nuestro planeta.  

Cuando la Tierra se encontraba en formación y toda su materia estaba en estado cambiante, el mar la abarcaba en absoluto y no permitía que sobresaliera ninguna cumbre terrestre; sin embargo, cuando se presentaron fenómenos como las glaciaciones, las aguas se fueron concentrando hasta dejar superficies al descubierto donde quedaron las huellas del oleaje sobre las rocas, depósitos de agua salada y multitud de esqueletos y conchas.  

Estos continentes emergidos de los mares han llegado a ocupar 139 millones de kilómetros cuadrados que, sumados a los 11 millones constituidos por las islas grandes —que tienen una longitud de más de 2 500 kilómetros— y los islotes de menor dimensión, alcanzan un total de 150 millones de kilómetros cuadrados, que representan el 30 por ciento de la superficie terrestre.  

En cambio, los océanos, con profundidades mayores de 200 metros, abarcan 332 millones de kilómetros cuadrados, y el agua que se encuentra sobre la plataforma continental, considerada de cero a 200 metros, cubre 28 millones; o sea que el total de área cubierta por agua marina es de 360 millones de kilómetros cuadrados —de los 510 millones que conforman la totalidad del planeta—, que representan el 70 por ciento de la superficie de la Tierra. 

Las aguas oceánicas tienen una profundidad media de 4 kilómetros, y alcanzan hasta 11 kilómetros de profundidad en los grandes abismos del Océano Pacífico, como la Fosa de las Marianas, que tienen una profundidad de 11 034 metros y una longitud de 2 550 kilómetros, y cuya dimensión es superior a las más altas montañas terrestres, como la del Everest, que alcanza 8 800 metros.  

El volumen de las tierras emergidas es inferior al de las sumergidas. Si los materiales de las montañas rellenaran los valles y los bajos niveles, la tierra firme alcanzaría solamente una altura uniforme de 700 metros. Si lo mismo sucediera con las tierras sumergidas, si todas ellas se situaran en un nivel uniforme, la profundidad de los mares sería de 3.5 kilómetros.  

Si en este momento la superficie de la esfera terrestre se volviera plana y los hielos de los polos se licuaran, la Tierra quedaría totalmente cubierta por una masa de agua de 2.4 kilómetros de profundidad y a la cual se le ha dado el nombre de "nivel medio del planeta".

La distribución actual de la tierra emergida y de los océanos no es regular, ya que, mientras los continentes se adelgazan hacia el sur, los océanos se ensanchan en ese mismo punto. Por lo tanto, los continentes se acumulan principalmente en el Hemisferio Norte —ocupado por toda Europa, una buena parte de África, toda Asia, América del Norte, América Central y una parte de América del Sur—, donde la proporción de tierra es de 40 por ciento, contra 60 por ciento de mar. El Hemisferio Sur, con 80 por ciento de agua, es en consecuencia eminentemente océanico; el resto de las porciones continentales, como Oceanía, la otra parte de África y de América del Sur, así como todo el Continente Antártico, ocupan sólo el 20 por ciento de dicho hemisferio.  

Los continentes se extienden en dirección norte-sur, con una repartición de tierras y mares completamente irregular. En algunas áreas el mar avanza tierra adentro, semejando grandes laberintos, y en otras se han formado rosarios de islas, algunos de los cuales alcanzan grandes dimensiones, constituyendo los archipiélagos. En otros lugares, son las masas continentales las que invaden cientos de millas en el dominio océanico formando penínsulas.  

Con esta caprichosa distribución, el océano se ha resguardado en el espacio de su propia grandiosidad, y el hombre, por su pequeñez ante él, se ha visto obligado a dominarlo por etapas. Como con todas las cosas que utiliza, el hombre ha clasificado los océanos valiéndose de límites arbitrarios que le han permitido establecer una jerarquía lógica para el conocimiento y conquista de sus aguas.

Los factores utilizados para definir esa jerarquía son diversos. Entre ellos se pueden nombrar la proximidad de las costas, su aislamiento y su tamaño, así como la distribución y extensión geográfica de las plataformas continentales y de las regiones abisales. Esto permite hacer una primera diferenciación entre océanos y mares.  

Los términos mar y océano se emplean a menudo como sinónimos para referirse a las extensiones de agua salada. Sin embargo, desde el punto de vista geográfico, un mar es una masa de agua sustancialmente menor que un océano.  

En la Antigüedad, antes de que se iniciaran las grandes travesías marítimas, se conocían siete superficies de agua. Convencidos de que no existían otras, los navegantes adoptaron la expresión Siete Mares, que se refiere a los mares conocidos por los mahometanos antes del siglo XV: el Mar Mediterráneo, el Mar Rojo, el Mar de África Occidental, el Mar Africano Oriental, el Mar de China, el Golfo Pérsico y el Océano Índico. Esa idea se mantuvo durante mucho tiempo, y comenzó a cambiar cuando se iniciaron las grandes expediciones oceánicas, que fueron descubriendo otras zonas que recibieron nuevos nombres.  

Así se fue perdiendo el viejo concepto de los Siete Mares y, en la actualidad, según los datos aportados por la Oficina Hidrográfica Internacional, existen 54 mares distribuidos en cinco grandes océanos.

 

 

Los océanos han sido divididos —de manera convencional y utilizando un criterio geográfico que en realidad no existe— en Océano Glacial Ártico, Océano Atlántico, Océano Pacífico, Océano Índico y Océano Glacial Antártico.  

Los mares son, por otra parte, porciones determinadas en los océanos; tienen dimensiones menores que éstos y, según sus características, han recibido diferentes nombres, aunque tal nomenclatura es completamente arbitraria y se utiliza indistintamente sin gran precisión. Sin embargo, los mares se pueden clasificar en tres grandes grupos:

 

Mares cerrados o interiores.

Se encuentran aislados de los océanos y de otros mares, por lo que están desligados completamente de la vida oceánica. No obstante, por la característica de sus aguas saladas se les considera mares. Su existencia es difícil y se mantiene gracias a los ríos que anfluyen a ellos; están sometidos, pues, a la variación de las crecientes, que les ofrecen su caudal. Su salinidad es muy variable: disminuye durante las lluvias, mientras que en época de secas se incrementa por la evaporación.  

Algunos de estos mares llegan a quedar aislados en las altas mesetas continentales, como el Lago Salado de Utah, en Estados Unidos, y el Urmía, en los limites de Armenia, los cuales tienen poca profundidad, además de que sus aguas están situadas a altitudes de 100 metros sobre el nivel del mar.

En cambio, otros mares cerrados, como el Caspio, ubicado entre la Unión Soviética e Irán, y el Muerto, entre Jordania e Israel, tienen sus aguas bajo el nivel del mar —el primero a 26 metros, y el segundo a 394—, por lo que sus aguas se han transformado en grandes depósitos de sales de sodio, bromo y cloro, de tal manera que en sus orillas sólo se encuentra una vegetación muy escasa.

 

Mares litorales.

 Se encuentran aislados en el borde de los océanos, formando grandes escotaduras en los costados de los continentes. Sus límites están definidos por puntas avanzadas de las tierras que los rodean, y pueden estar subdivididos en áreas caracterizadas por los accidentes costeros. Reciben el nombre de golfos, bahías y ensenadas, entre otros. El comportamiento de estos mares no es autónomo, pues está determinado por el de los océanos, que los somete a una perpetua servidumbre: les imponen sus mareas, sus calmas y sus furias. También son influenciados por la tierra, que les envía tempestades, así como el caudal de los ríos.

Estos mares son más abundantes en el Hemisferio Norte, como el Mar del Norte, en Europa, y el Mar de Siberia Oriental, en la Unión Soviética.

Dentro de la categoría de los golfos, los cuales tienen una dimensión mayor a la de los mares litorales, se pueden citar algunos: el Golfo de California y el Golfo de México, en América; el Golfo Pérsico y el de Bengala, en Asia, y el Golfo de Guinea, en África.

Mares continentales

poseen características singulares, ya que la tierra no los ha podido cerrar por completo. Además, como se encuentran casi aislados, presentan regímenes de salinidad y temperatura muy especiales. Uno de los mares continentales más importantes es el Mediterráneo—limitado por los continentes europeo y africano—, que apenas hace contacto con el Océano Atlántico, por el Estrecho de Gibraltar, formando un sistema, ya que contiene seis diferentes "mares": el de Liguria, el Tirreno el Adriático, el Jónico, el Egeo y el de Mármara, de modo que uno puede navegar por varios meses en esas aguas sin aventurarse siquiera en el océano.  

Estos mares, aunque son poco influenciados por el océano, tienen largas épocas de calma —de seis meses de duración que se ven interrumpidas repentinamente por tempestades de gran intensidad durante los otros seis meses del año.

Otros mares continentales más pequeños que el Mediterráneo son el Mar Rojo, limitado por África y Asia, y el Mar Negro, por Europa y Asia, en el que se encuentra el minúsculo Mar de Azov.

 OCÉANOS  

OCÉANO GLACIAL ÁRTICO

OCÉANO GLACIAL ANTÁRTICO

OCEÁNO ÍNDICO

OCÉANO PACÍFICO

OCÉANO ATLÁNTICO

 

 MARES

  

                      MARES                                                          UBICACIÓN

1

MAR ADRIÁTICO

(Italia-Pen. Valcánica)

2

MAR AMARILLO

(China-Corea)

3

MAR ARÁBIGO

(S. Pakistán)

4

MAR BÁLTICO

(Suecia-Lituania)

5

MAR BLANCO

(Rusia-Pen. de Kola al E. de Finlandia)

6

MAR CANTÁBRICO

(Francia-G. de vizcaya)

7

MAR CARIBE O DE LAS ANTILLAS

(Colombia-Cuba al E. de Centroamérica)

8

MAR CASPIO

(N. Irán-E. mar Negro)

9

MAR CÉLTICO

(S. Irlanda)

10

MAR DE AMUNDSEN

(O.Antártida-E.mar de Bellingshausen)

11

MAR DE ANDAMÁN

(S.Myanmar-E.Sri Lanka)

12

MAR DE ARAFURA

(N. Australia-E. mar de Timor)

13

MAR DE ARAL

(Uzbek-Kazaj-E. mar Caspio)

14

MAR DE AZOV

(Ucrania-Rusia)

15

MAR DE BALI

(Mar de Java-Mar de Flores)

16

MAR DE BANDA

(Isla Célebes-Isla Nueva Guinea)

17

MAR DE BARENTS

(Rusia-E. Finlandia-N. Pen. de Kola)

18

MAR DE BEAUFORT

(N. Alaska-E. mar de Chukotka)

19

MAR DE BERMEJO  (Golfo de California)

(NO. México)

20

MAR DE BELLINGSHAUSEN

S. Argentina-O. Pen. Antártica)

21

MAR DE BERING

(Rusia-S. Est. De Bering-Alaska)

22

MAR DE BISMARCK

(NO. Isla de Nueva Guinea)

23

MAR DE BOHOL

(Filipinas-SE. Manila-S. mar de Camotes)

24

MAR DE CAMOTES

(Filipinas-SE mar de Bisayan-SE. Manila)

25

MAR DE CÉLEBES

(N. Isla Célebes-E. Isla de Borneo)

26

MAR DE CHINA MERIDIONAL

(China-Vietnam-S. Taiwán)

27

MAR DE CHINA ORIENTAL

(China-N. Taiwán)

28

MAR DE CHUKOTKA

(Alaska-N. estrecho de Bering)

29

MAR DE CRETA

(N. Isla de Creta)

30

MAR DE DAVIS

(E. Antártida)

31

MAR DE FLORES

(S. Isla Célebes-E. Isla de Java)

32

MAR DE GROENLANDIA

(Islandia-Groenlandia)

33

MAR DE HALMAHERA

(Mar de las Molucas-Isla Nueva Guinea)

34

MAR DE IRLANDA

(Irlanda-Reino Unido)

35

MAR DE IRMINGER

(S. Groenlandia-E. mar del Labrador)

36

MAR DE JAPÓN

(Japón-Corea)

37

MAR DE JAVA

(N. Isla de Java)

38

MAR DE KARA

(N. Rusia-E. mar de Barents)

39

MAR DE LAPTEV

(N. Rusia-E. mar de Kara)

40

MAR DE LAS HÉBRIDAS

(Islas Hébridas-N. Reino Unido)

41

MAR DE LAS MOLUCAS

(Islas Célebes-Nueva Guinea-N.mar Banda)

42

MAR DE LIGURIA

(Italia-Mónaco)

43

MAR DE LINCOLN

(N.Groenlandia-O. mar de Wandel)

44

MAR DE LOS SARGAZOS

(E. Golfo de México)

45

MAR DE MÁRMARA

(Bulgaria-Turquía)

46

MAR DE NORUEGA

(O. Noruega)

47

MAR DE OJOTSK

(E. Rusia-N. Japón)

48

MAR DE ROSS

(S. Australia-E. Antártida)

49

MAR DE SALOMÓN

(Nueva Guinea-Islas Salomón)

50

MAR DE SAMAR

(en Filipinas-E. mar de Sibuyan)

51

MAR DE SAWU

(SE. Isla de Java)

52

MAR DE SCOTIA

(E. Islas Malvinas)

53

MAR DE SERAM

(E. Isla Célebes-mar Banda-mar Molucas)

54

MAR DE SIBERIA ORIENTAL

(NO. Rusia-E. mar de Laptev)

55

MAR DE SIBUYÁN

(Filipinas-S. Manila)

56

MAR DE SULÚ

(Isla Borneo-Filipinas)

57

MAR DE TASMANIA

(Tasmania-Nueva Zelanda)

58

MAR DE TIMOR

(N. Australia-S. mar de Banda)

59

MAR DE TRACIA

(N. mar Egeo)

60

MAR DE VISAYAN

(Filipinas-SE. Manila)

61

MAR DE WANDEL

(N. Groenlandia-N. mar de Groenlandia)

62

MAR DE WEDELL

(S. Argentina-E. pen. Antártica)

63

MAR DEL CORAL

(E. Australia-S. mar de Salomón)

64

MAR DEL LABRADOR

(E. Canadá-S. Groenlandia)

65

MAR DEL NORTE

(Reino Unido-Dinamarca)

66

MAR DEL PECHORA

(N. Rusia-entre mares Barents y Kara)

67

MAR DUMONT D´URVILLE

(E. mar de Davis-E. Antártida)

68

MAR EGEO

(Grecia-Turquía)

69

MAR JÓNICO

(Italia-Grecia)

70

MAR MEDITERRÁNEO

(África-Europa)

71

MAR MIRTOO

(Isla Peloponeso-Atenas)

72

MAR MUERTO

(Israel-Jordania)

73

MAR NEGRO

(Turquía-Ucrania)

74

MAR ROJO

(Arabia Saudí-Egipto)

75

MAR TIRRENO

(Italia-Suecia)

  

GOLFOS

                  GOLFOS                                                         UBICACIÓN

1

GOLFO DE ALASKA

(Alaska-O. Canadá)

2

GOLFO DE BENGALA

(India-Myanmar)

3

GOLFO DE BOTNIA

(Finlandia-Suecia)

4

GOLFO DE CÁDIZ

(España-O. estrecho de Gibraltar)

5

GOLFO DE CARPENTARIA

(N. Australia)

6

GOLFO DE FINLANDIA

(Finlandia-Estonia)

7

GOLFO DE LEÓN

(España-Francia-mar de liguria)

8

GOLFO PÉRSICO

(Arabia Saudí-Irán)

9

GOLFO DE RIGA

(Estonia-Letonia-mar Báltico)

10

GOLFO DE SAINT-MALO

(Francia-S. Canal de la Mancha)

11

GOLFO DE SAN LORENZO

(Canadá-S. pen. Labrador)

12

GOLFO DE SIAM

(Camboya-Thailandia)

13

GOLFO DE SIRTE

(N. Libia)

14

GOLFO DE SUEZ

(Egipto-N. mar Rojo)

15

GOLFO DE TARENTO

(Italia-mar Adriático-tacón de la bota)

16

GOLFO DE THAILANDIA

(S. Thailandia)

17

GOLFO DE VIZCAYA

(España-Francia)

.

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1