BACHILLERATO1B – EXAMEN DE MORFOLOGÍA (15-XI-07) - RESPUESTAS

1.-    Define y ejemplifica (si es posible) los siguientes conceptos: (Máx. 2 ptos.)

§         Categoría gramatical.

Cada uno de los grupos en que se clasifican las palabras de una lengua de acuerdo con sus características sintácticas, morfológicas o semánticas (verbos, sustantivo, adjetivo, etc.).

§         Sufijo obligatorio.

Dícese del sufijo que, al ser aplicado a una base de derivación, cambia radicalmente el contenido semántico de la misma, apuntando a un concepto o realidad netamente distintos, pudiendo incluso, a veces, cambiar la categoría gramatical de dicha base (poda-dera).

§         Composición.

Procedimiento de formación de palabras consistente en unir en una misma dos o más lexemas, que pueden ir acompañados, o no, de morfemas flexivos (quit-a-mancha-s). Excepcionalmente, la composición puede efectuarse mediante la unión de dos morfemas independientes (por-que).

§         Adjetivo posesivo.

Adjetivo cuyo lexema añade al sustantivo al que acompaña una referencia personal de “posesión”, entendida ésta como relación con las personas gramaticales del discurso. Son adjetivos posesivos: mi, tu, su, mis, tus, sus, mío, tuyo, suyo, etc.

2.-    Define el concepto de monema y clasifica los distintos tipos de monemas del castellano. La clasificación debe contener los nombres de los distintos tipos de monemas, la definición y al menos un ejemplo de cada uno de ellos y debe estar presentada de forma tal que se visualice claramente la relación entre las distintas clases y subclases. (Máx. 1 pto.)

Un monema es un signo lingüístico mínimo; es decir la unidad lingüística más pequeña dotada de significación. Distinguimos dos clases fundamentales de monemas: los lexemas y los morfemas.

1) Los lexemas son monemas con significación plena, con significado más particular, menos exclusivamente lingüístico; en la mayoría de los casos forman paradigmas abiertos (pueblo, mesa, viv-ir, pre-instal-a-ción). Su significado aparece recogido en los diccionarios. Las peculiaridades combinatorias de los lexemas del castellano nos permiten clasificarlos en cinco categorías fundamentales:

1.1)    La de los adverbios: lexemas independientes, que, si bien admiten en algunos casos combinarse con algunos afijos, jamás se combinan con morfemas flexivos (muy, pront-ito).

1.2)    La de los verbos: lexemas caracterizados por aparecer siempre combinados con desinencias de tiempo, modo y aspecto, y, en algunos casos, con morfemas de número y persona (oscurec-e, cant-a-ba-n).

1.3)    La de los adjetivos: lexemas caracterizados por admitir siempre una triple variación de género (masculino, femenino o neutro) y casi siempre, doble variación de número (singular o plural) (buen-o,-a, -os, -as).

1.4)    La de los sustantivos: lexemas más complejos que suelen combinarse con morfemas de número (casa-s); escasas veces, con morfemas de género (niño-a); pero que, frecuentemente, llevan implícito en el contenido del lexema algún valor de género (armario) y, en ciertas ocasiones, de número (arroz, maíz, vinagre, tijeras).

1.5)    La de los pronombres: lexemas muy heterogéneos cuya comprensión sólo es posible a nivel de discurso, no a nivel morfológico (yo, , él-la).

2) Los morfemas son monemas portadores de un significado más general, más lingüístico, que completa el de los lexemas; siempre forman paradigmas cerrados (mesa-s, viv-imos). Pueden ser de dos tipos:

2.1) Morfemas gramaticales o gramemas: Añaden al lexema que acompañan valores de género, número, tiempo..., definen su función sintáctica y lo relacionan con los restantes lexemas del discurso. Su significado aparece recogido en las gramáticas. Distinguimos dos clases de gramemas:

2.1.1) Los morfemas flexivos o desinencias, que necesitan unirse a algún lexema para poder funcionar en el discurso, son los encargados de aportar a los lexemas los valores de los llamados accidentes gramaticales: género (masculino, femenino o neutro), número (singular o plural), persona (primera, segunda o tercera), tiempo (presente, pasado o futuro), aspecto (perfectivo o imperfectivo), modo (indicativo o subjuntivo), caso (preposicional o no preposicional de sujeto, de implemento o de complemento).

2.1.2) Los morfemas no flexivos forman palabra por sí mismos: son el artículo, las preposiciones y las conjunciones.

2.2) Morfemas derivativos o afijos: Sirven para formar palabras derivadas y para transcategorizar lexemas; nunca forman palabra por sí mismos sin unirse a algún lexema (pan: pan-ad-er-o; blanco: blanc-ura). Su significado aparece recogido en los diccionarios. Pueden ser de tres tipos:

2.2.1)    Prefijos: Van delante del lexema ( in-tocable).

2.2.2)    Sufijos: Van detrás del lexema (chiqu-it-o).

2.2.3)    Infijos: Tienen una función meramente ilativa o compensadora y carecen de cualquier otro significado; van colocados entre los prefijos y el lexema (en-s-anch-a-r) o entre el lexema y los sufijos (pie-cec-ito).

3.-    Conjuga las siguientes formas verbales: (Máx. 1 pto.)

§         Futuro perfecto de subjuntivo del verbo CANTAR.

Hubiere cantado, hubieres cantado, hubiere cantado, hubiéremos cantado, hubiereis cantado, hubieren cantado.

§         Presente de subjuntivo del verbo COMER.

Coma, comas, coma, comamos, comáis, coman.

§         Condicional simple del verbo PARTIR.

Partiría, partirías, partiría, partiríamos, partiríais, partirían.

§         Pretérito perfecto simple del verbo SER.

Fui, fuiste, fue, fuimos, fuisteis, fueron.

4.-    Analiza morfológicamente las palabras subrayadas en el texto que sigue. El análisis debe contener la categorización y clasificación de las palabras, la división en monemas constituyentes, cuando sea posible, la clasificación de esos monemas y la descripción del significante y del significado de los mismos. (Máx. 3 ptos.)

Pidió las llaves, a la sobrina, del aposento donde estaban los libros autores del daño, y ella se las dio de muy buena gana. Entraron dentro todos, y la ama con ellos, y hallaron más de cien cuerpos de libros grandes muy bien encuadernados, y otros pequeños; y así como el ama los vio, volvióse a salir del aposento con gran priesa, y tornó luego con una escudilla de agua bendita y un hisopo, y dijo:

—Tome vuestra merced, señor licenciado, rocíe este aposento; no esté aquí algún encantador de los muchos que tienen estos libros, y nos encanten, en pena de la que les queremos dar, echándolos del mundo.

Causó risa al licenciado la simplicidad del ama, y mandó al barbero que le fuese dando de aquellos libros uno a uno, para ver de qué trataban, pues podía ser hallar algunos que no mereciesen castigo de fuego.

—No —dijo la sobrina—, no hay para qué perdonar a ninguno, porque todos han sido los dañadores; mejor será arrojarlos por las ventanas al patio, y hacer un rimero dellos y pegarles fuego, y si no, llevarlos al corral, y allí se hará la hoguera, y no ofenderá el humo.

En-cuadern-a-d-o-s:

Adjetivo calificativo de dos terminaciones; en grado positivo; masculino plural.

Palabra parasintética.

En-: morfema derivativo prefijo, transpositor en parasíntesis del sustantivo cuaderno a categoría verbal (encuadernar).

cuadern-: lexema nominal.

-a-: vocal temática de la primera conjugación, responsable, junto con el prefijo en-, de la transposición del sustantivo a verbo.

-d-: morfema derivativo sufijo obligatorio; adjetiva al verbo; indica cualidad y aspecto perfecto.

-o-: morfema flexivo de género masculino.

-s: morfema flexivo de número plural.

Simpl-ic-idad:

Sustantivo abstracto, femenino singular.

Palabra derivada.

Simpl-: lexema adjetival.

-ic-: morfema derivativo infijo.

-idad: morfema derivativo sufijo obligatorio; sustantiva al adjetivo; indica cualidad; lleva inherentes los valores de género femenino y número singular.

Merec-ie-se-n:

Tercera persona del plural del pretérito imperfecto de subjuntivo del verbo de la segunda conjugación merecer. Forma regular.

Palabra primitiva.

Merec-: lexema verbal.

-ie-: grupo vocálico temático de la segunda conjugación.

-se-: morfema flexivo de tiempo (pasado), modo (subjuntivo) y aspecto (imperfecto).

-n: morfema flexivo de persona (tercera) y número (plural).

5.-    Identifica los afijos que aparecen en cada una de las palabras siguientes, clasifícalos y define su significado: encantador – barbero – Prerromanticismo – Blancura. Es posible que en alguna palabra aparezca más de uno y que en alguna otra no aparezca ninguno. (Máx. 1 pto.)

Encanta-dor:

Sufijo obligatorio -dor-. Adjetiva al sustantivo. Indica agente.

Barb-er-o:

Sufijo obligatorio -er-.

 

Indica oficio.

Pre-rromant-ic-ismo:

Prefijo Pre-. Indica antelación.

 

Sufijo obligatorio -ic-. Adjetiva al sustantivo. Indica relación.

Sufijo obligatorio –ismo. Sustantiva al adjetivo. Indica movimiento o tendencia. Lleva inherentes los rasgos de género masculino y de número singular.

Blanc-ura:

Sufijo obligatorio –ura. Sustantiva al adjetivo. Indica cualidad. Lleva inherentes los rasgos de género femenino y de número singular.

6.-        Explica el diferente comportamiento que, en cuanto a la expresión y el contenido de género, presentan las palabras siguientes: Caso — testigo — niño — caballo. (Máx. 1 pto.)

Caso: es un sustantivo masculino, carece de variación de género. El sustantivo femenino casa nada tiene que ver con caso, no es su femenino.

Testigo: es un sustantivo de género común; es decir, el lexema admite variación de género, pero los dos significados de género se expresan con un mismo significante (-ø-); o sea, la palabra testigo sirve tanto para el masculino como para el femenino.

Niñ-o: es un sustantivo cuyo lexema admite variación de género, combinándose con la terminación -o- para el masculino y con -a- para el femenino.

Caballo: es un sustantivo cuyo lexema no admite variación de género; pero establece una oposición de género con el lexema yegua; es decir, las palabras caballo y yegua significan básicamente lo mismo, la única diferencia entre ellas radica en el hecho de que la primera es masculina (lo cual hace que se aplique al macho) y la segunda es femenina (lo cual hace que se aplique a la hembra). Este fenómeno se conoce como “heteronimia”.

7.-    Escribe tres palabras del texto en las que aparezca alguna transposición morfológica (tienen que ser distintas de las subrayadas utilizadas para el ejercicio n.º 4). Explica la(s) transposición(es) que aparezca(n) en cada una de ellas. (Máx. 1 pto.)

Licenci-a-d-o: Existe en esta palabra una doble transposición morfológica. El sustantivo licencia se convierte en verbo (licenciar) gracias a la acción de la vocal temática y, luego, el verbo se adjetiva gracias al sufijo -d-, sufijo propio del participio, pero que permite al verbo actuar como un adjetivo con la mera adición de la flexión de género y número.

Encant-a-dor: Existe en esta palabra una doble transposición morfológica. El sustantivo encanto se convierte en verbo (encantar) gracias a la acción de la vocal temática y, luego, el verbo se adjetiva gracias al sufijo -dor-.

Dañ-a-dor-es: Existe en esta palabra una doble transposición morfológica. El sustantivo daño se convierte en verbo (dañar) gracias a la acción de la vocal temática y, luego, el verbo se adjetiva gracias al sufijo -dor-.

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1