La oveja

Las ovejas son mamíferos rumiantes herbívoros de la familia de los bóvidos, que y se encuentran en estado salvaje o domesticado. Se llama carnero (ovis aries) al macho de la oveja, mamífero y cordero o borrego a las crías, según la edad. Las variedades domésticas constituyen las ovejas típicas; son las que están distribuidas con mayor amplitud y se encuentran en casi todos los países del mundo. Por el contrario, las especies salvajes tienen un área de distribución más restringida y reciben otros nombres; así, el muflón de las Rocosas más conocido como bighorn, o salvaje americano, vive sólo en Norteamérica y llega a los estados mexicanos de Chihuahua, Baja California y Sonora, donde se le conoce como borrego cimarrón, taye o carnero de montaña. El carnero de Dall habita en el norte de Canadá y Alaska y las diferentes especies de muflones asiáticos, junto con el argalí o argal, son originarios de Asia, en donde tienen su hábitat.

Se cree que las ovejas fueron domesticadas hace unos 11.000 años en la región hoy llamada Irak y se piensa que descienden del muflón.

Aspectos del físico:

Las ovejas son animales ungulados (con extremidades acabadas en pezuñas) y dotados de un número par de dedos. Rumian la comida, carecen de incisivos superiores y tienen un estómago formado por cuatro cámaras. Tienen cuernos no ramificados permanentes (no se mudan); los del macho suelen ser robustos, curvados y en espiral, mientras que los de la hembra son cortos y menos curvados.

Las ovejas tienen el morro estrecho y largo; la longitud del cuerpo es de 1,5 m, la cola es corta y el peso oscila entre 75 y 200 kg. En la naturaleza son animales bastante ágiles y bien adaptados al medio donde habitan. La hembra por lo general pare una cría (cordero) aunque pueden ser hasta tres después de un periodo de gestación de unos 150 días. Viven hasta 20 años.

La ovejas domésticas han desempeñado un papel muy importante para la especie humana que ha aprovechado su cuero y su lana para confeccionar prendas de vestir o alfombras, su carne, tanto de los adultos como de las crías, para comer y su leche para el consumo y la producción de queso; además, las especies salvajes son muy codiciadas por los cazadores como trofeos. En el caso de las razas domésticas, el vellón o lana ha sido desarrollado de forma artificial, de tal manera que se ha ido seleccionando una variedad cuya capa de pelo exterior ha sido reemplazada por una interior de lana mucho más abundante. Hay más de 800 razas de ovejas domésticas en todo el mundo que ocupan hábitats muy variados, desde zonas de régimen desértico hasta las áreas tropicales húmedas.

Tipos de ovejas

Las ovejas criadas para producir lana suponen casi la mitad de la población mundial de ganado ovino. Están adaptadas a vivir en zonas semiáridas, son de tamaño mediano y producen grandes cantidades de fibra de lana, con un diámetro inferior a veinte micrómetros. La mayoría pertenecen a la raza merina y son muy comunes en las regiones secas de Australia, África del Sur, Nueva Zelanda, América del Sur, oeste de los Estados Unidos y península Ibérica. Parece ser que esta raza tiene su origen en Asia, de donde pasó a África para llegar después a España con la civilización romana. Con el paso de los siglos, su área de distribución disminuyó hasta quedar restringida a la península Ibérica, donde permaneció hasta el siglo XVIII. A partir de finales de este siglo, se introdujo y seleccionó en Rambouillet (Francia), dando lugar a otra variedad muy similar que, junto con la merina, constituyen las razas de ovejas productoras de lana más importantes. El merino ha sido introducido en numerosos países, aunque se ha ido modificando y adaptando a las diferentes condiciones del nuevo entorno; por ello, hay muchas variedades que se llaman merinas, pero este nombre se combina con el nombre del país donde ha sido introducido, como es el caso del merino australiano.

Las ovejas de lana tipo mutón producen una lana de longitud media o larga y constituyen el 15% de la población mundial ovina. Entre las razas de este tipo están las de Suffolk, Hampshire, Shrospshire, Oxford, Lincoln o Costwold.

Hay otras razas de ovejas similares a las anteriores, pero con la cola corta, que producen una lana de longitud media y se encuentran sobre todo en Escandinavia. Constituyen el 3% de la población total y se caracterizan por su elevada tasa de reproducción. Otras razas de ovejas se distinguen por su capacidad de almacenar grandes cantidades de grasa en la cola y en la región de la grupa. Se crían sobre todo para la producción de leche, más abundante que en cualquier otra raza de ovejas; además su lana, que es áspera y larga, se utiliza para la fabricación de alfombras. Se distribuyen por las regiones áridas de África, Oriente Próximo y Asia; representan casi el 25% de la población mundial de ovejas. Las razas más importantes son Awasi, Bakhtiari, Karakul y Karamon. Las pieles de los corderos recién nacidos de la variedad Karakul se usan en la fabricación de los llamados abrigos persas. Por último hay que mencionar las razas de ovejas que carecen de lana y en su lugar tienen pelo. Viven sobre todo en las regiones tropicales y se utilizan para la producción de carne. Entre las razas de este tipo están la de pecho negro de las Barbados, la persa de cola negra y la Peliquey.

Clasificación científica: las ovejas pertenecen al suborden de los Rumiantes, dentro del orden de los Artiodáctilos. Constituyen el género Ovis, familia Bóvidos. La oveja doméstica se clasifica como Ovis ammon aries, el muflón de las Rocosas como Ovis canadensis y el carnero de Dall como Ovis dalli. El muflón recibe el nombre científico de Ovis musimon, el muflón asiático se clasifica como Ovis vignei y el argalí o argal como Ovis ammon.


Ovejas

Las ovejas, al igual que otros animales como el cerdo o la vaca, han sido domesticadas por el hombre para su beneficio sacando de ellas carne y lana.

 

 

 

Volver

 

 

 

 

 

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1