DON PATRICIO LORY [1]

 

La Presencia de un irlandés en el Tucumán del Siglo XVIII

 

Publicado en el Boletín N 2 del Centro de Estudios  Genealógicos de Tucuman

 

 

 

Gerardo L. Flores Ivaldi

 

 

 

Acorde con el espíritu del Boletín del Centro de Estudios Genealógicos de Tucumán, nos pareció de interés presentar una genealogía breve de uno de los primeros británicos en asentarse en suelo tucumano.

Don Patricio Lory, “natural de Irlanda, en los Reinos de Inglaterra” como él mismo declara en su testamento redactado 1796, nació a principios del siglo XVIII y luego se avecindó en Tucumán en la primera mitad de ese siglo. Es muy raro que un súbdito de la corona inglesa pudiera obtener permiso para viajar a la América Hispana. Por falta de documentación nos fue imposible conocer la fecha de arribo de Don Patricio Lory a las colonias españolas. Los lectores han de tener en cuenta que se menciona la nacionalidad de Don Patricio una única vez en toda la documentación consultada. Pero nos cuesta mucho dudar de esta afirmación realizada por Don Patricio Lory ya que la hizo “en su lecho de muerte” y “temeroso de Dios”. Por las declaraciones de su testamento, en especial por el dinero que deja asignado para pagar misas por el  bien de su alma, estamos seguro que era un fiel cristiano y ¿Qué fiel cristiano mentiría en su lecho de muerte?

En esta ciudad contrajo matrimonio con la tucumana Doña Ana Acosta, hija legítima del Sargento Mayor Don Cipriano Acosta y de Doña Petrona Sueldo. Calculamos que este matrimonio debió haberse llevado a cabo en la década de 1750.

La primera noticia documental, de la presencia en estas tierras de Don Patricio Lory, la encontramos en el testamento de su suegro, otorgado en mayo de 1757[2]. Su Suegro lo nombra su albacea, junto con su cuñado Don Francisco Acosta. Don Patricio también fue albacea de su suegra, Doña Petrona Sueldo, en octubre de 1773[3].

Entre las diferentes transacciones que realizó Don Patricio Lory, podemos destacar las siguientes:

 

 

a.       Compró a las Temporalidades el potrero de Las Tipas, en remate efectuado por Don Fermín Paz, en la suma de $810 a pagar en plazo de un año. El potrero iba “desde el carril viejo de Tapia hasta la sierra que divide a Raco, exclusa de mensura una legua de la suerte que formó el Alguacil Mayor, tres leguas y 3125 varas de largo, y de ancho desde la Aguada de Talayaco, que se halla al poniente detrás de una loma de Suripampa, en su enderecera hasta el Portezuelo, donde empieza el potrero de San Javier 3 leguas y 2062 varas que forman el potrero de Las Tipas” (7 de septiembre de 1774)[4].

b.      Vendió un solar en la traza de esta ciudad a Don Juan Luis Ibiri[5] el 14 de noviembre de 1785 por la suma de $180. Este solar lindaba, por el norte, calle real de por medio[6] con Don Gonzalo de la Rocha, al sur con Francisco Jiménez, al este con José Figueroa y al oeste, calle real por medio, con Hilario Díaz.

c.       El 29 de enero de 1788 prestó $ 100 a Don Juan Sánchez y a Doña Micaela Alderete, cónyuges, los que se comprometieron a pagarlos en un año y le entregaron como garantía un mulatillo llamado José Domingo.[7] La deuda fue saldada el 30 de octubre de 1788 y Don Patricio entregó carta de pago[8] y devolvió el mulatillo.

d.      El 20 de junio de 1788 vendió a Don Bernardo Acosta, por $100 un pedazo de tierras y unas lomas que lindaban al oeste con el potrero que está tras de un corral de las cortaderas, al lado de Las Tipas, por el este con las tierras que don Patricio compró a las Temporalidades.

e.       El 15 de junio de 1793 prestó[9] a su cuñada Doña Inés Acosta, casada con Don Miguel Zamorano $150 para que pague a Don Juan Nicolás Román Pastene unas tierras que le compró, desde el ojo de agua de Los Nogales hasta las tierras de Don Pedro Godoy. Su cuñada le entregó en garantía un mulatillo llamado Eustaquio e hipotecó las tierras compradas. El 26 de junio Don Patricio compró el mulatillo Eustaquio a su concuñado Miguel Zamorano por $200 y le entregó carta de pago por los $150 que este le debía.[10]

 

 

 

Ignoro la fecha en que falleció Doña Ana Acosta, pero cuando su padre hizo testamento en 1757, Don Patricio Lory ya era viudo.

Una vez fallecida Doña Ana Acosta, Don Patricio Lory contrajo segundas nupcias con Doña Juana Abrego, con quien tuvo una hija. La pareja no llevó vida matrimonial por mucho tiempo. Doña Juana Abrego murió de muerte natural, siendo mayor de 40 años y  fue sepultada el 25 de noviembre de 1789 en la Matriz de Tucumán[11].

Don Patricio Lory dictó su primer testamento[12] ante el Alcalde de 1er voto Don Domingo Cabot el 18 de septiembre de 1788. En esta oportunidad dejó a su esposa,  Doña Juana Abrego, el quinto de sus bienes y $100 para alimentos, nombró por albaceas a Don Francisco Javier Sánchez de la Madrid, a Don Pascual Domínguez y a Don Bernardino  Acosta. El 4 de julio de 1796 Don Patricio Lory dictó un segundo Testamento[13]. En este documento declaró ser Irlandés, pidió ser sepultado en la Iglesia del convento de la Merced, con el hábito de esa orden, con cruz baja y con misa de cuerpo presente. Declara que casó en primeras nupcias con Doña Ana Acosta en quien tuvo a Doña Andrea  y a Doña Bartolina. Al morir su suegra Doña Petrona Sueldo, se hicieron hijuelas y recibió a cuenta de ellas $180. Su primera esposa trajo al matrimonio entre otras cosas, una negra, 13 vacas, 13 yeguas, 10 caballos, 30 ovejas, dos polleras y dos rebozos. Al casar a su hija Bartolina, le dio lo que le correspondía por la parte materna. A esta hija también le entregó una caja de vara y media de largo con cerradura y unos zarcillos de oro y algunas cabezas de ganado. Al casar a su hija Doña Andrea, le dio la parte materna y además de ganado,  un cajón de vara y media de largo y unos candados de oro. Don Patricio declaró haber sido casado con Doña Josefa Abrego, si bien su esposa tuvo varios hijos, sólo reconoce como suya a su hija Doña Petrona. Doña Juana Abrego trajo al matrimonio 7 vacas las que consumió ella misma. Al casar a su hija Petrona le dio 22 vacas. Entre sus bienes se destacan: el potrero de Las Tipas, la casa de la ciudad con su solar, herramientas para trabajar el campo, petacas de suela, cajas, espuelas de plata, una espada con puño de plata. Esta última la dejaba a su nieto “Pascualito”. Mejoró en la herencia a su hija Doña Andrea con el tercio y el quinto de sus bienes con la condición que le mande decir una misa por mes, después de su fallecimiento. Nombró como albaceas testamentarios a Don Ramón Urquizo y a Don Pascual Heredia.

Don Patricio Lory murió en esta ciudad a la edad de “cien años” y fue sepultado en el Convento de La Merced el 26 de octubre de 1800[14]. En su testamentaria hay un recibo otorgado por el Convento de La Merced, por la suma de $80, en concepto de los funerales de Don Patricio Lory, por el entierro, 3 responsos, novenario cantado y vigilia.

El total de los bienes dejados por Don Patricio Lory fue de $3466, de los cuales Doña Andrea Lory se llevó $2234, lo que incluye parte del potrero de Las Tipas y el solar y casa de la ciudad, entre otras cosas. Los herederos de Bartolina se llevaron $616, lo que incluye el resto del potrero de Las Tipas y otras cosas, a su media hermana Doña Petrona le correspondieron $616, mayormente en ganado.

Podemos imaginarnos que la vida de Don Patricio Lory trascurrió entre las obligaciones del campo y la ciudad, siendo esta última muy parecida a la vida del campo. En esta época tanto ricos como pobres vivían en casas de adobe y ladrillos, blanqueadas a la cal, con techos de paja o teja. Según los inventarios hechos por sus herederos tenemos una imagen de la casa en la que habitó Don Patricio, la que después pasó a habitar Doña Andrea Lory. El expediente nos dice: “Una casa con un cuarto de 3 y ½ varas de largo con un tirante en el medio y unas tablas que sirven de armazón, una sala con tres tirantes y dos puertas, todo con paredes de tapia, techo de caña y teja; un zaguán, las paredes de ladrillo, de 3 varas de ancho con su puerta vieja, todas estas piezas con su corredor y un cuarto pequeño bajo el corredor; una cocina de tapia con techo de teja y todo edificado en un solar entero rodeado por tapiales con pozo de balde”.

Es interesante notar que Don Patricio Lory alcanzó una edad muy avanzada, si bien su partida de defunción nos dice 100 años, no hay que tomar esto al pie de la letra. Simplemente debemos pensar que era muy viejo, seguramente no se sabia la edad que tenia cuando murió y pensaron que era “como de 100 años” cuando el promedio de vida estaba entre los 30 y 40 años.

 

Como ya dijimos, Don Patricio Lory tuvo las siguientes hijas:

 

Del primer matrimonio con Doña Ana Acosta:

 

                                     I.      Doña Bartolina Lory y Acosta. Sigue en I

                                   II.      Doña Andrea Lory y Acosta. Sigue en II

 

Del segundo matrimonio, con Doña Josefa Abrego tuvo a:

 

                                III.      Doña Petrona Lory y Abrego. Sigue en III

 

 

I         Doña Bartolina Lory y Acosta.  Nació en San Miguel de Tucumán, durante la década de 1750. Casó en esta ciudad, durante la década de 1770 con Don José Lorenzo Ponce de León. El 22 de julio de 1788 Don José Lorenzo Ponce de León compró una fracción de solar, de más de 30 varas a Doña María Gregoria García, el cual heredó de sus padres Don Pedro García y Doña Andrea Romero. Este pedazo de solar lindaba por el sur con Vicente Escobar, al norte, calle real de por medio, con un solar despoblado, al este con Don Valentín de la Lastra y al oeste con Don José Ojeda. Don José Lorenzo Ponce de León murió repentinamente de “muerte natural” y fue sepultado en la Iglesia Matriz de Tucumán el 6 de octubre de 1789[15]. Unos días después, su esposa, Doña Bartolina Lory, falleció “acelerada de parto” y fue sepultada en la misma iglesia que su esposo el 19 de octubre de 1789[16]. A la muerte de esta pareja, Don José Pascual Heredia, vecino del paraje de Los Planchones, recibió del Alcalde de 1er voto la suma de $1429 de la testamentaria de José Lorenzo Ponce de León y de Bartolina Lory, que pertenecían a los hijos menores de la pareja y se comprometió a atenderlos y cuidarlos hasta que cumplan la mayoría de edad y devolverles lo que les corresponda.[17] Firmado ante testigos en San Miguel de Tucumán el 23 de febrero de 1790.  Fueron hijos de Doña Bartolina Lory y de Don José Lorenzo Ponce de León:

 

1)      Francisco Borja Ponce de León y Lory. Nació en San Miguel de Tucumán en la década de 1770. Contrajo primeras nupcias con Doña María Dolores Alderete. Fue nombrado, junto con su esposa, tutor de sus hermanos menores el 23 de febrero de 1795[18]. Con tal motivo hipotecó las casas de su morada y un terreno que tenía en la Banda del Río Salí como garantía por los bienes que pertenecían a sus hermanos. Doña María Dolores Alderete falleció en San Miguel de Tucumán y fue sepultada en la iglesia Matriz el 27 de junio de 1802.[19]

Exactamente un año después de enviudar, contrajo segundas nupcias en la Catedral de Tucumán[20], el 27 de junio de1803 con Doña María Luisa Martínez, hija legítima de Don Juan Pascual Martínez y de Doña María Juliana Alzogaray. Fueron testigos de la ceremonia Santiago Riera y Don Miguel Torres.

Don Francisco Borja Ponce de León dictó su testamento ante Don Florencio Sal el 25 de octubre de 1816. Pidió ser enterrado en el convento de La Merced o en la Matriz, con cruz baja y entierro menor. Declaró que algunas personas le deben y que él debe a otras personas (no aclara quiénes). Si debiera algo a sus hermanos Don Juan Ascencio, Doña Eugenia y Doña María Mercedes, pidió que por consideración a sus sobrinos se lo perdonen. Declaró por herederos a su esposa e hijos. Nombró por albaceas a Don Francisco Javier Frías y a Doña María Luisa Martínez, su esposa.[21]

Fueron sus hijos del primer matrimonio con Doña María Dolores Alderete:

 

A)    Pedro Ignacio Ponce de León y Alderete. Hizo información matrimonial en Monteros, el 2 de septiembre de 1816 para casar con Doña María Mercedes Fortunata Robles, hija legítima de Don José Manuel Robles y de Doña Juana Pimentel, ya difunta para esa fecha. Fueron testigos Don Miguel Romano, vecino de Monteros de 35 años y Joaquín Mendoza, de 26 años, vecino de Monteros.[22]

B)    María Águeda Ponce de León y Alderete. Hizo información matrimonial en Monteros, el 18 de Abril de 1818 para casar con Don Juan Manuel Villagra, vecino de Monteros, hijo legítimo de Don José Manuel Villagra y de Doña Luisa Lugones. Fueron testigos: Don Miguel Román, vecino de Monteros, de 37 años y Pedro Álvarez de 38 años, vecino de Monteros.[23]. Al menos tuvo dos hijas:

a)      Catalina Villagra y Ponce de León.

b)      Genoveva Villagra y Ponce de León.

 

Del segundo matrimonio, con María Luisa Martínez:

 

C)    Faustino Ponce de León y Martínez

D)    Benjamín Ponce de León y Martínez

E)     Nicolás Ponce de León y Martínez

F)     Magdalena Ponce de León y Martínez

 

2)      María Mercedes Ponce de León y Lory. Soltera. Hizo testamento en San Miguel de Tucumán el 28 de agosto de 1811 y nombró como heredero y albacea a Don Domingo Aráoz.[24]

 

3)      Eugenia Ponce de León y Lory. Nació en Tucumán en la década de 1770. Ya siendo mayor contrajo matrimonio con Don Leandro Alderete, este nació en San Miguel de Tucumán y fue bautizado el 28 de diciembre de 1796, a la edad de 8 meses, hijo legítimo de Juan José Alderete y de Petrona Méndez. Fueron sus padrinos José Antonio Juárez y Doña Rufina Heredia[25]. Doña Eugenia Ponce de León ya había casado para 1849 cuando se realizó un juicio por límites en el potrero de Las Tipas, que Doña Eugenia había heredado de su abuelo Don Patricio Lory[26].

Doña Eugenia Ponce de León falleció en la ciudad de San Miguel de Tucumán, de fiebre, con más de 90 años y fue sepultada en la Iglesia de La Merced el 3 de agosto de 1871, según consta en la testamentaria de su marido.

Don Leandro Alderete falleció en su ciudad natal, de fiebre y fue sepultado el 14 de marzo de 1880. Don Leandro Alderete hizo testamento ante el cura Valentín del Corro pocos días antes de morir.[27] Como se desprende de las informaciones sumariales hechas por los herederos de Don José Leandro Alderete la pareja crió como propios a los hijos habidos por Don José Leandro Alderete antes de casar con Doña Eugenia Ponce de León:

 

A)    Don Ciríaco Alderete. Sin datos

B)    Doña Susana Alderete. Hija de Ceferina Abendia, casó el 8 de mayo de 1857 con Justiniano Méndez, hijo de Don Pedro Méndez y de Doña Cecilia Sosa.[28]

C)    Doña Isabel Alderete. Hija de Petrona Romano. Casada con Juan de Dios Vaca, falleció el 16 de diciembre de 1858. Con sucesión.

Don Leandro Alderete tuvo además otros hijos: Mercedes Alderete y Francisco Alderete.

 

4)      Doña María Ponce de León y Lory. Falleció joven.

5)      Doña María Petrona Ponce de León y Lory.  Falleció joven.

6)      Don Pedro Casimiro Ponce de León y Lory. Falleció adulto, ignoramos su estado

7)      Don Juan Ascencio Ponce de León y Lory. Sargento Mayor del Cuerpo de Arribeños que fueron a resguardo de la ciudad de Buenos Aires. En la ciudad de La Plata (hoy Sucre, Bolivia), el 25 de abril de 1810, dio poder a Bruno Alderete, quien en virtud del poder otorgado, vendió el 18 de mayo de 1810 una quinta parte del potrero de Las Tipas al Pbro. Santiago Olmos y Aguilera. Don Juan Ascencio recibió estas tierras por herencia de su madre Doña Bartolina Lory, y de sus difuntos hermanos[29].

 

II      Doña Andrea Lory y Acosta. Nació en esta capital hacia 1752. Como ya se dijo, fue beneficiada especialmente en el testamento de su padre, quedando en su poder, entre otras cosas, gran parte del potrero de Las Tipas y una casa y solar en la traza de su ciudad natal. En la matriz de Tucumán, el 1 de octubre de 1787 se casó y veló con   Don Andrés Marín, natural de los reinos de España, hijo legítimo de Don Alberto Marín y de Doña Francisca Torrelles. Fueron testigos de esta ceremonia Don José Antonio Suárez y Don Manuel Alderete.[30] Doña Andrea Lory dio poder para testar el 4 de febrero de 1802 a favor de Don Ramón Urquizo[31]. Declaró su casamiento y pidió se la entierre con entierro menor amortajada con el hábito de Nuestra Señora de las Mercedes. Declaró su matrimonio y que del mismo no tuvo hijo alguno. Dejó a su esposo unas tierras que compró en Vipos y aclaró que su marido no aportó en nada a los gananciales, sino que generó perdidas. Declaró también que le prestó $100 para que ponga una pulpería y éste “todo lo desbarató y perdió”. Doña Andrea Lory, antes de casar con Don Andrés Marín, fue madre de:

 

1)      Don Pascual Lory.  Este es el nieto a quien Don Patricio Lory dejó su espada. Son  pocos los datos que pude recabar al respecto de este personaje. Sólo puedo decir recibió $801 a la muerte de su madre y que en el año 1816 vendió una “legua y cuadra” del potrero de Las Tipas a Don Juan Francisco Lizondo. Ignoro si tuvo descendencia.[32]

 

2)      Doña María Nieves Lory. Nació en San Miguel de Tucumán hacia 1780. Contrajo matrimonio en la Iglesia Matriz de esta capital el 23 de abril de 1802 con Manuel Alderete, hijo legítimo de Francisco Alderete y de Catalina Vega; fueron testigos de la ceremonia José Antonio Vega y Don José Santos Suárez. Don Manuel Alderete y su esposa vendieron un cuarto de solar en esta ciudad a Doña María Egidia Rodríguez el 1 de abril de 1805. Este solar tenía como linderos, al norte, los herederos de José Antonio Helguero, al sur la casa de Don Miguel Alurralde, al este Doña Catalina Ávila, y al oeste, calle real de por medio, con la propiedad de Don Bernardino Correa. Doña María Nieves falleció en su ciudad natal y fue sepultada el 21 de marzo de 1832[33]. Del matrimonio Alderete - Lory sólo tengo  noticias de los siguientes vástagos:

 

A)    Don Felipe Alderete y Lory. Nacido en San Miguel de Tucumán el 25 de mayo de 1807 y bautizado dos días después en la Iglesia Matriz. Fueron sus padrinos: Don Juan Pablo Cuenca y Doña María Isabel Amaya.

B)    Don Juan de Dios Alderete y Lory. Bautizado en la iglesia de la Merced de Tucumán el 29 de julio de 1815. Padrinos: Juan Bautista Lizondo y María Sebastiana Jurado[34]. Sin más datos.

C)    Don Eusebio Alderete y Lory. Sin datos.

 

 

3)      Doña Juana Lory. Los únicos datos que tengo de ella los obtengo del testamento de su hija. Doña Juana Lory fue soltera y murió prácticamente sorda  antes de 1856. Fue madre de:

 

A)    Doña Andrea Lory. Hizo testamento el 30 de octubre de 1856[35]. En este documento declara que fue casada y velada con Don Tomas Alderete y que de este matrimonio no tuvo sucesión alguna. En este documento mencionó a varios parientes, como ser su prima en segundo grado Doña María Águeda Ponce de León, a su primo hermano Don Eusebio Alderete y a diferentes compadres y comadres. Nombró por sus herederos a sus hijos adoptivos y a su esposo. Designó por albaceas a su esposo y a Don Avelino Román, su compadre. Este testamento fue declarado nulo. Hijos adoptivos de este matrimonio:

 

a)      Doña Juana Alderete y Lory.

b)      Doña Audelina Alderete y Lory.

c)      Doña Vicente Antonio Alderete y Lory.

d)      Doña Martina Alderete y Lory.

e)      Doña Juana Rosa Alderete y Lory

f)       Don Pedro García

 

III   Doña Petrona Lory y Abrego.  Fue la menor de las tres hijas del irlandés y única hija reconocida de su segundo matrimonio. Ignoro la fecha de nacimiento de Doña Petrona Lory, pero debe haber ocurrido a fines la década de 1760 o principios de la de 1770. Contrajo matrimonio en la Matriz de San Miguel de Tucumán el 28 de noviembre de 1788 con Don Bernardo Frites[36], natural de Salta, hijo de Don Gerardo Frites  y de Doña Rosa Villada; fueron testigos: Don José Antonio Suárez y Don Manuel Alderete[37]. Luego de la muerte de su esposo contrajo nuevas nupcias en el mismo lugar, el 4 de mayo de 1804 con Don Policarpo Agüero, viudo de Prudencia Guzmán. En esta oportunidad fueron testigos Don Fermín Caldéz y Miguel Torres. Durante su primer matrimonio procreo, ignoro si entre otros, a:

 

1)      Doña Lucía Frites y Lory. Bautizada a la edad de 6 meses, en la Matriz de San Miguel de Tucumán, el 25 de mayo de 1790. Fueron sus padrinos de bautismo Don Manuel Rodríguez y Doña Ventura Pérez[38]. Doña Lucía contrajo matrimonio, siendo muy joven,  en su ciudad natal el 1 de enero de 1804 con Don Fabián Sebastián Amaya, hijo legítimo de Don Cristóbal Amaya y de Doña Ana María Juárez. Fueron testigos de estas bodas Don Mariano Amaya y Miguel Torres[39].  Procrearon a:

 

A)    Rudesindo Amaya y Frites. Bautizado en la Matriz de San Miguel de Tucumán a la edad de 2 días, el 2 de abril de 1805. Fueron sus padrinos Don Juan Pablo Cuenca y Doña María Isabel Amaya. Sin más datos.

 

Ignoro si Doña Petrona Lory tuvo hijos de su segundo matrimonios[40]. Luego de enviudar y antes de casar nuevamente Doña Petrona Lory fue madre[41] de:

 

B)    Pedro Lory. Bautizado en la Catedral de Tucumán el 6 de agosto de 1794 a la edad de un mes. Fue su madrina María Ildefonsa Sandoval. Pedro Lory contrajo matrimonio en Burruyacu el 28 de enero de 1819 con María del Carmen Lezcano, hija de Bartolo Lezcano y de María de la Cruz Jiménez, ya difunta para esa fecha. Testigos de la ceremonia: Zerapio Castillo y Donato Sequeira[42]. Fueron padres de:

 

a)      Rufo Lory y Lezcano. Se le puso Óleo y Crisma a la edad de 3 años el 20 de febrero de 1825, en la parroquia de Burruyacu. Fue su madrina: Prudencia Castillo.[43]

b)      Juan Bautista Lory y Lezcano. Se le puso Óleo y Crisma a la edad de 1 año el 24 de febrero de 1825 en la parroquia de Burruyacu. Fue su madrina Prudencia Castillo.[44]

c)      María Simona Lory y Lezcano. Se le puso Óleo y Crisma a la edad de 4 días el 10 de agosto de 1826 en la parroquia de Burruyacu. Fue su madrina: Ignacia Alzogaray.[45]

 

 

 

 

APENDICE:

 

 

Algunos datos de personas con el apellido Lory o Lori que no pudimos entroncar:

 

1.-              En la Iglesia de La Merced, el 29 de julio de 1815 se bautizó, se puso óleo y crisma a Santiago, hijo legítimo de Don Juan Lori y de Doña María Véliz. Padrinos: Francisco Sotelo y Candelaria Roldán.[46]

 

2.-              El 31 de marzo de 1835 murió Don José Antonio Lory, casado con Doña Juana Rosa Villegas; de 22 años y su cadáver fue sepultado en esta Iglesia Matriz [47].


 

[1] Con respecto a la ortografía del apellido, ésta puede ser Lory o Lori, ya que en los documentos consultados aparece escrito de las dos maneras. He optado por la forma Lory,  puesto que es la más común en la Irlanda del siglo XVIII.

[2] Archivo Histórico de Tucumán (en adelante AHT) Sección Judicial Civil, Serie A, Caja 16, Expediente 20. Testamentaria de Don Cipriano Acosta, donde consta su testamento, otorgado ante el Alcalde de 2do Voto Don Luis de Toledo Pimentel, en la casa de Doña Sabina Jiménez, el 14 de mayo de 1757. El Sargento Mayor Don Cipriano Acosta, estando enfermo en la cama declara ser casado y velado con Doña Petrona Sueldo, con quien tuvo a sus hijos legítimos: Don Francisco, Don Agustín, difunto, Fray Esteban,  mercedario, Doña Ana, difunta, casada con Don Patricio Lory, Doña María Ignacia, casada con José Cevallos y Doña Inés Acosta, a quienes declara por su herederos. Pide ser enterrado en la Iglesia de La Merced con el hábito de esa orden. Nombra como albaceas a su hijo Francisco Acosta y a Don Patricio Lory. Don Cipriano Acosta muere el 18 de mayo de 1757 y es enterrado en la iglesia del Convento de La Merced con entierro menor y cruz baja.

[3] AHT Sec. Protocolos, Serie A, Vol. VII folio 143 vuelta. Poder para testar de Doña Petrona Sueldo a favor del presbítero Dr. Don José Ignacio de Villafañe, otorgado el 8 de octubre de 1773. Pide ser enterrada en la Iglesia del convento de La Merced, con el hábito de esa orden con los funerales y misas que sus albaceas decidan. Declara ser casada y velada con Don el Sargento Mayor Don Cipriano Acosta, difunto, con quien tuvo a sus hijos legítimos: Doña Ana, difunta, casada con Patricio Lory, Don Francisco, casado con Doña Rosa Lazarte, Don Agustín Acosta, difunto, casado con Antonia Matos, con sucesión, Fray Esteban, mercedario, María Ignacia, viuda, casada en primeras nupcias con José Cevallos y en segundas con Ramón Coronel, y Doña Inés Acosta. Nombra por albaceas a su hijo Don Francisco y a su yerno Don Patricio Lory.  A fojas 146 vuelta del mismo volumen corre el testamento de Doña Petrona Sueldo, otorgado por el presbítero Dr. Don José Ignacio Villafañe el 14 de octubre de 1773.

[4] Ávila, Julio P. “La ciudad arribeña-Tucumán 1810-1816. Reconstrucción histórica”. Tucumán (1920), pagina 256.

[5] AHT Sec. Protocolos Serie A Vol. IX folio 33.

[6] Un solar es una propiedad de aproximadamente 50 metros por 50 metros (un cuarto de manzana). A todas las calles de la ciudad se las llama “calle real”.

[7] AHT Sec. - Protocolos - Serie A - Vol. X, folio 11

[8] AHT Sec. - Protocolos - Serie A - Vol. X  - folio 146 vuelta.

[9] AHT Sec. - Protocolos - Serie A - Vol. XI - folio 87

[10] AHT Sec. - Protocolos - Serie A - Vol. XII - folio 116 y 117

[11] Archivo de la Catedral de Tucumán (en adelante ACT), Libro de defunciones número 4, folio 31 vuelta.

[12] AHT Sec. Protocolos - Serie A - Vol. X, folio 116

[13] AHT Sec. Judicial Civil - Serie A - Caja 44  -Exp. 43.

[14] ACT. Libro de defunciones numero 4, folio 89 vuelta.

[15] ACT. Libro de defunciones número 4 folio 40 vuelta

[16] ACT. Libro de defunciones número 4 folio 41

[17] AHT. Sec. Protocolos. Serie A Vol. X folio 104.

[18] AHT. Sec. Protocolos - Serie A - Vol. XII - folio 27 vuelta.

[19] ACT. Libro de defunciones número 4, folio 116 vuelta.

[20] ACT. Libro de matrimonios número 3, folio 60.

[21] AHT. Sec. Protocolos - Serie A Vol. XIII - folio 37 vuelta

[22] Archivo del Obispado de Concepción. Informaciones matrimoniales

[23] Archivo del Obispado de Concepción. Informaciones matrimoniales

[24] AHT. Sec. Protocolos.-  Serie A - Vol. XIII folio 114

[25] Archivo General de Tucumán. Serie B - Caja 20 - Exp. 1. Testamentaria de Don José Leandro Alderete, iniciada el 6 de  Junio de 1880.

[26] Información cedida gentilmente por Don Agustín J. Peña.

[27] Archivo General de Tucumán - Serie B - Caja 20 Exp. 1- Testamentaria de Don José Leandro Alderete, iniciada el 6 de  Junio de 1880.

[28] Archivo General de Tucumán. Serie B caja 20 Exp. 1 Testamentaria de Don José Leandro Alderete, iniciada el 6 de  Junio de 1880.

[29] AHT. Sec. Protocolos. Serie A Vol. XII folio 42

[30] ACT. Libro de matrimonios número 3 folio 12.

[31] AHT. Sec. Judicial Civil Serie A Caja 48 Exp. 31

[32] Ávila, Julio P. Op. Cit.

[33] ACT. Libro de defunciones número 7 folio 50

[34] ACT. Libro de bautismo numero 9 folio 69 de la segunda parte.

[35] AHT. Sec. Protocolos - Serie B - Vol. 3 folio 77.

[36] En todos los casos, este apellido puede ser “Freites”

[37] ACT. Libro de matrimonios número 3 - folio 17

[38] ACT. Libro de bautismos número 5 - partida número 316.

[39] ACT. Libro de matrimonios número 3 - folio 62 vuelta.

[40] Lamentablemente en la Catedral de Tucumán no se conservan libros parroquiales de bautismos entre 1815 y 1829. Tampoco me fue posible localizar varias defunciones debido a la falta de libros de entierros entre 1807 y 1828. Con los matrimonios ocurre una situación parecida entre 1816 y 1828.

[41] No estamos completamente seguro de esta filiación. Los nombres y fechas coinciden perfectamente y el apellido Lory o Lori no es nada común en esta zona. Es de notar que en las partidas de bautismo y casamiento de Pedro Lory, tanto él como su madre no aparecen endonados mientras que el resto de los integrantes de esta familia usaban la partícula “Don”, incluso los hijos naturales. A Doña Petrona la vemos aparecer en otras partidas con la partícula “Doña” antepuesto a  su nombre, salvo en el bautismo y casamiento de este Pedro Lory. No nos fue posible encontrar ningún otro documento que me pudiera dar datos al respecto.

[42] Archivo de la Parroquia de Alderetes. Libro de matrimonios número 1 folio 73 vuelta.

[43] Archivo de la Parroquia de Alderetes. Libro de bautismos número 2 folio 15.

[44] Archivo de la Parroquia de Alderetes. Libro de bautismos número 2 folio 15.

[45] Archivo de la Parroquia de Alderetes. Libro de bautismos número 2 folio 22.

[46] ACT. Libro de bautismos número 9, segunda parte, folio 69.

[47] ACT. Libro de defunciones número 7, folio 168.

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1