Home

 

Qué es y qué no es el CICA

Sus bases, funcionamiento y objetivos.

 

Por qué este documento

 

En el “Manifiesto del CICA” que elaboramos en el momento de su fundación, dijimos:

 

“El Círculo Internacional de Comunistas Antibolcheviques (CICA) somos un agrupamiento virtual de militantes revolucionarios de diversos países y con diversas influencias, con el propósito de estimular recíprocamente nuestro desarrollo en común y de difundir y actualizar el pensamiento revolucionario de la clase obrera.”

 

Hemos aclarado en otros documentos cuales eran las condiciones para ser miembro o colaborador del CICA, la diferencia entre el proyecto CICA y la propuesta práctica internacionalista de grupos de debate y acción, el hecho de que los miembros individuales del CICA tengamos posiciones y actividades fuera del marco del proyecto y que el CICA es sólo un punto de reunión y no una corriente partidaria u organización donde “militar”.

 

Pero hemos concluído que el peso de las concepciones del viejo movimiento obrero sobre la militancia y la organización es más fuerte del que creíamos, y por eso hemos decidido elaborar este pequeño documento para dejar bien claro QUÉ ES y QUÉ NO ES el CICA.

 

Cuadro comparativo

 Qué es el CICA, cómo funciona y para qué se ha creado

Qué no es el CICA, cómo no funciona y para qué no se ha creado

El CICA es un espacio virtual de colaboración intelectual autónoma y para el fomento de la cooperación internacional revolucionaria o progresiva en general.

El CICA no es un partido o un grupo político que se autoproclama como “vanguardia revolucionaria” o con miras a constituirse en tal.

El CICA establece su marco de cooperación a partir de unas líneas de orientación básicas. Todo aquel/lla que acuerde “en espíritu” con las líneas de orientación, puede participar como colaborador/a o miembro del CICA.

Para participar del proyecto no es necesario el acuerdo textual con las líneas de orientación, ni es necesario ningún acuerdo a mayores con cualquier otro de los textos elaborados por los miembros del CICA.

El CICA busca ser, dentro de su especifidad, un espacio heterogéneo en el cual puedan participar individuos identificados con diferentes corrientes radicalmente críticas con el movimiento obrero en sus vertientes reformista y revolucionaria.

El CICA no busca ni construir ni imponer una homogeneidad de pensamiento ni dentro ni fuera del proyecto. No pretendemos crear ninguna nueva ideología. La relevancia de las posiciones comunistas de consejos en las líneas de orientación y en el enfoque general de la actividad del CICA no implica ninguna afinidad dogmática especial con una corriente teórica o política definida.

Entendemos que tanto el desarrollo y actualización del pensamiento revolucionario, como la labor de impulsar la cooperación y la lucha revolucionarias, exigen una perspectiva crítica radical hacia toda forma de alienación y de reproducción de la alienación de [email protected] [email protected], tanto dentro de los movimientos de lucha (sus acciones, su organización, su pensamiento y psicología) como en la vida social en general.

Aunque puedan estar formalmente de acuerdo con las líneas de orientación, las personas dispuestas a limitar el alcance de la crítica de la alienación humana, y a establecer en consecuencia límites políticos y programáticos al desarrollo liberador de la autoactividad revolucionaria de [email protected] [email protected] (como ocurre con cualquier fijación relativa a formas de organización, definiciones de objetivos, enfoques estratégicos y tácticos, o con las actitudes ideológicas respecto a la teoría), no comparten en los hechos los fines ni el espíritu por los que se ha creado el CICA.

Entendemos la unidad según el criterio cualitativo de establecer una cooperación consciente de los individuos en pos de un objetivo claramente definido y entendido por [email protected] [email protected]

No entendemos la unidad en el sentido cuantitativo de una agrupación colectiva en base a la suma de coincidencias parciales y formales (anticapitalismo, antiparlamentarismo, antimilitarismo, antibolchevismo, etc.).

La base de la participación en el CICA es la cooperación entre iguales para los fines comunes. Esta cooperación requiere del acuerdo sobre unos criterios generales, que se han definido en función de los requisitos que consideramos mínimos para avanzar en la consecución de dichos fines.

La base de la participación en el CICA no es la uniformidad programática ni la aceptación de cualquier clase de jerarquía política, intelectual o moral. En tanto existen táctica o explícitamente acuerdos que rigen la actividad de sus miembros en cualquier sentido, éstos sólo vinculan a quienes los asumen libremente y están sujetos a debate permanente.

Como aborrecemos de la división dirigentes/[email protected], la participación de cada miembro al máximo de sus capacidades (dentro de su disponibilidad personal, claro) no sólo es un derecho, sino un deber. La democracia y el desarrollo del proyecto colectivo tienen su condición efectiva en el compromiso y el esfuerzo de los individuos, no en reglas organizativas o en declaraciones de intenciones.

Si bien los más experimentados o formados intelectualmente no se convierten automáticamente en dirigentes de los demás, esta es la tendencia cuando no hay un compromiso real por parte de la mayoría de formarse como individuos autónomos. No queremos que nos sigan, queremos desarrollar (en cantidad y calidad) la autonomía y cooperación de [email protected] [email protected] para el objetivo revolucionario de transformar la vida humana.

[email protected] miembros del CICA participan de discusiones externas al proyecto y toman posición individualmente sobre hechos y luchas actuales, haciendo libre ejercicio de su autonomía..

 

[email protected] miembros del CICA no representan al colectivo, sino que en todo momento se representan a sí [email protected] Si existen textos o cartas firmados como CICA, se presupone que representan el proyecto (las orientaciones básicas) no al colectivo como tal. Tales documentos son aprobados democráticamente, no son vinculantes más que para quienes los asuman voluntariamente y su calidad de representativos puede ser revocada en cualquier momento.

En cuanto a la participación en el CICA en el marco de colaborador/a, esto puede ser ayudando con el archivo (mediante búsqueda de textos, traducciones, maquetaciones en distintos formatos) y/o aportar algún texto puntual de autoría propia (previamente revisado y discutido por [email protected] miembros del CICA).

No entendemos a la participación en el CICA en el marco de colaborador/a como la de alguien con los deberes de un miembro pero sin sus derechos. El marco de colaborador/a ha sido creado para aquellos individuos que acuerdan con nuestra labor teórica pero tienen poca o nula disponibilidad personal para ser miembros, y también para aquellos individuos que, sin ser hostiles a nuestra labor teórica, no acuerdan con ella pero sí consideran progresivo el archivo de textos de nuestra web.

El CICA se dirige hacia [email protected] [email protected] con una formación teórica avanzada y que reconocen como tarea prioritaria de esta etapa histórica a la actualización de la cosmovisión revolucionaria-proletaria. Por lo tanto, el CICA y sus miembros se manejan en un nivel de abstracción del lenguaje adecuado a la complejidad de la tarea, que no deja de desarrollarse junto con la complejidad de la propia sociedad capitalista, de la lucha de clases en ella y de la subjetividad de [email protected] [email protected]

El CICA no se dirige al proletariado actual en general o a sus sectores avanzados en las luchas reformistas actuales. Si bien nos esforzaremos porque nuestros textos sean de la máxima claridad posible, no comprometeremos el nivel de profundidad teórica del análisis, ya que esto desvirtuaría todo nuestro objetivo. Sólo una vez logrado este objetivo se puede pensar en elaborar textos de divulgación en los que prevalezca la accesibilidad sobre la precisión.

El CICA tiene como finalidad, aparte del desarrollo de teoría revolucionaria propia, la propaganda entre sectores avanzados de la clase de nuestro archivo de textos, nuestro proyecto, y nuestras propias elaboraciones teóricas.

Si bien [email protected] miembros del CICA, como se indica más arriba, desarrollan su propia actividad teórico-práctica independiente, el proyecto no tiene como objetivo actual la propaganda revolucionaria en sectores más o menos amplios de la clase obrera.

 

Hosted by www.Geocities.ws

1