CIBER-@RTÍCULO

ALCANCES Y LIMITACIONES

DE INTERNET EN LA EDUCACIÓN

Ana Lilia Enríquez Díaz

Ciberl@ndia, UNAM, México, 2001


ALCANCES Y LIMITACIONES DE INTERNET EN LA EDUCACIÓN

Sin duda, internet representa un fenómeno complejo y multifacético debido, entre otras cosas, a su desarrollo constante y acelerado, a su penetración en diversos ámbitos de la vida humana, y a su presencia en distintos países y regiones. Su panorama es disperso; abundan aspectos técnicos y prácticos, y casi no existe reflexión teórica y crítica para utilizar dicha tecnología de manera óptima en los diferentes contextos en los que se inserta.

El terreno de la educación -en cualquiera de sus niveles-, no es la excepción. Se dice que internet, como Nueva Tecnología de la Información y la Comunicación (NTIC), representa una excelente herramienta de apoyo en el proceso enseñanza-aprendizaje (sobre todo en el nivel medio y superior), e incluso hay quienes la han considerado una solución a la problemática educativa, que prevalece, no sólo en nuestro país, sino a nivel mundial.

Evidentemente, internet por sus características (sin llegar a ser una panacea) puede significar una gran ventaja al ser utilizada como herramienta de apoyo en la educación, y de esta manera, facilitar que se logren expectativas en cuanto a pertinencia, calidad e internacionalización, así como en cuanto a cobertura. Sin embargo, existen ciertos factores que pueden obstaculizar los alcances de dicha tecnología. Uno de ellos puede estar dado por la manera en como se elaboran las políticas en las instituciones educativas.

No existen investigaciones adecuadas e integrales que se encaminen a potenciar el uso de dicha tecnología en las escuelas o universidades que ya cuentan con ella. Los documentos, generados por las autoridades competentes en el área, destacan por su aspecto cuantitativo-descriptivo, y consideran básicamente las características de dicha tecnología, así como la infraestructura que se tiene o de la que es posible disponer. Prácticamente no se consideran aspectos cualitativos que tomen en cuenta el contexto educativo donde se inserta internet, lo cual es primordial en la implementación de mecanismos adecuados para que la comunidad estudiantil y la docente se beneficie de las ventajas que puede ofrecer el medio como herramienta de apoyo en la formación académica.

Muchas escuelas y universidades en un afán por modernizarse e "informatizar la enseñanza" han dotado ya de equipo computacional y redes a sus planteles. Sin embargo, no consideran aspectos trascendentes para alcanzar su cometido cuando elaboran las políticas respectivas. Sería importante que antes de establecer propuestas, planes y estrategias orientadas al uso en la educación de las NTIC, en general, e internet en particular, se consideraran diversos elementos.

Pero, ¿Por dónde se debe empezar para lograr el cometido de "informatizar la educación?, ¿Qué aspectos deben tomarse en cuenta si se trata de un fenómeno complejo con diversas variables a medir? Ante un escenario multifacético en el que se carece de teoría y apenas comienza a saberse de él desde el punto de vista reflexivo, no sería erróneo que se iniciara por elegir una metodología, que permita desarrollar una investigación integral para conocer todas las partes de un todo en el uso de internet en la educación.

A menudo, los responsables de implementar los mecanismos necesarios para que su plantel se encuentre a la vanguardia en cuestión de NTIC, descartan dos elementos importantes en la tarea que se les ha encomendado: el contexto educativo y el alumno. Únicamente hacen alusión a cuestiones de infraestructura: de cuántas computadoras y software se dispone, cuáles son sus características, con qué empresas relacionadas con el área sería adecuado establecer convenios para incrementar el número de equipos o de aulas con acceso a la red, etc.

En este sentido, la Hermenéutica Profunda propuesta por John Thompson brinda un marco metodológico flexible en el que es posible interrelacionar diferentes tipos de análisis de manera no secuencial y considerar aspectos cuantitativos y cualitativos no sólo del medio, -en este caso internet-, sino también de la percepción del alumno y del contexto educativo en el que se inserta dicha tecnología. Así, es posible obtener una mirada integral para generar una serie de propuestas contextualizadas y, en consecuencia, optimizar los alcances y minimizar las limitaciones de internet en la educación.

En la hermenéutica profunda, se considera al individuo -en este caso el alumno-, como parte relevante en todo el proceso. De acuerdo con Thompson, el campo-objeto, no está constituido únicamente por un conjunto de objetos y sucesos, sino que al mismo tiempo es un campo-sujeto, pues está constituido por sujetos que participan en la compresión de sí mismos y de los demás, así como en la producción, circulación, recepción e interpretación de las llamadas formas simbólicas (acciones, expresiones y textos). Entonces cuando se investiga y analiza para interpretar un campo-sujeto-objeto, en realidad se va a reinterpretar un campo preinterpretado, en tanto que los individuos que integran ese campo-sujeto-objeto comprenden, e interpretan las formas simbólicas, a través de opiniones, creencias y juicios.

Por ello, es importante que en cualquier investigación relacionada con el uso de un medio de información y comunicación como internet, en el área educativa, se incluya una investigación etnográfica . A partir de ésta, se puede reconstruir el modo como alumnos y autoridades (mediante sus opiniones, creencias y juicios), interpretan la producción, circulación y recepción de las formas simbólicas en un contexto determinado, y de esta manera, reinterpretar el modo en como el alumno percibe dicha tecnología, lo cual repercute sin duda en el uso que le da.

Pero, no basta con esta perspectiva etnográfica. También es importante que se incluya un análisis sociohistórico y un análisis formal o discursivo, para después poder hacer una interpretación que permita saber a ciencia cierta cuáles son los alcances y limitaciones que puede tener internet en un contexto educativo específico.

En lo concerniente al análisis sociohistórico, éste resulta de vital importancia, pues reconstruye las condiciones sociales e históricas (que pueden ser específicas y de tipos diversos), en las que se producen, circulan y reciben las formas simbólicas. Esto evita que se estudie el proceso de manera aislada. Hay que recordar, que el estudio de cualquier medio debe analizarse en el contexto en el que se inserta. En el caso de internet, los alcances y limitaciones de dicha tecnología en la educación superior, pueden estar determinados por el contexto en el que se inserta el medio. Es decir, dichos alcances y limitaciones no serán los mismos en una universidad de América del Norte, de Europa, de Asia o de América Latina. Incluso dentro de una misma universidad el panorama puede ser diverso de acuerdo con la facultad o escuela de que se trate.

Existen diferentes niveles de análisis orientados a captar las características sociales e históricas de un medio en un contexto determinado. Pero, para los fines de una investigación relacionada con el uso de cualquier tecnología en un contexto educativo, basta con desarrollar dos tipos de análisis: Uno del medio en sí, y otro donde se considere la relación de este con la escuela o universidad que interese estudiar.

Entonces, por un lado es importante analizar las características del medio en sí, para poder determinar los alcances que puede tener internet de manera general en la educación y después contextualizar la problemática. Por otro lado, es trascendente hacer un análisis de la institución social para reconstruir los conjuntos de reglas, recursos y relaciones que las constituyen, verificar su desarrollo a lo largo del tiempo y examinar las prácticas y actitudes de los individuos que actúan por ellas y dentro de ellas. En este caso, es de vital importancia estudiar antecedentes, evolución, políticas e infraestructura concerniente a internet. Con ello, es posible ubicar dicha tecnología en el contexto educativo que nos interesa, y en virtud de lo cual están determinados sus alcances y limitaciones en la educación superior.

Pero, no basta con llegar hasta aquí. La etapa más importante de cualquier investigación para llevar a cabo una serie de propuestas que tengan como finalidad optimizar el uso de cualquier medio de información o comunicación en la educación, reside en la importancia que se le atribuya al alumno o docente. Son quienes a final de cuentas harán un uso adecuado o inútil, del medio.

Para ello, es vital que se desarrollen dos tipos de análisis: uno formal (cuantitativo) y el otro discursivo (cualitativo). Cualquier investigación, debe incluir ambas perspectivas, pues no se excluyen, sino se complementan. Tomar en cuenta sólo una para realizar un estudio como el que se pretende, puede llevar únicamente a obtener resultados parciales, y por ende a repercutir en la elaboración de políticas inadecuadas y superficiales.

El análisis formal permitiría recabar información de tipo cuantitativo respecto al número de alumnos que tienen acceso a internet, el lugar donde usan dicha tecnología, el tiempo que la utilizan, con que finalidad, cuanto saben de ella, etc. Por su parte, el análisis discursivo al estudiar la estructura interna de las formas simbólicas (actitudes, creencias y opiniones) permitiría conocer a profundidad la percepción que tienen los alumnos respecto al uso de internet en su formación y, por tanto, conocer la cultura informática que existe en el área de interés.

Con ambos resultados se está en condiciones de hacer una reinterpretación contextualizada para emitir una serie de propuestas acordes a cada situación. Si se considera el análisis sociohistórico en el que se estudia a internet de manera general, así como su introducción en determinado contexto educativo, y además se toma en cuenta un análisis formal (derivado de la aplicación de encuestas) y uno discursivo (obtenido de la información recabada a través de investigación etnográfica), se está en posibilidad de reinterpretar un campo preinterpretado y, en virtud de ello, determinar los alcances y limitaciones de internet en determinado contexto educativo.

Es importante que se tenga conciencia de lo trascendente que resulta tomar en cuenta todos los aspectos citados para elaborar políticas encaminadas al uso óptimo en la educación, no sólo de internet, sino de cualquier medio de comunicación e información. De lo contrario, se corre el riesgo de que se emitan documentos erróneos que traerán como consecuencia desperdiciar los recursos de los que ya se disponen, y que fueron adquiridos sólo por estar a la vanguardia en materia de NTIC.

De seguir así, se acentuará el poder que ejercen las grandes transnacionales para agrandar y mantener sus capitales, y a quienes interesa en último lugar beneficiar al sector educativo. A pesar de los convenios que sostienen los grandes emporios con universidades y escuelas para contribuir al desarrollo de educación de calidad, el crecimiento que se ha registrado en el número de dominios comerciales es desmedido. Por el contrario, el de dominios educativos es reducido. Basta citar que en 1989 no existía ningún registro comercial, y en la actualidad se encuentran en la red 64, 866. En un principio, educativos habían alrededor de 10 y hoy solo existen 990. Es decir, a pesar de que la red de redes fue creada y desarrollada por personas universitarias para fines relacionados con cuestiones académicas y de investigación, el ámbito comercial ha cobrado gran fuerza y están quedando prácticamente desplazados los objetivos iniciales.


Ciberl@ndia

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1