¡ RESENTIMIENTOS !

Tomado del libro:
“MAS ALLA DE LA SOBRIEDAD”
Del Padre Pfau

¿Qué es el resentimiento?
¿De donde proviene?
¿Qué vamos a hacer acerca de él

Resentimiento se deriva del latín re y sentire. “Sentire” quiere decir sentir, y el “Re” nuevamente, el resentimiento nace de volver a sentir una lesión al orgullo o una lesión al propio ego. Un antibiótico positivo podrá curarla y eliminarla. El único en el área del odio, hacia el que todo resentimiento se dirige, es el amor. De este pequeño análisis  resultan tres verdades importantes.

  • Nosotros obtendremos resentimientos del orgullo. Tendremos siempre esta tendencia, ya que lo llevaremos hasta la muerte, pero podemos aminorarlo y eliminar mucho de él, por medio de su antónimo: La humildad, ya que es la ley de la carne peleando contra la ley del espíritu.
  • Los resentimientos crecerán dentro de nosotros, si volvemos a sentir las heridas. Por tanto, no se quedarán ni crecerán si los dejamos ir y nos rehusamos a pensar y a volver a sentir la irritación.
    ┐Pero cuantas veces es lo contrario? En lugar de olvidarlo, nos lo guardamos, pensamos en Úl y volvemos a sentirlo una y otra vez.
  • Eliminaremos los resentimientos que ya hemos adquirido no deseando solamente quitárnoslos, sino practicando actos positivos de amor. Debemos hacer el bien a aquellos que nos causan resentimientos, practicar actos positivos de amor por ellos, y amor es la buena voluntad de hacerlo. Entre mas consiente sea el hábito de amar en nuestro diario vivir, menores oportunidades de resentimiento habrá

Espere la crítica. No importa quienes seamos, no importa lo competentes e importantes, ni lo buenos que sean nuestros motivos o nosotros mismos. Si hacemos algo en la vida, seremos criticados. Pero cualquier crítico no es de ninguna manera una medida de valor, sinceridad o moralidad de nuestros actos. Si nos enfrentamos diariamente a la vida esperando la crítica, entonces cuando llegue, no nos lastimará.
El autor aprendió este “truco” en sus primeros días de escritor y orador, y aún cuando algunas críticas lo irritaban, después los buscaba con el fin de acrecentar su fortaleza.

Siempre hay alguien. Existen en toda clase de grupos de seres humanos, cuando menos uno que está en contra de todo y de todos. Dios lo puso allí con el fin de dar a los demás la oportunidad de practicar la tolerancia, paciencia, comprensión amor, etc.

El tercer truco que puede ayudar a proteger a ese ego “tierno” nuestro es:
“Hay que dejar que otro se enoje”. No podemos ser felices a menos que permanezcamos sobrios, y no solo de alcohol, es decir que sobriedad a tener una claridad mental, y no nos conservaremos sobrios a menos que seamos felices

El truco numero 4 es:
Las palabras nunca nos herirán ni nos cambiarán, a menos que lo deseemos. No nos afectarán si estamos ocupados en ver lo que estamos haciendo y como vamos, en vez de escuchar lo que la gente habla de nosotros.
Solamente Dios podrá aprobar o reprobar, absolver o condenar. Los golpes y las pedradas podrán rompernos los huesos, pero las palabras no pueden hacerlo. Simplemente nosotros seguiremos nuestra ruta hacia una vida mejor, feliz y sobria totalmente, convencidos de que las municiones verbales no nos pueden dañar. Siempre y cuando no huyamos de, o vayamos hacia el que las pronuncie.

Conócete a ti mismo. Un inventario honesto de nuestros defectos será útil para eliminar la tendencia de contestar a nuestros críticos, si somos honestos podremos aceptar todas las cosas con mayor positivismo y conformidad.

Y por último: Si nos dan patadas por atrás, quiere decir tan solo una cosa, SEGUIMOS ESTANDO ADELANTE
Alguien dijo: “La crítica es el tributo inconsciente que el mediocre y el fracasado le paga al hombre de éxito”.

Siéntese tranquilamente y piense en todos los resentimientos e irritaciones que ha tenido durante el último mes, la mayoría de ellos fue por algo que desapareció al compararse con la importancia general de vivir feliz, sobrio, justamente día a día. Así que, practiquemos en todos nuestros actos:

  • Humildad para evitar irritaciones
  • El rehusarnos a volver a sentir irritación, para evitar los resentimientos; y
  • Amor. Los actos de amor podrán eliminar los resentimientos

En su vida social
Haga siempre lo mejor que pueda, sin esperar ni gratitud ni halago, lo que dijo el Señor: “Yo compensaré”. Por lo tanto no hay que esperar mucho de las personas (ellas también esperan de nosotros).
Una buena conciencia y la aprobación de Dios es el resultado que jamás falla cuando se mira hacia El, en vez de hacia la gente. Sin embargo, al mejor de los hombres le gusta un poco de halago de vez en cuando, pensar en no buscarlos es posible, pero pensar en que no nos guste, ES IMPOSIBLE.
¿Cuántas veces oímos?: “Y pensar que ni siquiera me lo agradecieron” No hay que esperar nada de la gente, hay que practicar el amor con actos positivos de amor.

En nuestros asuntos de negocios
Entre mas inflados estemos de la mente con mayor facilidad seremos el blanco, adoptar la actitud de humildad nos dice que trabajemos con los demás, sin sobrepasar a los otros o enfatizar que somos los jefes o los mejores, este tipo de personas difícilmente va adelante, y si es alcohólico no se ira adelante tampoco en el mundo de la sobriedad.
¿Y si tenemos resentimientos con alguien en la oficina o negocio? Sólo hay una respuesta: actos de amor – hacer algo por ellos

En nuestros asuntos económicos
            ¡Los resentimientos son costosos! ¿Recuerdan cuando gastábamos sólo por el hecho en sí de gastar?... “Yo les probare, me desquitaré, me vengaré. Gastaré todo lo que tengo…” Tan sólo hagamos cuentas del último despilfarro.

                Lo que tenemos, material o espiritual, se lo debemos a que Dios nos lo ha dado. Esta es honradez; esta es una actitud de humildad. ¿Dicen que se lo ganaron trabajando? Bueno, entonces, ¿quien les dio la habilidad, la oportunidad, la salud, etc., para lograrlo? ¿Quién, eh? Esta postura nos evitará molestarnos mucho o irritarnos o lastimarnos cuando perdamos dinero o algo material, ¿Qué fue lo que dijo Job? “Dios me lo dio y Dios me lo ha quitado” ¿Debemos enojarnos con lo que él disponga? “Hay que compartir lo que se tenga con quien no lo tenga. Por eso nos lo ha dado Dios, especialmente para dárselo a aquellos con los que estamos resentidos”. ¡Probémoslo, FUNCIONA!

 En nuestra vida espiritual
99.99% de los desvíos espirituales y fracasos comienzan con el resentimiento, entre más hablamos con las personas de sus pecados y problemas espirituales, más y más vemos el resentimiento. Y sin embargo, no recordamos haber oído de algún sermón, plática, conferencia o retiro sobre los resentimientos. Es decir, hasta que llegamos a A.A. y conforme pasan los años, vamos viendo más y más que los resentimientos son causa y ocasión de casi todas las desintegraciones espirituales.
Veamos algunos:

  • Beber, emborracharse: Alcoholismo generado desde el fondo del descontento, del resentimiento;
  • Amoríos, divorcios, generalmente iniciados por resentimientos. La mayoría de los hombres o mujeres que comienzan con algún amorío con otra mujer u hombre, lo hacen, en primer lugar, debido a que están descontentos o resentidos con su pareja. No se debe a que “otra u otro mas guapa o guapo los atrajo”. La realidad es que, primero se alejaron de, o se resintieron con su pareja, y después, cualquiera puede atraerlos. El resentimiento desbarata el amor, y el deseo es atraído por el vacío.
  • Pereza: Aunque inconscientemente, es el resentimiento el que originó que se trabaje a disgusto o nadamás por ganarse la vida. Es el origen de los flojos, de toda negligencia en el deber y de los simples vagos.
  • Glotonería en el comer: La psiquiatría nos dice ahora, y es evidente para quienes han tratado esos casos, que hay muchos que comen con exceso sólo por despecho, o debido al aburrimiento, al descontento y al resentimiento.
  • Celos: Estas pasión se alimenta del resentimiento. No hablamos de los celos “normales”, sino del “tipo extremo” a los cuales los escritores espirituales nombrarían “celos pecaminosos” y los psiquiatras denominan “anormales”, llevan a la venganza, etc., etc.
  • Omisión en la oración: Cuantos que tenían tan buenos principios en la vida espiritual han desistido de la oración y desde luego de su vida espiritual, debido a los resentimientos… “Dios no escucha mis oraciones”. “Para otras personas las aves cantan”… (“Al día de hoy he comprendido una sola cosa: Dios cumple sueños… mas no caprichos…” Enrique R.)
  • Abandonar la iglesia: muchos de estos casos ocurren “debido a lo que el sacerdote dijo o hizo o a lo que otros miembros de la congregación dijeron o hicieron… ¡Resentimientos!
  • Dejar de creer en Dios debido a los resentimientos patológicos hacia la vida, a los hombres o Dios…

Hace muchos siglos dijo Platón: “A quienes los dioses destruirán, primero los harán enojar”. Esto deberíamos haberlo sabido hace mucho, mucho tiempo, porque fue hace mucho, mucho tiempo cuando se nos dijo: “Amarán al Señor tu Dios con todo tu corazón… este es el principal mandamiento”. Démonos cuenta que lo contrario de amor, que es el odio y empieza con los resentimientos, es el enemigo más peligroso de toda vida espiritual

En nuestra vía emocional
¡Cuantos trastornos y desequilibrios de las emociones empiezan con los resentimientos! Nerviosismos, depresión, tensión, temor, fobias de todos los tipos: todo empieza cuando nuestras emociones se alejan de las realidades de la vida y debido a los resentimientos, buscan salidas anormales. El alcohólico ¿La salida? ¡La botella!
¿Y el amor? Cuando es verdadero es el gran equilibrador de la vida y de las emociones. Ese amor  que turba las emociones no es amor sino capricho o lujuria. Los actos de amor librarán a nuestras emociones de las tendencias al resentimiento. Lo otro, una “cruda” de nuestros días de bebedores.

 En nuestra vida física
Las úlceras, el cansancio, las alegrías, los dolores y los padecimientos físicos de todo tipo, vienen del resentimiento, ya sea consciente o inconscientemente. Con el advenimiento de la medicina psicosomática se ha sabido que más del 50% de todos los padecimientos físicos aparentes provienen de actitudes mentales.
Mucha gente de hecho ha curado un “dolor de cuello” eliminando la causa, por medio de un cambio de trabajo; ya que en esta forma, elimina al jefe o compañero que en realidad era el causante del “dolor de cuello”. Hablemos ahora del amor. ¡Se ha comprobado que las familias que practican actos de amor son las más saludables! ¿Y quien tiene mejor salud que una persona enamorada?

En nuestra vida del pensamiento
Las aberraciones mentales, las enfermedades mentales, los olvidos, etc., etc., provienen de los resentimientos que ocasionan una huida de la realidad. ¿Cual es la solución?  Rehúsese a retener el pensamiento.

En nuestra  de A.A.
Las desavenencias en los grupos, las recaídas, los chismes, las calumnias, las separaciones, y todo lo de más, proviene de los resentimientos. Para el alcohólico el resentimiento reprimido significa beber. ¿Qué hay de aquellos que “están enojados por” o “contra” algo o alguien? Bueno, ellos “son borrachos”, no alcohólicos. No tiene el factor “compulsivo” de beber. Pueden permanecer resentidos día con día y mantenerse sobrios de alcohol.

                El alcohólico no puede tolerar el resentimiento. Por eso es que gran parte del programa está encausado hacia el logro de esas actitudes que nos protegen de él.
Actitudes de humildad: (“No hay señorones en A.A., ni antigüedad, ni graduación”. El anonimato tiene por objeto conservarnos dentro de la humildad); y las actitudes de amor: (“Este es un programa encausado a dar”, “no es necesario que te caiga bien el menso ese, puedes quererlo”)

RESENTIMIENTOS, ¡ay! Deploramos los resentimientos: si no fuera por ellos ¡seríamos tan felices, tan santos y tan sobrios, por siempre jamás!

Y un truco de “despedida”: ¡Se necesita ser un verdadero hombre y una verdadera mujer para poder amar; CUALQUIERA PUEDE ODIAR!

EL AUTOR

Es conocida la personalidad del autor dentro de la agrupación de A.A., por los escritos que tiene publicados, el Padre Pfau, fue el primer sacerdote católico que ingresó a A.A., y amigo personal de Bill W., En sus trabajos posteriores lo encontramos con el seudónimo de Jhon Doe
Hosted by www.Geocities.ws

1