Volver a la Página Principal
Volver a la Página de Relatos


 
 

Malas Calificaciones

Escrito por: Blanquita (culobienbueno@hotmail.com)
 
 
 

Me llamo Blanca, Blanquita para mis amigos y familiares, soy Colombiana, aunque desde hace dos años resido en méxico, nos mudamos por traslado de la compañía en la que trabaja mi padre....

Tengo 24 años, tengo un cuerpo al entender de muchos..."espectacular", aunque no soy muy alta, 1.68 m, soy de piel muy blanca, rubia natural y ojos color de miel pequeños, me parezco mucho a mi padre, pero de la cintura para abajo no, soy delgada, pero con unas piernas fuertes y robustas, y unas nalgas bien formadas, firmes, bien levantadas y quizás un poco grandes y gordas en relación a mi contextura.

La historia que les cuento fue de una de las peores palizas que recibí en mi adolescencia y quizás en toda mi vida...tenía 13 años. Estudiaba segundo año y mi padre fue citado para retirar mi boleta de calificaciones... al enterarse me amenazó y me dijo que si había reprobado alguna materia recibiría una cueriza que jamás olvidaría. Me asusté un poco, pero estaba acostumbrada a que mis padres me desnudaran para darme nalgadas o correazos flojitos en las piernas y en las nalgas por lo que imaginé que mi padre me daría una paliza como las de siempre... Yo he sido muy rebelde y malcriada desde niña y esas palizas no han logrado cambiar mi actitud. Sólo me sonaban fuerte cuando les colmaba la paciencia, yo pataleaba y entonces ellos me azotaban dejándome rojita pero sin marcas...

Yo estaba consciente de haber reprobado 6 materias o asignaturas, imaginé que mi padre me daría bien duro.. por lo que decidí esconder todas sus correas y todos los cables que había en la casa. Pensé que de esa forma mi padre sólo me daría unas buenas nalgadas y no me dejaría ver televisión durante un mes, ese era su estilo... Sabía que lloraría pero nunca imaginé que tanto

Una vez que escondí todos los cables y las correas, fui a tomar una ducha, mientras lo hacía escuché las puertas y oí la voz de mi padre que me llamaba.

Estoy bañándome, le contesté...

Mi padre tocó la puerta del baño y me dijo ábreme ya... le dije no puedo estoy enjabonada, espera a que me bañe y me vista... a lo que respondió, NO, ve preparando ese culo....

Al minuto mi padre abrió la cerradura y entró con una cara de enojo que me asustó mucho...

Me agarró de un brazo y me sacó de la ducha a pesar de que todavía tenía jabón...y Preguntó "Cuántas materias reprobaste", a lo que le contesté temblando que serían 2 o máximo 3, me dió una cachetada y me dijo, pues fueron 6, y mi dinero no se va a seguir perdiendo así.

Me haló el cabello y me hizo inclinar sobre el lavamanos diciendo..."Levanta bien ese culo sé que te va a doler, pero a mi me dolerá más, debo castigarte para que estudies y seas una profesional en el futuro, para eso les pago los estudios. Aprenderás rápido..."

Luego dijo, "escondiste todas mis correas, pero no importa, hoy estrenarás la 'amansa guapos'", me mostró una correa que no sé de donde la sacó, imagino que la compró antes de regresar, era una correa de puro cuero, muy ancha y gruesa, tenía unos broches y unos adornos de tiritas cruzadas que también eran de cuero...

Me dijo "no vayas a moverte y levanta bien ese culo, te daré 30 cuerazos, cinco por cada materia, OK???..." Empecé a temblar y quise levantarme para pedirle perdón, pero fue peor, me dió otra cachetada y me volvió a inclinar...y dijo...si te mueves repito el correazo..."

Me dió el primer correazo y sentí que no iba a soportar los restantes, grité muy fuerte y empecé a saltar... me dijo puedes gritar, pero no te muevas... porque te irá peor...

Yo lloraba inconsolable y él repetía sin parar los nombres de las materias que reprobé y seguía sonándome... Yo sentía que mi culo se incendiaba, me ardían mucho las nalgas, hasta que sentí que se habían como dormido... también me dió algunos en los muslos

No los conté pero creo que sí me dió 30 correazos. Cuando terminó me dijo, "tenemos una conversación pendiente, báñate y te acuestas desnuda en la cama, quiero que cuando tu madre y tu hermano regresen vean el castigo que recibiste..." Me saqué el jabón y me miré las nalgas en un espejo, estaban muy rojas y con muchas marcas...

Cuando mi madre me vió le dijo, eso tenías que hacerlo hace mucho tiempo, desde ese día mi madre no me pegó más sino que esperaba a que llegara papá para quejarse de mí, él se encargaba

Las palizas con esas correas se repetían cada vez que mi padre era citado en la escuela, eso fue hasta el cuarto año, en el quinto empecé a estudiar bien... sólo me castigaba cuando me ponía malcriada...

A pesar de que tengo 24 años, mi padre me sigue castigando, en este año recibí 2 pelas de correa en el culo, una por haber llegado tarde de una fiesta a la que fui con mi novio y la otra por haber manejado después de haberme bebido 8 cervezas, aunque no choqué...

Sin embargo, las palizas que me da mi padre nunca me excitan, pero si me excita ver imágenes de palizas en nalgas de mujeres y leer historias o ver videos me excita más.

Estoy acostumbrada a recibir azotes, por lo que me pregunto si cuando me case con mi novió me gustará que me azote, creo que no porque soy muy rebelde... aunque les confieso que me gustaría recibir sólo una paliza de él en mis nalgas...
 
 
 
 

FIN

 
 
 

Volver a la Página Principal
Volver a la Página de Relatos

Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1