En la década de 1890, una niña huérfana de 13 años es enviada por error a vivir con hermanos mayores a la Isla del Príncipe Eduardo.




regresar