Entrenamiento con pesas para las personas mayores

Existe en la actualidad un estudio que se realiza a nivel de todos los Estados Unidos para determinar hasta qué punto es capaz el culturismo de ayudar a las personas mayores a que puedan abandonar las residencias asistidas. Con el rápido incremento de la población de más de 65 años en todo el mundo occidental, el envejecimiento se ha convertido en un problema importante dentro del área de la salud pública. El nivel de enfermedades degenerativas crece entre la población madura, y la carga social referida al cuidado de salud para las personas ancianas se ha hecho crítica.

Los fallos físicos y la pérdida de función biológica en los ancianos se están haciendo más recuperables. Nuevos estudios han demostrado que las personas que entrenan envejecen más lentamente que la mayoría de la población. Tienen más resistencia, trabajan más deprisa. Poseen mayor movilidad. Sus huesos son más fuertes, y se reduce así el riesgo de fracturas debilitantes.

Con un gasto de tiempo muy reducido, la persona mayor de ambos sexos, puede mejorar enormemente su calidad de vida, manteniendo una pérdida funcional mínima y pudiendo ser independiente hasta sus últimos años. Una de las medidas mas importantes de la salud pública en referencia a las personas mayores es el incremento de su actividad física.

Las personas que siguen entrenando pueden mantener un nivel máximo de rendimiento durante 30 0 40 años de su vida adulta. Los estudios efectuados sobre atletas maduros demostraron que su rendimiento deportivo equivalía al de las personas de 25 años. Y aunque los atletas tienden a entrenar con menos vigor a medida que van envejeciendo, las personas con un promedio de media edad que comienzan a entrenar en serio muestran una respuesta que disfraza perfectamente los efectos normales del envejecimiento.

La mayor parte de los estudios organizados han utilizado entrenamiento aerobio. AI basarse en tales investigaciones, las conclusiones relativas a las gentes que se han estudiado muestran que la práctica regular del ejercicio aerobio hacía más lenta la pérdida de capacidad aerobia característica del envejecimiento. En esos estudios, se comprobó que esa pérdida, entre las personas de vida sedentaria, se debía más a la inactividad que al proceso de envejecimiento.

A pesar de los problemas cardiacos, la artritis y otras enfermedades, las seis mujeres y los cuatro hombres participantes que se sometieron a un programa donde se buscaba desarrollar los músculos de las piernas con ejercicios convencionales del entrenamiento culturista, triplicaron la fuerza de sus piernas y aumentaron el tamaño muscular en un 9 por 100 a lo largo de un periodo de ocho semanas. Las 10 personas utilizaron máquinas de extensiones de piernas, trabajando una pierna cada vez durante un periodo total de 45 minutos y a lo largo de ocho semanas. La mayoría de ellos adquirieron mayor movilidad, otros dejaron sus bastones y otros caminaron mas rápido.

El estudio deja un campo abierto a la investigación de los efectos del entrenamiento con pesas sobre adultos, ancianos y minusválidos.

A LOS 80 AÑOS, FIERROS

Para mantenerse en forma, los músculos deben trabajar regularmente en ejercicios de fuerza. Esto es lo que recomiendan fisiólogos y médicos norteamericanos, según afirma un reciente artículo de The New York Times. Dedicar 20 minutos diarios, tres veces por semana al entrenamiento es una tarea que hasta personas de hasta 80 o 90 años pueden intentar. La disciplina los ayudará a reducir sus riesgos de heridas o enfermedades y mejorará su calidad de vida en general.
"mucha gente ha dejado de lado los ejercicios con aparatos porque tiene concepciones errónas acerca de lo que le hace al organismo", escribe Jane Brody. El entrenamiento de fuerza implica utilizar pequeños pesos o trabajar contra resistencias de tal modo que uno pueda repetir el movimiento unas 10 ó 15 veces antes de que los músculos se cansen tanto que no pueda continuar.
Además, este tipo de ejercicios físicos puede prevenir gran parte del deterioro muscular que de otro modo ocurre inevitablemente a medida que se envejece, debido a que las células gradualmente decrecen en número y tamaño.
El doctor Thomas D. Fashey, fisiólogo de la universidad del Estado de Californi en Chico, subrayó que entre los 40 y 60 años, la persona normal pierde alrededor del 20 por ciento de la masa muscular a menos que haga algo para evitarlo.
Además, agregó que hay menos conexiones entre los nervios y las células de los músculos que ellos controlan, y que esto hace más difícil para el sistema nervioso activarlos. "Son estos cambios los que nos roban la fuerza para subir escaleras, correr un colectivo o prevenirnos de las caídas", dijo. Un estudio realizado en un hogar de ancianos de entre 72 y 98 años demostró que tras 10 semanas de entrenamiento de fuerza progresivo en la parte superior e inferior de las piernas se incrementaba su fuerza en promedio de alrededor del 113 por ciento y mejoraba la velocidad de marcha y su habilidad para subir escaleras.
Pero tal vez el punto de mayor persuasión para incrementar el porcentaje de músculo del organismo es que el tejido muscular es metabólicamente mucho más activo que el tejido graso. Esto significa que uno quemará más calorías, incluso en reposo.
Eso sí, una vez que se comienza, es necesario continuar trabajando si se desea mantener los beneficios.

VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL

Alexandersaleremport.jpg (1956 bytes)

Contacta un Personal trainer

  PERSONAL TRAINER

Entrenador Personal

Alexandersflickyportal.jpg (13368 bytes)

Counter


Hosted by www.Geocities.ws
GridHoster Web Hosting
1