A LAS MADRES DEL MUNDO

 

En mi verso sencillo de rústico linaje
a las madres del mundo brindar quiero mi canto
como humilde y sencillo y férvido homenaje
a quien nada nos pide ofrendándonos tanto.

Y si puede mi verso congraciar vuestras sienes
vaya pues mi poema de guirnalda vestido
y que el cielo les premie con fantásticos bienes
recibid de mi parte un beso enternecido.

Estos versos humildes que a las madres dedico
me han nacido del alma, se los doy con cariño,
con cariño sagrado, auténtico y bendito
con franqueza y amor y fragancia de niño.

A la madre del sabio a la madre del bruto
a la madre del rico, o a la que pide ayuda,
a la madre del rey tirano y absoluto,
a la madre de Cristo y a la madre de Judas.

A la de aquél que es bueno y sumiso y honrado,
la de aquél que es ladrón y perverso y villano,
también la madre aquella del hombre que ha matado
y a la que muerta está, vagando en el arcano.

A la madre feliz, a la madre que llora,
a la madre que lleva marcada triste ruta,
a la que siempre ruega, a la que nunca implora,
a madres de una santa, o de una prostituta.

A las madres de aquí , a las madres del mundo
yo quisiera brindarles un poco de alegría
y formar un altar soberano y fecundo
para todas las madres y por la madre mía.

Porque todas las madres de todo el universo
son diosas del hogar... o al menos deben serlo
lo que valen ustedes no se canta en un verso
y mi verso es tan pobre que no puedo yo hacerlo.

Por eso: ¡Madres todas! de todos los lugares
vuestro amor sin frontera, sin manchas y sin dudas
puede amar simplemente, amar sin avatares
amar al dulce Cristo... o al perverso de Judas.

1978

Hosted by www.Geocities.ws

1