HOY YA NO

 

Yo te brindé mi amor vehemente y puro
con ternura y pasión aderezado
y en un triste rincón sucio y oscuro
lo dejaste marchito y olvidado.

No apreciaste el valor de mi cariño
ni quisiste saber de mi ternura
más por ese desprecio no te riño
tú pierdes más que yo d’esta aventura.

Más el tiempo pasó, muchos amores
de tus carnes turgentes se saciaron
y pasaron al fin tiempos mejores
que enormes cicatrices te dejaron.

Ora triste, manchada, compungida
y volviendo tus ojos al pasado
me dices que rehacer quieres tu vida
que todo lo demás está olvidado.

Hoy, convencida de tu triste fario
quieres curar conmigo tu amargura
más yo no soy doctor, ni soy santuario,
ni soy recolector para basura.

1990

Hosted by www.Geocities.ws

1