ABSURDAMENTE

 

¿Por qué te quiero así: tan ciegamente?
y más te adoro cuanto más me dañas
que aunque sé ciertamente que me engañas
te adoro más y más... absurdamente.

¿Por qué tuvo que ser de esta manera?
no lo sé, pero preso tú me tienes
a pesar del invierno de mis sienes,
a pesar de tu fresca primavera.

Yo lo sé, que loco estoy, que soy iluso;
que imbécil soy de enamorarme ahora
yo ya soy el ocaso, tú la aurora
más culpable no soy... Dios lo dispuso.

Y de tu amor falaz que mi alma encierra
no sé qué pueda más en mis excesos;
si seguir disfrutando de tus besos
o alejarme por siempre de esta tierra.

¿Olvidarte, partir?... ¡soy un idiota!
no puedo ya, zafarme de tus brazos
y aunque sé que este amor me hará pedazos
que más da, si ya tengo el alma rota.

Esta ansiedad febril de poseerte
y esta fatal y cruel incertidumbre
harán que al sufrimiento me acostumbre
o harán que me derrumbe con la muerte.

Te he de amar y ya Dios dirá mañana
cuando yo de este mundo me haya ido
si me perdona por haber querido
hacer un gran amor en tu alma vana.

1985

Hosted by www.Geocities.ws

1