A UNA MADRE RAMERA

 

Sin querer oír siquiera
este dialogo escuchaba,
de una hija que culpaba
a su madre ¡de Ramera!

¡Tú!... la mozuela le dijo,
has manchado nuestro nombre
rodando de hombre en hombre
por la pendiente del vicio.

Me avergüenza tu presencia
me subleva tu descaro
de ti, que fuiste el faro
de mi mísera existencia.

¡No digas que eres mi madre!
no me humilles más la vida;
tu vergüenza está perdida
...¡si lo supiera mi padre!

Cuando paso por la acera
toda la gente me evita
y si no también me grita:
¡tu madre es una Ramera!

Hay veces en que quisiera
no existir, no haber nacido
¡no conocerte siquiera!
¡y nunca haberte querido!

¡Calla, por dios hija mía!
tus palabras son puñales
no acrecentes más mis males
no me juzgues, ¡tan impía!

Es cierto lo que tú dices
soy... eso, ¡mas no por vicio!
es de mi vida el suplicio
y aparte... tú me maldices.

Tu padre, el padre tuyo
al que puro tu mente halla
conmigo fue ruin, canalla;
fue el verdugo de mi orgullo.

El destruyó mi pureza,
mis ilusiones, mi vida,
por su culpa soy perdida
y me embarga la tristeza.

¡Él! me abandonó a mi suerte
cuando al mundo tú veniste,
y me dejó sola y triste
sola, deseando la muerte.

¡Mas de pronto oí tu llanto!
pidiéndome de comer
y sin saber lo que hacer
me invadió duda y espanto.

En vano busqué trabajo
y limosna supliqué
a veces... hasta robe
y luego... caí más bajo.

Y nadie a mí se acercó
por afecto verdadero
y el que me dio su dinero
a cambio me envileció.

¡Y de que sirvió mancharme!
si hoy me desprecias y humillas
juro ante Dios de rodillas,
que esta pena va a matarme.

Es cierto que yo pequé,
¡mas fue por tu hambre... y la mía!
y por la cruel cobardía
de aquél a quien tanto amé.

Tu padre mancho mi honor,
el cielo nunca me escucha
cierto que mi mancha es mucha
¡pero es más grande mi amor!

¡Yo te perdono hija mía!
ya nada mi vida espera
pero recuerda (si un día)
el pesar te desespera,
que tu madre, aunque RAMERA
¡por ti, la vida daría!

Y yo que estaba escuchando
sentí dolor por su pena
rogué a Dios por su alma buena
y luego me fui... llorando.

1959

Hosted by www.Geocities.ws

1