VIAJERA

 

No sé cómo te llamas... ni quién eres
te vi sólo una vez ¡fortuna ingrata!
y por mirarte la obsesión me mata
¡eres el más divino de los seres!

¿Por qué te conocí? ¡maldita suerte!
que te puso ante mí bella y tangible
pero amarte es querer un imposible
como querer librarse de la muerte.

Sigue feliz en tu viajar ligero
peregrina que dejas mi alma herida
que yo te doy mi eterna despedida
aunque jamás olvide que te quiero.

1959

Y FUE TAN TUYO

 

Cual saeta que se arranca de una herida
así tu amor de mis entrañas sacaré
rumbo distinto le daré a mi vida
como paloma que se ve perdida
pensando que me amaste... y que te amé.

No lo niego, quizá fue culpa mía
o fue quizá por tu tenaz orgullo
o quizá halla sido tu falsía
que en las garras de cruel hipocresía
destrozó aquel amor, que fue tan tuyo.

Hosted by www.Geocities.ws

1