OCASO

 

A mi vida llegaste cual la aurora
después de negra noche tormentosa
iluminando con tu luz preciosa
la tiniebla de mi alma sufridora.

Te conocí cuando declina mi alma
por oscuros abismos de pesares
en el destierro de infinitos lares
a donde busca mi dolor la calma.

Y la luz de tu amor, ungió mi anhelo
y ascendí de la sima en que me hallaba
y viví sin morir, lo que es el cielo.

Y tornóse en belleza mi desvelo,
al par que tu cariño me salvaba
al disipar de la amargura el velo.

OJOS DE COLOR DE ORO

 

Ojos de mirar tan bello,
ojos que son un tesoro
ojos de color de oro
de incomparable destello;
que al igual que tu cabello
son de la gloria dintel,
perdón si le canto a ello
por cantarle a tu hermosura
¡Oh! deliciosa criatura
con ojos color de miel.

Hosted by www.Geocities.ws

1