A MI TESORO

 

Hermosa niña que quiero tanto,
mi dulce canto dedico a ti,
eres mi vida, eres mi encanto,
tu sola risa calma mi llanto;
toda riqueza la tengo así.

Eres la cura de mis angustias
tus manecitas son un tesoro;
revives siempre mis flores mustias
cuando me haces tiernas caricias,
cuando me dices: papi te adoro.

Y cuando haces tus travesuras
corriendo alegre del viento en pos
se desvanecen todas mis dudas
y mis tristezas siempre las curas,
que por tus ojos yo miro a Dios.

Ya más no anhelo tener del mundo,
si el mundo eres tú para mí
y el mismo cielo será mi rumbo,
en nuestros pechos amor profundo
será el tesoro de mí, de ti.

1980

Hosted by www.Geocities.ws

1