NO TENGO QUE DARTE

 

Yo no tengo riqueza que ofrecerte,
ni puedo darte una preciosa gema
pero tengo un corazón para quererte,
un sueño, una vida y un poema.

El sueño en que he soñado cosas bellas
deseando que jamás, jamás me olvides
cuando miro tu rostro en las estrellas
pienso que sólo para mí tú vives.

La vida que te entrego dulcemente
al igual que te entrego tu cariño
es la vida que te ofrezco para siempre
como la vida de la madre al niño.

El poema no es tan bello cual quisiera
pero guarda sublime redención
y lo mismo en el cielo que en la tierra
tú vives en mi humilde corazón.

Hosted by www.Geocities.ws

1