¿VERDAD VIEJA?

 

¡Qué triste está la casa!... ¿verdad vieja?
el canto del cenzontle se oye triste,
la flor que en el florero tú pusiste
fenece de dolor sin una queja.

Así como esa flor que mustia queda,
así como el cenzontle triste canta
un nudo hay de dolor en mi garganta
y mi sonrisa mueca se remeda.

¿Y sabes tú por qué siento esta pena?
¿porqué siento fatal melancolía?
es que la casa está triste, vacía
y esta quietud letárgica me quema.

Hacen falta las risas de los nietos,
y las palabras dulces de los hijos
carismáticos, dulces acertijos
de “diablillos” tiránicos e inquietos.

Cuando vienen “los pingos” de visita
la casa gris, de rosa se arrebola
y en medio de la inmensa batahola
todo alegre se ve, todo palpita.

Y en el barullo aquel que se acrecenta
con los pleitos que surgen de los juegos
dos viejos otra vez se vuelven nuevos
y vuelves tú de nuevo a estar contenta.

En batalla campal; peleando todos
fulano ya le pega a zutanita,
porque ésta le ha quitado su canica
y se dan de moquetes de mil modos.

Y se acercan a mí dando su queja;
cada quien su razón en la disputa
y yo: cual Salomón que ley disfruta
los multo con un beso... ¿verdad vieja?

Pero luego se van... vuelven al nido
de sus padres que el nuestro abandonaron,
por los rincones trebejos que dejaron
tristes quedan también por el olvido.

Y tú y yo tristemente... mas sin queja
despedimos a todos con un beso
y esperando de nuevo su regreso
los miramos partir, tras de la reja

Nuestra casa otra vez tumba semeja
ya no hay pleitos, ni gritos... ni sonrisas;
por doquiera quietud, no existen prisas
solo dos viejos tristes... ¿verdad vieja?

1986

Hosted by www.Geocities.ws

1