TIERRA

 

Eres principio y fin en esta vida;
pues fue de ti la humanidad creada
y al volar sus cenizas a la nada
buscan de nuevo el punto de partida.

¡Oh! Madre Tierra; tu poder tan fuerte
da por igual la vida a los humanos
por eso es que nosotros te brindamos;
a cambio de esa vida; nuestra muerte.

Porque al morir en nuestra propia tumba
se truecan en abonos los despojos
y brotan por doquier flores y abrojos
cuya raíz el muerto la fecunda.

Y en esa fosa al parecer inmunda
a donde vamos a llorar de hinojos
¡un venero de sangre te fecunda!
y vuelve verdes tus pellejos rojos.

1955

Hosted by www.Geocities.ws

1