Salmo de la semana
                      Del 09/27/09 al 10/03/09
                           Sal. 1: 1 - 6

                       El justo y los pecadores


1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo
    de malos,
    Ni estuvo en camino de pecadores,
    Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;
  
2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia,
    Y en su ley medita de día y de noche.
  
3 Será como árbol plantado junto a corrientes de
    aguas,
    Que da su fruto en su tiempo,
    Y su hoja no cae;
    Y todo lo que hace, prosperará.
  
4 No así los malos,
    Que son como el tamo que arrebata el viento.
  
5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,
    Ni los pecadores en la congregación de los justos.
  
6 Porque Jehová conoce el camino de los justos;
    Mas la senda de los malos perecerá.
                        

                                                               
Ex. 20: 1 - 17


Primero: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

Segundo: No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo  que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinaras a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman, y guardan mis mandamientos.

Tercero: No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

Cuarto: Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios: no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

Quinto: Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

Sexto: No matarás.

Séptimo: No cometerás adulterio.

Octavo: No hurtarás.

Noveno: No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

Décimo: No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni asno, ni cosa alguna de tu prójimo.
Los  Diez  Mandamientos
First. I am the LORD thy God, which have brought thee out of the land of Egypt, out of the house of bondage.

Second. Thou shalt have no other gods before me. Thou shalt not make unto thee any graven image, or any  likeness of anything that is in heaven above, or that is in the earth beneath, or that is in the water under the  earth. Thou shalt not bow down thyself to them, nor serve them: for I the LORD thy God am a jealous God,  visiting the iniquity of the fathers upon the children unto the third and fourth generation of them that hate me;
And showing mercy unto thousands of them that love me, and keep my commandments.

Third. Thou shalt not take the name of the LORD thy God in vain; for the LORD will not hold him guiltless that  taketh his name in vain.

Fourth. Remember the sabbath day, to keep it holy. Six days shalt thou labor, and do all thy work: But the  seventh day is the sabbath of the LORD thy God: in it thou shalt not do any work, thou, nor thy son, nor thy  daughter, thy manservant, nor thy maidservant, nor thy cattle, nor thy stranger that is within thy gates:
For in six days the LORD made heaven and earth, the sea, and all that in them is, and rested the seventh  day: wherefore the LORD blessed the sabbath day, and hallowed it.

Fifth. Honour thy father and thy mother: that thy days may be long upon the land which the LORD thy God  giveth thee.

Sixth. Thou shalt not kill.

Seventh. Thou shalt not commit adultery.

Eight. Thou shalt not steal.

Nineth. Thou shalt not bear false witness against thy neighbor.

Tenth. Thou shalt not covet thy neighbor's house, thou shalt not covet thy neighbor's wife, nor his manservant,  nor his maidservant, nor his ox, nor his ass, nor anything that is thy neighbor's.
The   Ten   Commandments
Hosted by www.Geocities.ws

1